"Las mesas de decisión necesitan más mujeres"
"Las mesas de decisión necesitan más mujeres"

"Las mesas de decisión necesitan más mujeres"

Mujeres en la cultura
En el Día Internacional de la Mujer y la niña en la ciencia conocemos a Vanesa Gottifredi, científica del Conicet y directora del Laboratorio del Instituto Leloir. Hablamos con ella sobre cómo fomentar la igualdad, combatir los roles de género en las ciencias y estimular la curiosidad científica en la niñez.
Otros artículos que te pueden interesar

Vanesa Gottifredi es una de las científicas más relevantes del panorama científico nacional. Es Doctora en Biología Humana por la Universidad de La Sapienza (Italia) y realizó estudios postdoctorales en Universidad de Columbia (Estados Unidos). Dedicó su vida profesional a la investigación de diferentes aspectos moleculares de la biología del cáncer. En 2004 recibió un subsidio de Inicio de carrera de la Fundación Antorchas con el que empezó sus tareas de investigación en el país.

Es Directora del Laboratorio de Ciclo Celular y Estabilidad Genómica de la Fundación Instituto Leloir e Investigadora Principal de CONICET. En octubre pasado recibió el Premio Nacional L’Oréal-Unesco “Por la Mujer en la Ciencia”, por su investigación en nuevos fármacos para el tratamiento de diferentes tipos de cáncer, entre otros, de mama y ovario.

-¿Cómo descubriste tu vocación? ¿Tuviste algún impedimento para estudiar y desarrollarte en las ciencias siendo mujer?

-Crecí en contacto con la investigación. Mis padres y muchos de sus amigos eran investigadores y docentes en la Universidad Nacional de Salta. Pude conocer la investigación y visitar laboratorios antes de tomar una decisión sobre qué carrera seguir. La decisión fue muy orgánica, muy natural. En mi casa nunca me hicieron sentir que la mujer podría elegir no tener una carrera profesional. Así que eso también fue natural en mí.

"Con el tiempo me di cuenta que la mujer tiene que demostrar que abraza su profesión con compromiso mientras que al hombre se lo visualiza como un devoto de su desarrollo profesional. Ambos estereotipos están equivocados".

En lo personal esos encasillamientos no me afectaron porque nunca tuve problemas en dar pruebas de mi compromiso. Sin embargo, son injustos y no son las únicas limitaciones de genero impuestas a las mujeres.

-¿Quiénes fueron los referentes para iniciar tu trabajo en el área científica?

-Mis padres eran investigadores: mi padre es doctor en Química y yo estudié dicha Licenciatura en la Universidad. A medida que avanzaba en la carrera me atraía más la biología y por eso realicé mi doctorado en Biología Humana.

Ciencia con perspectiva de género

Cuando a Vanesa Gottifredi le preguntan por sus referentes mujeres más importantes, la doctora responde con dos nombres. "Rossella Maione, quién durante mi doctorado me enseñó a pipetear, a diseñar experimentos y hacerlos con buenos controles, y Carol Prives, quien durante mi postdoctorado me enseñó a organizar datos, generando presentaciones lineares, claras y concisas usando criterios similares para la presentación de proyectos".

"Estas dos mujeres -continúa- además me mostraron la importancia de una relación profesional integral donde las personas que trabajan juntas se preocupan por lograr un armónico trabajo en equipo y cuidan tanto su progreso personal como el del grupo".

"También gracias a observarlas entendí que no se puede dejar nunca de considerar que las personas tienen intereses dentro y fuera del laboratorio que deben compatibilizarse con armonía para alimentar la creatividad y productividad".

-¿Cuál es tu opinión sobre el "techo de cristal" para las mujeres en el campo de la investigación científica?

-Una mujer comprometida con temas de género me comentó sobre un concepto distinto al del "techo de cristal" y es el de "una escalera con escalones faltantes". Creo que identifico los problemas para el desarrollo de mujeres en ciencia con la escalera sin escalones. La educación familiar tiende a indicarle a la mujer que debe dar prioridad absoluta a la maternidad. Por esto, se comete un error que es planear ese evento con demasiada anticipación. La mujer entonces deja de aspirar a promociones y otros avances laborales antes de tiempo: ahí está un primer escalón faltante.

"El siguiente escalón, yo diría 3 escalones juntos, viene en el momento de la maternidad, especialmente si los hijos son más de uno. La nuestra es una carrera en donde la continuidad de la producción es muy valorada. Si hay un hueco temporal de producción la financiación a nuestros proyectos puede bajar y eso impacta en la productividad generando un círculo vicioso".


(Fuente: AgendAR).

La maternidad y la ciencia

Dada la necesidad de productividad constante, la maternidad debería ser apoyada por nuestro dador de trabajo (CONICET) que si bien ha logrado ciertos avances no ha podido aún lograr algo clave: la cobertura total de jardín maternal por el horario completo de trabajo.

Eso resolvería gran parte del problema y es posible ya que hay otras dependencias del Estado que lo hacen. Otros escalones faltantes en la escalera averiada son una invitación a nivel de roles para elegir la invisibilidad o la sombra. También debo mencionar el cansancio que genera estar siempre tratando de aportar pruebas de compromiso hacia tu trabajo durante los años fértiles. Todo esto desacelera la llegada a la cima de la escalera: se llega más tarde, fatigada y menos valorizada que los colegas con cromosoma Y.

