Histórico homenaje a “La Negra” Sosa en Santa Catalina

15 de marzo de 2015

Pedro Aznar, Peteco Carabajal y Carolina Escobar, entre más de 20 artistas, participaron del concierto en la provincia de Jujuy.

No es cualquier viaje. Las peripecias combinan traslados por aire, ruta y tierra. Luego, pasar por La Quiaca, a casi 70 kilómetros de Santa Catalina, en un intento de adaptación a la altura, seguido de unos tés de coca antes de llegar al puntal norte de la puna jujeña, aquel lugar donde empieza el país.

Si bien cuesta –es duro para los que vienen desde Buenos Aires–, el cuerpo se prepara pero la emoción desborda. Todo el poblado se dispone –feria de comidas regionales y artesanías mediante– para recibir a los más de 20 artistas consagrados de la música popular argentina que celebran, el sábado 14 de marzo, a Mercedes Sosa en el concierto “Traigo un pueblo en mi voz”, impulsado por el Plan Nacional Igualdad Cultural, una iniciativa de las carteras nacionales de Cultura y Planificación.

“Siento que me he reencontrado con mi raza”, había expresado La Negra allá por 2001, en lo que fue el acontecimiento más importante de los últimos siglos, no solo porque fue el último recital que brindó la tucumana, sino por lo que significó para el pueblo.

Durante los preparativos, el director musical del espectáculo, Popi Spatocco, manifestó su emoción de participar en este homenaje que viene recorriendo el país –ya pasó por siete locaciones– con variada selección de intérpretes: “Siento alegría de compartir el repertorio de Mercedes, su amor por la música, por la patria, entre artistas que nos queremos y admiramos, y que nos representa como Patria Grande”.

Ante más de 2000 personas, pasado el mediodía, el recital arrancó con la delicada voz de Nahuel Pennisi entonando el clásico “Yo vengo a ofrecer mi corazón”. Le siguieron “Mercedes”, interpretado por el mismo Pennisi y la cordobesa Marilina Mozzoni, quien, en versión solista, brindó “Serenata para la tierra de uno”. 

No faltaron los artistas jujeños que pisaron fuerte el escenario de la isla, como Carolina Escobar, quien enlazó su voz con la de Mozzoni al grito profundo de “El olvidado”, ovacionadas por un público que poco a poco se entregaba al cancionero propuesto. “Agitando pañuelos” fue interpretado por Escobar y el grupo jujeño FavaKingard y “Canción de las simples cosas”, también por FavaKingard y José Simón.

En dúos, tríos y agrupaciones mixtas, cada uno de los temas fue único. Sonaron, además, aquellas canciones por todos conocidas. El público acompañaba haciendo flamear banderas wiphalas, argentinas.

Las canciones esperadas se sintieron a flor de piel. Como “Todo cambia”, en las voces de José Simón y Nando Díaz, o “Barro tal vez”, también por Díaz y la tilcareña Micaela Chauque, quien luego se sumó a Bruno Arias para entonar “Zamba de los mineros”. Después fue el turno de Arias junto con La Bruja Salguero, quienes sintieron en lo más profundo “Dorotea la cautiva”. 

El momento chayero llegó con “Viejas promesas”, interpretado por Salguero y Peteco Carabajal. Seguido, quedó solo en el “escenario” natural, acompañado de la gran orquesta del día, para cantar junto con todo el público la querida chacarera santiagueña “Entre a mis pagos sin golpear”.

Peteco volvió a emocionar, esta vez, acompañado por Laura Ros, con “Como pájaros en el aire”, a lo que le siguió “Canción del derrumbe indio”, en la que participaron Juan Quintero, Luna Monti y Ríos. La interpretación de “Volver a los 17” –cantada junto a la chilena Francesca Ancarola– también fue memorable.

En “Alfonsina y el mar”, todas las voces femeninas presentes en el show regalaron esa mágica combinación de letra y música de Félix Luna y Ariel Ramírez. Otro de los momentos fascinantes de la tarde fue el de “Como la cigarra”, para el que pusieron su arte Ancarola y Pedro Aznar, y luego llegaron “Si llega a ser tucumana” y “Romance de la luna tucumana”, interpretadas por el gran Aznar y Pennisi.

Entre ráfagas de viento y con una tormenta que amenazaba con caer tras un mes de sequía en la puna, unas pocas gotas comenzaron a aliviar todo ese calor. De un instante a otro, sobrevino el frío.

Llegando al final, las voces masculinas entonaron “Razón de vivir”. Con Mercedes más viva que nunca, todos los artistas subieron al escenario para sentir, abrazados, con lágrimas en los ojos, la gratitud a través de la canción emblema: “Gracias a la vida”.

En ese instante, el director musical leyó una carta de Fabián Matus, hijo de La Negra, en agradecimiento y acaso para expresar que las distancias se acortan a través del trabajo que realiza la Fundación Mercedes Sosa. 

Tampoco fue un día más para Spatocco. “Esto es algo muy mágico. Toqué con Mercedes durante 22 años; nací en Jujuy pero viví aquí solo tres años y, casualmente, hoy cumplo 50 años. En lo más íntimo, siento que Mercedes me trajo acá para que entendiera qué es esta tierra. Espero que toda esta alegría se transmita”, contó el director. 

“Inconsciente colectivo” cerró la tarde con la presencia de todos los convocados. No faltó el bis “Cuando tenga la tierra”, acompañado por la voz reproducida de Mercedes Sosa, que hizo erizar la piel de cada espectador al grito de “campesino”. 

Este concierto inolvidable fue grabado por el equipo audiovisual de Igualdad Cultural y, próximamente, podrá disfrutarse por las pantallas de televisión.

Sobre Igualdad Cultural 

El Plan Nacional Igualdad Cultural integra las políticas públicas en materia de comunicación implementadas por el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación, y las políticas culturales diseñadas y ejecutadas por el Ministerio de Cultura de la Nación.

Esta iniciativa concibe el acceso a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y a la cultura como un derecho fundamental de todos los habitantes de la Argentina. En este sentido, el Plan se propone generar las condiciones para propiciar la igualdad de oportunidades en la producción y el disfrute de los bienes culturales, y el acceso a las nuevas formas de comunicación. 

Desde su lanzamiento en 2012, Igualdad Cultural ha producido cientos de espectáculos musicales, teatrales, audiovisuales y de danza en todo el país, convocando a más de 1.500.000 espectadores.