Falú y Saba en el Chaco: diálogo de maestros en "Huella argentina"

27 de agosto de 2015

Ambos artistas participaron del encuentro federal de músicos, que se lleva a cabo hasta el 29 de agosto en Resistencia

Un silencio riguroso que solo se interrumpe cuando la guitarra de Juan Falú o las teclas del piano de Lilián Saba son acariciadas por sus dueños. Con esa atención y esa tensión, propia de quienes saben que están ante dos referentes de la música de raíz argentina, se vivió el jueves 27 de agosto uno de los primeros intercambios entre artistas de larga trayectoria y jóvenes de no tan extensa carrera, pero sí de mucho camino recorrido, que se acercaron convocados por "Huella argentina", el encuentro federal de músicos que comenzó el miércoles 26 en la capital chaqueña, organizado por el Ministerio de Cultura de la Nación y el Plan Nacional Igualdad Cultural.

De un lado, Falú, el eximio guitarrista tucumano, junto a Saba, una de las pianistas más destacadas de la escena musical; del otro lado, un centenar de músicos locales y de provincias vecinas que sacrificaron la religiosa siesta para escucharlos y también escucharse. Durante esta charla, no dejaron de preguntar, tomar nota y atender a cada palabra y mensaje emitido por los maestros.

"Nací en un pueblo de la provincia de Buenos Aires que tenía una radio donde se escuchaba mucho folklore", recordó Saba en su relato. La pianista de Benito Juárez compartió sus inicios con la música y contó cómo se fue acercando al piano. "Cerca de casa había una peña que se llamaba El Sombrerito, donde aprendí folklore. En esa época la guitarra era muy importante y por ir a danza aprendí a tocar", contó. "La guitarra me enseñó a ser concreta, pasaba al piano lo que me enseñaban con la guitarra, y eso ocurre con muchos pianistas", siguió explicando la artista, una de los muchos músicos que participan de esta quinta edición de "Huella argentina".

"Hemos perdido la memoria cultural", aseveró Saba. "Yo aprendí 'Zamba del grillo' y sentí que ya había paseado por Tucumán sin siquiera conocerla; Atahualpa Yupanqui me ayudó a conocer lugares; eso es lo que hace la música", agregó la intérprete, que cerró su presentación bregando por que “los cancioneros populares del país estén presentes en las escuelas".

"Dejé de enseñar guitarra porque mis alumnos tocaban mejor que yo", lanzó Falú para romper el hielo y comenzar su charla acerca la música y la enseñanza. Al referirse a "Huella argentina", consideró: "Es un encuentro importante que vale la pena que ocurra, porque hay vivencias que se entrecruzan y hay mucha música, y se tratan temas que nos conciernen a todos".

"'Huella argentina' es parte de un conjunto de iniciativas a las que se les da impulso desde el Estado, y que no necesariamente son los estereotipados encuentros de artistas conocidos que garantizan una convocatoria masiva para una experiencia más efímera", afirmó Falú ante una audiencia poblada de jóvenes que asentían cada palabra del músico.

"En encuentros de este tipo uno encuentra relación con exponentes más jóvenes, y yo en mi vida artística he tenido siempre la dicha de tener esos encuentros, no solo en el plano artístico, sino también en mi ejercicio docente", añadió el guitarrista y compositor tucumano.

"Tengo contacto con jóvenes que tienen una particularidad: son músicos que buscan las fuentes más respetables de la música argentina, que tienen talento y una clara definición estética, y que significan el futuro del panorama musical argentino", concluyó Falú en la primera tarde de charlas y experiencias de "Huella argentina", que continúa en el Chaco hasta el sábado 29.