¿Por qué es importante que los niños lean?
¿Por qué es importante que los niños lean?

¿Por qué es importante que los niños lean?

Letras
En el marco del ciclo de capacitaciones de promoción de la lectura de Libros y Casas, la licenciada Bárbara Talazac, que integra el programa hace una década, habló de los beneficios de contar con bibliotecas desde la primera infancia
Otros artículos que te pueden interesar

“El programa surgió de una certeza muy simple: los chicos que nacen en casas donde hay libros tienen un desempeño escolar más fructífero que aquellos que en cuyas casas no cuentan con estos materiales”. Lo afirma Bárbara Talazac, licenciada en Comunicación Social (UBA) que trabaja hace diez años en el programa Libros y Casas, de la Dirección Nacional de Formación Cultural.

“Con el tiempo fuimos sumando certezas, reconociendo, por ejemplo, que las familias que hablan de las cosas que leen tienen más palabras para compartir su mundo interior y brindar soluciones a su realidad cotidiana”, completa el concepto.

En el comienzo, Libros y Casas se ocupaba de dotar de colecciones de libros a los hogares que integraban los planes federales de viviendas y de brindar capacitaciones a personas de esas comunidades para que cumplieran el rol de “mediadores de lectura”, es decir, que fueran un nexo entre las familias y los libros.

“Porque creemos que los libros son condición necesaria para la lectura, pero no suficiente –explica Talazac–. Por lo general, en las familias donde la lectura es un hábito alguno de sus integrantes tiene este rol hacia los chicos: les lee un cuento, les compra libros. El programa busca reparar la situación en los casos de familias donde no se lee frecuentemente”.

Con los vertiginosos avances tecnológicos, y junto a ellos los cambios en los comportamientos y modos de relacionarse entre los niños y la lectura, Libros y Casas también comenzó a replantearse sus objetivos y tareas.

“Desde hace unos años empezamos a repensar la propuesta. De alguna manera estamos atravesados por las mismas tensiones que atraviesa la lectura, sobre todo en relación a la llegada de los dispositivos electrónicos –principalmente el celular, más instalado como soporte de lectura que el libro digital–. Esa discusión entre soportes de lectura está en sus inicios y desde Libros y Casas nos hacemos estas preguntas”, asegura Talazac.

La licenciada cuenta que a partir de ese momento, de ese “cambio en la mirada”, desde el programa se sumaron a una de las líneas estratégicas de la Dirección Nacional de Formación Cultural, que pone el foco en cuestiones vinculadas con la infancia, la lectura y la creatividad, y comenzaron a itinerar con diversas iniciativas por el país.

“Armamos un circuito de expresión creativa que llevamos a diversos lugares. Allí invitamos a niños, niñas y jóvenes a desarrollar actividades vinculadas con la creación, la lectura y la escritura. La propuesta invita a los pequeños creativos a recorrer un circuito de postas. Entre ellas se encuentran un 'Laboratorio de personajes mitológicos' –para que los participantes construyan sus propios personajes a partir de la escucha de relatos míticos regionales–, una 'Playa de las letras' –espacio de lectura equipado con reposeras, lonas y paisaje marino que invita a redescubrir leyendas, textos y poemas de los primeros habitantes de sus tierras a partir de mensajes encontrados en botellas– y un 'Telar de los sueños' –instalación en la cual los participantes pueden dejar los sueños y deseos que imaginan para su comunidad–. Los asistentes son acompañados por talleristas y mediadores que los orientan de acuerdo a sus edades, gustos y habilidades. Y al final del trayecto, reciben un libro de regalo”.

Además de estas actividades dirigidas a los más pequeños, el programa realiza capacitaciones de promoción de la lectura destinadas a personas con hábito lector que realicen trabajo social en bibliotecas, organizaciones y áreas de educación y que tengan interés en formarse para enriquecer el abordaje de textos en espacios vulnerables y generar acciones que promuevan la lectura en sitios comunitarios.

La importancia de estas capacitaciones –explican desde el programa–, reside en que este tipo de políticas públicas permiten habilitar y garantizar el ejercicio de los derechos culturales de las personas. En este caso, el libro como objeto cultural y la lectura como práctica social adquirida y adquirible habilita los múltiples sentidos de la palabra y constituyen experiencias a las que las personas acceden gracias a que alguien les facilita la entrada.

El impacto de crecer entre libros, en la adultez

Un estudio a gran escala -liderado por la Universidad Nacional de Australia- que recopiló data de 31 países, concluyó que crecer en una casa con biblioteca no solo aporta al impacto académico en la niñez. Las ventajas de desarrollarse en un contexto con abundancia de libros son evidenciables en la adultez. Se destacan mayor facilidad para logros educativos y laborales, y mejoras en actividades cotidianas como la lectocomprensión y la facilidad numérica. 

Más beneficios de la lectura

“Leer nos hace más libres porque nos ayuda a desarrollar el pensamiento propio y crítico y a construir nuestra ciudadanía. Estimula la imaginación, potencia la creatividad, amplía nuestra visión del mundo y nos prepara mejor para usar las nuevas tecnologías. En esta línea se posiciona Libros y Casas”.

Es por eso que durante todo el año el programa realizó actividades de promoción de la lectura en diferentes puntos del país y en el marco de distintas iniciativas, como fueron los Campus Culturales de Tandil, Pergamino, Salta y Corrientes; los Festivales Experiencia Cultura en Bariloche y Jujuy; la Feria del Libro de Corrientes; entre otros. Y, desde el mes de octubre, continúan brindando capacitaciones en un nuevo ciclo que recorre la provincia de Buenos Aires. Los integrantes de Libros y Casas ya estuvieron en San Miguel del Monte, en General La Madrid, y durante noviembre estarán en Ayacucho y en Maipú (el 8), en Tandil (el 14 y el 15), y en Olavarría (el 23).

“Nos gusta pensar a la infancia como el espacio privilegiado de la lectura. Es en esos años donde entablamos una relación con los mundos de la ficción, con los que interactuamos a través de las historias que nos llegan mediante los libros y las narraciones. Y las historias son excelentes móviles para poder desarrollar la creatividad, la imaginación, y funcionan como laboratorios emocionales que nos preparan para empatizar con otras personas diferentes a nosotros”, concluye Talazac.

 

Las próximas capactiaciones en promoción de la lectura brindadas por "Libros y Casas" son:

8 de noviembre : Ayacucho + Maipú, Museo Histórico Regional (Acceso Perón 145)
14 y 15 de noviembre: Tandil, Biblioteca Ernesto Valor (Bariffi e Ituzaingó)
23 de noviembre: Olavarría, Centro Cultural Universitario UNICEN (San Martín 1955)