Debate abierto sobre la formación del actor y el rol de las universidades

14 de octubre de 2015

Especialistas disertaron durante la jornada de reflexión "Teatro y Estado", que se realiza en el Teatro Nacional Cervantes

"Teatro, Estado y educación" fue el tema sobre el que debatieron el miércoles 14 de octubre Rubén Szuchmacher, Guillermo Cacace, Vanina Falco y Natacha Koss, con la moderación de Carlos Fos, en la segunda mesa de la jornada de reflexión "Teatro y Estado", organizada por el Ministerio de Cultura de la Nación, a través de la Subsecretaría de Cultura Pública y Creatividad, en el Teatro Nacional Cervantes.

¿Existe una identidad del teatro argentino?, se preguntaron los expositores convocados a la charla abierta, con entrada gratuita. ¿Cuál es el rol de las escuelas de arte dramático?, fue otro de los interrogantes que motorizó el intercambio de opiniones.

Cacace, docente del Instituto Nacional Universitario de las Artes, describió el mapa actual de la cuestión: "Uno de los problemas de los institutos de formación artística es el poco acceso que tienen las clases bajas a ese tipo de formación”.

“Además –agregó el también actor–, mucha de la formación que se brinda termina siendo funcional al mercado. Por eso, hay que preguntarse qué artistas propone formar la universidad, y si son capaces de retransmitir sentimientos en vez de anestesiar, porque en la anestesia la educación es funcional al mercado”.

También licenciado en Psicopedagogía, Cacace se preguntó acerca de cuánto abandona lo artístico al adaptarse al formato educativo, puesto que “los armados de criterio son muy lábiles”, opinó. “¿Como se evalúa a un artista?, ¿con libreta numérica? Ahí hay una tensión entre arte y universidad", sostuvo.

Koss, profesora de Artes, planteó otro interrogante al auditorio: ¿Cuál es el empoderamiento del estudiante sobre lo que conoce? "El conocimiento es grupal –aseveró y completó–, es poner a prueba en grupo lo que conociste, lo que estudiaste. El teatro no puede estudiarse si no lo ponés en discusión con quienes lo hacen”.

En la misma línea, Szuchmacher, actor y docente, opinó: "El Estado argentino siempre tuvo muchos problemas con el arte, porque no supo pensar el teatro con grupalidad. Lo grupal está resignado y no existe en la formación universitaria”.

“Se resignó la existencia de elencos estables y no hay pensamiento grupal porque históricamente no pudo pensarse nunca lo teatral. No hay elencos con códigos y modalidades de trabajo”, completó el también director, para quien la antítesis de esta grupalidad es el “teatro de dispersión”, donde todo se piensa en términos individuales.

Para Falco, en tanto, actriz de profesión, “hay una puja entre lo académico y lo artístico, donde lo artístico pierde la batalla”. “Hay que pensar qué universidad artística queremos. Quienes enseñamos somos coordinadores: la actividad formativa se construye entre alumnos y docentes, porque los actores en formación no son un reservorio donde meter conocimiento”, propuso.

Otro de los temas de reflexión propuestos por la jornada “Teatro y Estado” son el sentido político del teatro oficial y del teatro independiente, la identidad de la dramaturgia argentina y la experiencia de los elencos estables locales.

Javier Daulte, Jorge Dubatti, Mauricio Tossi, Jorge Onofri, María Fukelman, Mariela Borgna, Vanina Falco, Natacha Koss, Guillermo Cacace, Alberto Ajaka, Carlos Massolo y Alejandro Finzi son algunos de los dramaturgos y expositores invitados a disertar.