Música electrónica, cumbia y aliens, muchos aliens: así es el Festival Alienígena de Capilla del Monte
Música electrónica, cumbia y aliens, muchos aliens: así es el Festival Alienígena de Capilla del Monte

Música electrónica, cumbia y aliens, muchos aliens: así es el Festival Alienígena de Capilla del Monte

Verano
La leyenda de un avistaje de OVNIS en 1986 fue la excusa para el nacimiento de esta fiesta popular, que ya lleva cuatro ediciones; la de este año empieza el 14 de febrero
Otros artículos que te pueden interesar
Cómo una tradición entre un grupo de amigos se convirtió en una fiesta multitudinaria
Se trata del Festival de la gallina hervida, en Luyaba, Córdoba; el 11 de febrero, como todos los años, el anfiteatro del pueblo se va a convertir en una cocina abierta

Cientos de criaturas verdes y especímenes de otros mundos se pasean a los pies del cerro Uritorco, corren maratones, desfilan en carrozas, escuchan música electrónica y hasta mueven las extremidades al ritmo del cuarteto. Todo sucede durante cinco días del mes de febrero, en el Festival Alienígena, el único del planeta tierra que le rinde culto a los otros seres del universo, que tiene lugar en Capilla del Monte, ¿dónde sino?

La mítica ciudad cordobesa conocida por el avistaje de OVNIS juega a ser de otros mundos durante esos días. La invasión extraterrestre comienza en la entrada de la ciudad, donde un alienígena verde recibe a los visitantes y durante los cinco días de fiesta, el fenómeno recorre las calles y los negocios de la ciudad. Así, es posible encontrar a un kiosquero ET, a un bicho verde atendiendo una farmacia o a un Star Trek tomando mate por ahí.

Los festejos comienzan con una maratón alien en la que los vecinos caracterizados como extraterrestres corren por la calle techada de la ciudad. No faltan los concursos de disfraces alienígenas en los que son bienvenidos los adultos, los niños y los animales. Cuanto más exòticos los trajes, mejor. Como en una especie de carnaval de otro mundo, también desfilan carrozas, grupos extraterrestres, mascotas alienígenas y naves espaciales. Los aliens también bailan al ritmo de la cumbia, el pop, el cuarteto y la música electrónica.

Un poco un broma y un poco en serio, Capilla del Monte hace honor a su mística. La historia de la ciudad cuenta que, en 1986, un grupo de personas vio descender un objeto volador no identificado que dejó una marca ovoide e indeleble en la sierra El pajarillo. Desde entonces, el lugar convoca a creyentes en la vida alienígena, a los estudiosos de los OVNIS y a los interesados en la fuerza energética del lugar.

“Decir Capilla del Monte es decir ovnis, paz y espiritualidad. Creímos buena idea honrar esto con entretenimiento”, cuenta Luis Bustos, uno de los creadores de la Fiesta Alienígena. En enero de 2012, junto a un grupo de amigos, este joven ideó una fiesta de máscaras alienígenas en la calle techada. El festejo fue un gran éxito de público y superó todas las expectativas. Con el correr de los años la fiesta se consolidó en los calendarios festivos oficiales y de los turistas y por supuesto, en los corazones de los vecinos.

La quinta edición del Festival Alienígena se celebra del 14 al 19 de febrero, en la calle techada de Capilla del Monte y en el predio Gabriel Juárez FFCC, con acceso libre. La propuesta musical gratuita incluirá a la banda Rock Sinfónico Uritorcoral, al Dj Tano Mariotti (música retro bailable), el cantante Seba Ibarra (pop acústico), el grupo El choque urbano (percusión teatral), los Playmobil (cumbia) y el grupo Kawen (cuarteto y cumbia). Con entradas a precios populares, también se presentarán La banda del galpón (cumbia), Rizoma (covers) y Tru-la-la (cuarteto).

El festival es auspiciado por el Ministerio de Cultura de la Nación a través de Festejar, un programa que tiene como objetivo incentivar el desarrollo de celebraciones populares, revalorizar la identidad de las comunidades donde se realizan y el trabajo colectivo. Las fiestas que forman parte del programa reciben asistencia técnica (luces, sonido y estructuras de escenario) y artística. Además, los organizadores locales acceden a capacitaciones en gestión, producción artística, planificación estratégica y comunicación.