Pugliese, el protector de los músicos
Pugliese, el protector de los músicos

Pugliese, el protector de los músicos

Efemérides
A 25 años de su muerte, músicos y bailarines recuerdan al maestro del tango que se convirtió en el antimufa protector.

No debe haber estudio de grabación, oficina o estuches de instrumentos, donde no asome una imagen de Osvaldo Pugliese, una estampita, un cuadro, todo lo que sume para marcar presencia y protección del santo antimufa, como se lo conoce y como lo definen los músicos y artistas. Antes de iniciar un show, de grabar un disco o, simplemente, previo a iniciar el día, músicos y músicas invocan al santo protector con tres resonados “Pugliese, Pugliese Pugliese”. Es como si al invocar su nombre lograran recibir una suerte de protección o cobertura anti mufa.

"El antimufa por excelencia"

Mavi Díaz, cantante, autora, productora y hoy a cargo de la dirección de La Folklórica Nacional, cuenta que su empatía con “Don Osvaldo” es de vieja data: “Mi relación con Pugliese, más allá de mi admiración por lo musical y valorar el aporte que ha hecho a los bailarines de todas las épocas, se remonta hace mucho tiempo, como cuando vivía en Europa y lo escuchaba en cada una de las milongas a las que iba a acompañar a mis amigas que bailan tango”. “Es el antimufa por excelencia, tengo un cuadro suyo en mi estudio donde trabajo, en mi oficina de la radio y a todos los lugares adonde voy, en los estudios de mis amigos, siempre encuentro una foto o imagen de Pugliese”.

“Más que reconocimiento a Pugliese, hay como un endiosamiento porque que se le atribuyan esos poderes a un músico es porque tiene que ser lo más y para mí lo es, es un gran protector para todos nosotros”, resalta Díaz.

Oración a San Pugliese: "Protégenos de todo aquel que no escucha. Ampáranos de la mufa de los que insisten con la patita de pollo nacional. Ayúdanos a entrar en la armonía e ilumínanos para que no sea la desgracia la única acción cooperativa. Llévanos con tu misterio hacia una pasión que no parta los huesos y no nos deje en silencio mirando un bandoneón sobre una silla".

Para la cantante de Oncativo (Córdoba), Marilina Mozzoni, el músico tiene una relación directa con su infancia: “Pugliese llegó a mi vida en mi niñez de la mano de mi papá, amante del tango y cantor amateur. Pero fue en Buenos Aires cuando descubrí el mito al ver su estampita en los camarines y a músicos amigos llevándola en los estuches de sus instrumentos. Hoy esa estampita es parte de mis cábalas antes de un concierto y lo invoco cada vez que empiezo un nuevo proyecto. Pugliese, Pugliese, Pugliese!”.

“Pugliese siempre miraba el pie de los bailarines cuando tocaba”

Pugliese fue muy generoso con los bailarines, lo afirman quienes lo conocieron, trabajaron y compartieron con él aquellos años de gloria. La última pareja de tango que formó parte de la orquesta del maestro la integraron Vanina Bilous y Roberto Herrera. Bailaron a su ritmo, aprendieron de él en el día a día y disfrutaron a un “extraordinario ser humano”, como ambos lo definieron.

De esos años junto al maestro, Vanina Bilous recuerda: "Fue un regalo de Dios porque empecé muy joven a trabajar con él, a los 18 años, a Pugliese se lo reconoce por ser un gran artista pero más se lo reconoce por lo que fue como persona y yo puedo decir orgullosa que trabajé con él”.

“A su lado todo era un aprendizaje constante porque todo el tiempo priorizaba el ser humano, él tenia tanto respeto por lo que hacía el que estaba a su lado, era una persona que hacía lo que decía, no tenía doble discurso”.

Para finalizar, señala que su legado quedó plasmado “en la enseñanza que me dejó, ya que me enseñó que se puede en la vida ser todo, buen artista, buena persona, buen compañero, por esto y mucho más el maestro para mí es el gran modelo a seguir”.

Por su lado, el balarín Roberto Herrera, rememoró alguna charla especial que mantuvo con Pugliese: “Una vez le pregunté al maestro, ¿cómo se hace para tener suceso si uno lo que está haciendo está correcto?, a lo que me contestó: si a la hinchada de Boca le gusta lo que vos haces quiere decir que estás por el camino correcto”. “Yo sigo los pies de los bailarines cuando toco”, me decía siempre y me quedó grabado”.