Raúl Scalabrini Ortiz, el pensador que desnudó el colonialismo
Raúl Scalabrini Ortiz, el pensador que desnudó el colonialismo

Raúl Scalabrini Ortiz, el pensador que desnudó el colonialismo

Efemérides
Vida y obra de Raúl Scalabrini Ortiz, escritor, ingeniero agrimensor, poeta y periodista correntino, que defendió la causa nacional y combatió a través de sus ensayos los métodos de sometimiento del imperialismo inglés. Falleció el 30 de mayo de 1959, a los 61 años.
Otros artículos que te pueden interesar

Su madre fue Ernestina Ortiz, una mujer oriunda de Entre Ríos descendiente de conquistadores de origen vasco, que se instalaron en la ciudad Paraná cuando arribaron al Río de la Plata. Su padre fue el naturista Pedro Scalabrini, un inmigrante italiano que llegó al país a los 20, en 1868, y sobrevivió como profesor de historia y filosofía en la misma ciudad entrerriana que su futura esposa. Tuvo una destacada labor como docente, fue miembro del Concejo Deliberante de Paraná, varias veces presidente de la Sociedad Italiana, y hasta colaboró con Florentino Ameghino en el estudio de los pisos geológicos de su provincia y patria adoptiva: Entre Ríos.

Raúl Ángel Toribio Scalabrini Ortiz, bautizado con el apellido del padre y la madre, nació el 14 de febrero de 1898 en Corrientes. Sus padres se habían instalado tres años atrás para llevar a cabo tareas educativas y científicas, creando en su paso el Museo de la Provincia. Pasado los cuatro años en Esquina, ciudad correntina donde vivieron con el pequeño "Marangatú", como le decía Pedro al menor de sus tres hijos (antes de él nacieron Matilde e Inés ), dejaron el litoral y se instalaron en la ciudad de Buenos Aires, viviendo en distintas casas de Barrio Norte.

Estudió ingeniería en la Facultad de Ciencias Exactas y se recibió de agrimensor, al tiempo que practicaba deportes como el boxeo, y se interesaba por la literatura y la Revolución Rusa. Su masa corporal crecía tanto como su materia gris, frecuentando tanto el club como los cafés, debatiendo con los intelectuales y artistas de la época, como Macedonio Fernández, Alfonsina Storni y Quinquela Martin. En ese entonces escribió para la revista Martín Fierro, y también lo hizo para La Nación, La Gaceta de Buenos Aires, El Mundo, Noticias Gráficas y Reconquista, el diario que fundó y dirigió.

En 1923 publicó un libro de cuentos llamado "La manga", y en 1931 su segunda y más afamada obra: "El hombre que está solo y espera". Sus páginas describen con elocuencia criolla, a manera de ensayo, la personalidad y perspectiva de un porteño de clase media que el autor llama el Hombre de Corrientes y Esmeralda, a quien define como el "vórtice en que el torbellino de la argentinidad se precipita en su más sojuzgador frenesí espiritual".

"La amistad no persigue remuneración alguna. Se da libremente. Un buen amigo no podría ser feliz sabiendo que sus amigos no lo son. Dos amigos forman una tertulia, un mundo completo y ficticio en que el mundo ya no es valedero. La amistad porteña es un fortín ante el cual los embates de la vida se mellan. La amistad porteña es un olvido del egoísmo humano".

"El Hombre de Corrientes y Esmeralda es un ritmo de las vibraciones comunes, un magnetismo en que todo lo porteño se imana, una aspiración que sin pertenecer en dominio a nadie está en todos alguna vez. Lo importante es que todos sientan que hay mucho de ellos en él, y presientan que en condiciones favorables pueden ser enteramente análogos. El Hombre de Corrientes y Esmeralda es un ente ubicuo: el hombre de las muchedumbres, el croquis activo de sus líneas genéricas, algo así como la columna vertebral de sus pasiones. Es, además, el protagonista de una novela planeada por mí que ojalá alguna vez alcance el mérito de no haber sido publicada".

Política y poesía

En materia política, formó parte de la revolución radical yrigoyenista, que fracasó dos días antes de su ejecución, en diciembre de 1932, y se exilió en Europa, donde pudo observar y estudiar con más detalle los métodos de sometimiento de las grandes potencias con los países subdesarrollados. Sus ensayos hicieron énfasis en la cuestión nacional y el imperialismo.

En esos años, bajo el marco de la agrupación política FORJA (Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina), que contaba con pensadores como Arturo Jauretche, publicó "Política británica en el Río de la Plata" (1936), "Los ferrocarriles, factor primordial de la independencia nacional" (1937), "El petróleo argentino" (1938), "Historia del Ferrocarril Central Córdoba" (1938), e "Historia del primer empréstito" (1939).

Incursionó en la poesía, en su libro "Tierra sin nada, tierra de profetas. Devociones para el hombre argentino" (1946), donde también incluyó ensayos.

Tierra de cuatro vientos
Y un sol alto.

Hito móvil, el hombre
Es medida del hombre
Que está en ella.

El deseo del paisaje
Es su paisaje.

La noche es casi nada
En su aventura.

Luces verticales
Tejen su misterio.

Tierra de cuatro vientos
Y un Dios alto.

Tierra sin precedentes
Del para siempre y sin objeto.

El sin nada
La llena de esperanzas.

Destrucción de vida la construye.
Quietud de muerte la sostiene.

El cielo acerca
Su constancia de cielo,

Y elástico brote de tiempo
La conquista.

Contra la oligarquía vernácula

Según describe IRSA, el Instituto Raúl Scalabrini Ortiz y sindicado de empleados de comercio, el autor denunció la farsa perfectamente organizada de un sistema de entrega, dominación extranjera y explotación. Acusaba como cómplice del despojo a "la oligarquía vernácula" y a los que consideraba "personeros intelectuales puestos a su servicio". Realizando una extraordinaria y paciente labor, expuso dónde y de qué manera se manejaban los hilos del destino de nuestro país.

Se casó con Mercedes Comaleras Ortiz, el 23 de febrero de 1934, y tuvieron cinco hijos: Raúl Pedro, Jorge José, Juan Miguel, Perdro Alberto y Matilde Alicia.

Murió el 30 de mayo de 1959, a los 61 años. Perón le envió una carta a la viuda.


Raúl junto a sus hijos, Raúl, Jorge, Juan, Pedro y Matilde. Fuente: http://www.elortiba.org/ 

Carta de Perón a Mercedes Comaleras Ortiz

Mi estimada Señora:

A pesar de haber encargado a algunos de mis compañeros que me hicieran espiritualmente presente en el acto de sepelio de su ilustre esposo, deseo hacerle llegar mi homenaje, mi recuerdo y mi más sentido pésame por la desaparición de este gran argentino.

Los que hemos luchado por los ideales que inspiraron la vida de Scalabrini Ortiz no podremos olvidarlo, como no lo olvidarán las generaciones de argentinos que escucharon sus enseñanzas y lucharán por hacerlas triunfar en el tiempo y en el espacio.

Dios ha de acogerlo en la gloria que su gran espíritu conquistó y nosotros hemos de honrar su memoria y amistad.

Le ruego quiera aceptar, con la expresión de mi mayor afecto, mi más afectuoso saludo y consideración.

Juan Domingo Perón