Se realiza en Tecnópolis un encuentro de orquestas infantiles y juveniles del país

21 de agosto de 2015

Unos 1600 chicos participan de talleres y conciertos, organizados por los ministerios de Cultura y Desarrollo Social

La ministra de Cultura de la Nación, Teresa Parodi, y su par de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, participaron el 20 de agosto, en Tecnópolis, de la primera jornada del Encuentro Nacional de Expresión Musical de Niños, Niñas y Adolescentes, que reúne a 1600 chicos integrantes de orquestas infantiles y juveniles del país.

El encuentro, que se lleva a cabo hasta el viernes 21, propone resumir doce años de trabajo de los Programas de Orquestas y Ensambles Infantiles y Juveniles que implementa el Ministerio de Cultura, en articulación con la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SeNNAF), dependiente de Desarrollo Social.

Los pequeños integrantes de orquestas de las provincias de Buenos Aires, Jujuy, Neuquén, Entre Ríos, La Rioja y Corrientes participaron de distintos talleres musicales y recorrieron las instalaciones de Tecnópolis. Más tarde, veinte agrupaciones se presentaron en el auditorio de La Nave de la Ciencia, bajo la atenta mirada de cientos de chicos y jóvenes de otras orquestas, directores, profesores y familiares.

“Es emocionante asistir a este encuentro nacional, ver a los jóvenes ejecutando música de la América profunda, música de nuestros pueblos originarios. Es un hecho absolutamente distinto y para aplaudirlo”, expresó Parodi luego de escuchar a la orquesta “La Sonora de la IAPI”, de la localidad bonaerense de Bernal, que ofreció un repertorio latinoamericano con dos temas del conjunto chileno Los Jaivas; “Duerme negrita”, del cubano Eliseo Grenet; y “El alegre pescador”, del colombiano José Barros.

La ministra de Cultura celebró, además “esta realidad argentina de hoy, con un Estado comprometido, ocupando el lugar que tiene que ocupar”. “Ese es el Estado que recuperaron para nosotros Néstor y Cristina Kirchner, con políticas de gestión que nos hacen libres, soberanos, independientes y orgullosos de nosotros mismos”, agregó la funcionaria.

Parodi felicitó a los niños y jóvenes de las orquestas, a los directores y profesores, y fundamentalmente “a las familias, que hoy están aquí viendo cómo sus hijos tienen este aprendizaje maravilloso de la música”.

Por su parte, la titular de Desarrollo Social aseguró: “Desde hace más de una década, los chicos son sujetos de derechos, y esto es algo que tenemos que celebrar”. Kirchner explicó que “estas orquestas representan a otras 166 agrupaciones de todo el país, donde acuden 30 mil niños y niñas”.

“Esto no es mágico. Hay un Estado presente que está permanentemente estimulando desde el deporte, desde la cultura y desde la organización social”, añadió la ministra.

Del acto participaron, por el Ministerio de Cultura, el secretario de Gestión Cultural, Jorge Eduardo Espiñeira; el subsecretario de Promoción de Derechos Culturales y Participación Popular, Emiliano Gareca; el director nacional de Artes, Rodolfo García; y el coordinador de los Programas de Orquestas y Ensambles Infantiles y Juveniles, Eduardo Tacconi.

También asistieron el subsecretario de Desarrollo Institucional e Integración Federal del Ministerio de Desarrollo Social, Claudio Franchello, y la rectora de la Universidad Nacional de Lanús, Ana María Jaramillo.

Tacconi es quien coordina los programas del Ministerio de Cultura que incluyen agrupaciones de tres tipos: el Programa Social de Orquestas y Bandas Infantiles y Juveniles, de formaciones tradicionales; el Programa Social “Andrés Chazarreta” de Instrumentos Latinoamericanos y el Programa de Orquestas Típicas Juveniles “Aníbal Troilo”.

“Se trata de una política pública de acceso para que nuestros niños, niñas, adolescentes y jóvenes de todo el país puedan ejercitar, aprender y practicar la música, sin selección previa de aptitudes”, explicó el coordinador.

Para Tacconi, estos programas son “una apuesta a largo plazo”. “Creemos que década tras década va creciendo el nivel de comprensión y de musicalidad de nuestro pueblo. Y eso significa el crecimiento de la inteligencia, de la alegría y de la libertad”, concluyó.