Más de 450 productores culturales participaron del MICA Produce Buenos Aires

28 de marzo de 2015

Con la presencia de 12 organismos nacionales se concretaron 370 reuniones de asesoramiento individual y 350 encuentros de rondas de vínculos

Más de 450 productores culturales bonaerenses participaron del MICA Produce Buenos Aires, que concluyó el sábado 28 de marzo en el complejo municipal “El Patio”, en Berazategui, luego de tres días de encuentros, rondas de vínculos, consultas con organismos públicos, charlas y talleres. 

“Todas las capacitaciones fueron a sala llena. Hubo charlas para los seis sectores donde se reflexionó sobre el aspecto productivo de la cultura. El Mercado de Industrias Culturales Argentina (MICA) y sus ediciones regionales se consolidan como un espacio de encuentro y formación para productores culturales”, destacó la directora nacional de Industrias Culturales, Natalia Calcagno. 

Cada una de las acciones, propuestas por el Ministerio de Cultura de la Nación a través de la Dirección Nacional de Industrias Culturales, tuvo un fuerte acompañamiento de los productores bonaerenses, con una presencia destacada de los del conurbano. En este contexto, se evidenció la importancia de La Plata como polo cultural en la región. 

Calcagno ponderó “la cantidad de gente joven participando en el sector videojuegos, al igual que en el sector editorial que contó con una notable participación de revistas culturales, además de productoras audiovisuales y muchas radios comunitarias, una característica particular de la región”. 

“Para nosotros, como Estado, es una instancia de muchísimo aprendizaje porque nos permite escuchar las realidades, las problemáticas y las ideas, nos enseña y ayuda a mejorar la gestión”, agregó la directora nacional.

Descargá acá el Catálogo del MICA Produce Buenos Aires.

Con vistas a la tercera edición del MICA nacional, Calcagno mencionó: “Este espacio representa un apoyo al mercado interno y a la industria nacional. Queremos sustituir importaciones, que los productos culturales se fabriquen en nuestro país y que el valor cultural agregado se quede en el país”. 

Uno de los sectores más activos fue el de música, espacio con mucha participación en la provincia de Buenos Aires, que arrojó buenos resultados en esta edición, según sus coordinadores. “Estamos muy conformes con las actividades que realizamos, tuvimos tres capacitaciones y el taller de pitching”, dijo Carlos Sidoni, uno de los coordinadores del sector junto a Fer Isella y Patricio Fili. “Vimos un sector muy ávido. Todas las charlas estuvieron repletas, lo que significa que los productores bonaerenses tienen ganas de acercarse, de conocerse, de aprender y de hacer cosas”, agregó.

El coordinador del sector videojuegos, Alejandro Iparraguirre, consideró que esta edición mostró “la madurez del MICA como espacio de articulación. Hay una buena relación entre desarrolladores de distintas provincias que ya se conocen, que vienen, que se conectan, que empiezan a trabajar”.

En nombre del diseño, uno de sus coordinadores, Germán Lang, se refirió a lo vivido en estos días: “Nos sorprendió gratamente la cantidad de proyectos interesantes que nos acercaron y que reflejan claramente una identidad. Muchos tienen una idea de negocio bastante sólida y sólo les falta ajustar algunas cuestiones”.

Por su parte, el sector editorial mostró una fuerte presencia federal, con la participación de librerías de distintos puntos del país. Una de las problemáticas más importantes fue el tema de la distribución, eje de la charla del primer día, coordinada por Juan Pampín, representante de la Cámara Argentina del Libro (CAL) y presidente de la comisión de comercio interior de la CAL.

“Cada una de las librerías contó su problemática. Se habló del plan Ahora 12 que incluye el libro argentino. También se habló del Fondo Argentino de Desarrollo Cultural, en su línea de infraestructura para librerías y sostenibilidad para editoriales”, contó Vanina Colagiovanni, coordinadora del área.

Las artes escénicas, a cargo de Paula Brusca, reflejaron gran actividad durante estos tres días y cumplieron las expectativas del sector. “El objetivo se cumplió, hubo mucho interés por las rondas de vínculos, pero quizás en esta región interese más la venta que la capacitación”, dijo.

El MICA Produce Buenos Aires, demostró ser un espacio de articulación fundamental para los productores culturales. Esta edición concluye con un balance muy positivo, por la gran convocatoria con la que contó en estos tres días de intensa actividad e intercambio. Todo esto, gracias al apoyo y la destacada gestión del municipio de Berazategui.