Es una lástima porque hay mucho talento femenino desperdiciado, acallado, oscurecido. Las decisiones son más sabias cuanto más diverso es el grupo humano que las toma.

"Las mesas de decisión en CONICET y en todos lados necesita más mujeres para mejorar no solo la calidad de las decisiones sino también el establecimiento de prioridades".

Niñez científica

¿Cuál crees que es la mejor manera de incentivar a las niñas a que se animen a formar parte de las carreras de ciencias?

Creo que las carreras de ciencias deberían ser estimuladas en niñas y niños porque el pensamiento científico facilita el diagnóstico y la resolución de problemas. El primer paso es lograr que todos entiendan que significa esto antes de elegir una carrera. No a todos nos gusta cocinar, pero todos sabemos si nos gusta o no. Eso se debe a que probamos a hacerlo en algún momento de nuestras vidas.

 

Para que los niños puedan explorar su vocación, los niños deben probar. Es importante que intenten diseñar, ejecutar e interpretar experimentos. Somos un país con gente muy creativa y los maestros son claves para desarrollar dicha creatividad. Hay que estimular al sistema educativo para que muestren ciencia con experimentos.

 

Los maestros deberían ser jerarquizados y estimulados a presentar la química, la física, la electrónica, la robótica, la biología y todo lo que sea posible con experimentos sencillos desde la primaria. Deberíamos estar invirtiendo mucho en educación.

 

(Fuente: argentina.gob.ar)

 

La ciencia y la educación son las únicas alternativas que tenemos para defender nuestra soberanía. Y el análisis y diagnóstico basado en el pensamiento científico debería estimularse en toda carrera universitaria. Podemos lograrlo, pero hay que empezar cuanto antes.

 

Investigación celular

¿Cuáles son los avances más recientes en tus investigaciones sobre la respuesta celular a la quimioterapia?

La generación de conocimiento es desorganizada ya que no sabemos lo que vamos a encontrar. Los avances se logran porque los científicos ponen a disposición de otros el conocimiento generado. Entonces cada grupo de investigación toma un lugar en un ensamblaje de equipos de trabajo. Mi equipo trabaja al comienzo de esa cadena, buscando generar conocimiento sobre cáncer. Nuestro presupuesto es que para curarlo necesitamos entenderlo más. Cada célula de cáncer es muy parecida a las demás células sanas del organismo. La célula maligna apenas se distingue porque ha acumulado unos pocos cambios que le permiten duplicarse todo el tiempo. Como los cambios son pocos, casi todo lo que mata la célula tumoral también afecta al resto del cuerpo. Nosotros trabajamos bajo el principio que hay que sacar ventaja de esos cambios, por limitados que sean.

 

(Vanesa Gottifredi (centro), María Fernanda Ledda (izq.) y Marina A. González Besteiro. Créditos: CONICET Fotografía)

 

Hay cambios que son “elegidos” por muchos cánceres, como la mutación de los genes BRCA1 y BRCA2 en cáncer de mama y ovario. Buscamos principios activos (futuros fármacos) que maten solo células con el cambio, afectando poco a las normales. Tenemos algunos posibles candidatos, pero se necesita mucha evaluación antes de proponer llevar a esos principios activos a experimentación en pacientes. Por el otro lado, para perpetuar su duplicación, el cáncer genera un cambio en la receta para hacer células. Esto lo logra mediante la modificación de moléculas que promueven el copiado fiel de la receta. Por esto, ante un desafío terapéutico, el cáncer puede cambiar la receta de nuevo, adaptándose a resistir el tratamiento.

Nuestro objetivo es identificar moléculas que promueven esa adaptabilidad para bloquearlas y lograr que los tratamientos sean efectivos por más tiempo. Hemos identificado un par de moléculas en determinados modelos celulares. En el futuro inmediato buscaremos establecer qué tan generalizable es el efecto de esas moléculas y si hay manera de bloquear su función con principios activos que podrían convertirse en futuros fármacos.


Foto cortesía Juan Manuel Lopetegui

¿Por qué se celebra el día internacional de la mujer y la niña en la ciencia?

El 11 de febrero se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, declarada por las Naciones Unidas para el reconocimiento del rol crítico que juegan las mujeres y las niñas en la ciencia y la tecnología, a través de la Resolución aprobada por la Asamblea General el 22 de diciembre de 2015. 

Se trata de reivindicar la igualdad de género en las profesiones de la ciencia y la investigación para fortalecer la labor de la mujer debido a que menos del 30% de investigadores científicos en el mundo son mujeres. Su inclusión y apertura en estas carreras es imprescindible para perspectivas inexploradas y creativos aportes que deriven en avances en el campo de la investigación científica. La celebración de este día está dirigida por la UNESCO y ONU-Mujeres, en colaboración con instituciones y socios de la sociedad civil que promueven el acceso y la participación de mujeres y niñas en la ciencia.

"Estamos decididos a promover una nueva generación de mujeres y niñas científicas, para hacer frente a los grandes desafíos de nuestro tiempo. En la línea del llamamiento de Greta Thunberg, hay jóvenes científicas que ya están tomando la iniciativa en la lucha contra el cambio climático, como la adolescente sudafricana Kiara Nirghin, cuyas invenciones contribuyen a minimizar el impacto de las sequías". 

Mensaje conjunto de la Sra. Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO, y la Sra. Phumzile Mlambo-Ngcuka, Directora Ejecutiva de ONU-Mujeres, con motivo del Día Internacional de las Mujeres y las Niñas en la Ciencia 2019.