Manuel Dorrego, un líder revolucionario y popular
Manuel Dorrego, un líder revolucionario y popular

Manuel Dorrego, un líder revolucionario y popular

Historia
Efemérides
Conocé la historia de este caudillo federal rebelde, que nació el 11 de junio de 1787.
Otros artículos que te pueden interesar
Martín Miguel de Güemes, el héroe gaucho
A 199 de su muerte, recordamos la figura del caudillo conversando con Mario Lazarovich, director del Museo Histórico del Norte.

El “loco Dorrego” lo llamaban sus enemigos; el “padre de los pobres”, sus seguidores. En sus 41 años de vida, Manuel Dorrego peleó en batallas por la independencia, junto con Manuel Belgrano; participó en las primeras revueltas chilenas cuando aún era un joven estudiante; cruzó la cordillera de los Andes cinco años antes que el Libertador José de San Martín; se enfrentó a cara descubierta con la oligarquía porteña y, durante su corto periodo como Gobernador de Buenos Aires, tomó medidas populares y revolucionarias en favor de los humildes. Lo fusilaron el 13 de diciembre de 1828.

Dorrego, sus inicios

El caudillo federal Manuel Dorrego era porteño. Fue el menor de cinco hermano que nacieron en pleno corazón de los que hoy es el barrio de San Telmo, y a pocas cuadras de la casa de su verdugo, el general Juan Lavalle. En 1810, siendo un estudiante universitario de leyes en Chile, se unió a los grupos que peleaban por la independencia de ese país y se convirtió en uno de los cabecillas de la rebelión. También fue de los primeros en arengar “Junta queremos”, cuando la Revolución de Mayo estaba por estallar.

Dorrego abandonó los estudios, volvió a Buenos Aires e ingresó en el Ejército del Norte. Luchó con heroísmo en las batallas de Salta y Tucumán, bajo las órdenes de Manuel Belgrano. Debido a sus heridas en combate, quedó irreversiblemente con la cabeza inclinada hacia un hombro.

Como le gustaban las bromas pesadas, tanto Belgrano como San Martín lo sancionaron por su indisciplina y lo dejaron fuera de las Batallas en Vilcapugio y Ayohuma. Cuentan que luego de la victoria en Salta, y llevando ya varias semanas de inmovilidad en Humahuaca, para generar adrenalina en la tropa decidió provocar la discordia entre dos de sus mejores oficiales hasta el punto de que se desafiaron a un duelo del que ambos resultaron heridos. Tras la derrota en Vilcapugio, Belgrano evaluó que si Dorrego hubiera estado al mando del Batallón de Cazadores, seguramente la batalla no se habría perdido.

Dorrego, el opositor

Manuel Dorrego era un claro opositor del poder de la oligarquía librecambista porteña, cuyo líder era Bernardino Rivadavia, quien se había autoproclamado presidente de las Provincias Unidas del Río de La Plata. Al discutirse la Constitución de 1826, suspendió el derecho a votar de los "criados a sueldo, peones jornaleros y soldados de línea". Dorrego, famoso por su elocuencia, no se quedó callado e interpeló a los diputados.

"He aquí la aristocracia, la más terrible, porque es la aristocracia del dinero (...). Échese la vista sobre nuestro país pobre: véase qué proporción hay entre domésticos, asalariados y jornaleros y las demás clases, y se advertirá quiénes van a tomar parte en las elecciones. Excluyéndose las clases que se expresan en el artículo, es una pequeñísima parte del país, que tal vez no exceda de la vigésima parte (...) ¿Es posible esto en un país republicano?".

"¿Es posible que los asalariados sean buenos para lo que es penoso y odioso en la sociedad, pero que no puedan tomar parte en las elecciones?". El argumento de quienes habían apoyado la exclusión era que los asalariados eran dependientes de su patrón. "Yo digo que el que es capitalista no tiene independencia, como tienen asuntos y negocios quedan más dependientes del Gobierno que nadie. A ésos es a quienes deberían ponerse trabas (...). Si se excluye a los jornaleros, domésticos, asalariados y empleados, ¿entonces quiénes quedarían? Un corto número de comerciantes y capitalistas”.

Los periódicos fueron otras de las herramientas que Manuel Dorrego utilizó para plantear sus ideas y cuestionar las medidas centralizadoras de Rivadavia, ganando prestigio en las provincias, en donde se lo consideraba uno de los dirigentes más caracterizados del federalismo en Buenos Aires.


Monumento al Coronel Manuel Dorrego, realizado por el escultor Rogelio Yrurtia, actualmente emplazada en Suipacha y Viamonte (CABA).

Al año siguiente, en 1827, Bernadino Rivadavia fue depuesto de su poder por la presión social reinante y Manuel Dorrego obtuvo el cargo de gobernador por Buenos Aires. Durante su mandato promovió una ley universal que permitía a los pobres poder votar. Entre sus primeras medidas de gobierno, contempló el desendeudamiento público, estableció un sistema de “precios cuidados” y la prohibición del monopolio sobre los principales productos que consumía el pueblo. También sancionó una ley de libertad de imprenta que castigó con multas a las publicaciones calumniosas e injuriosas.

Sus acciones no durarían mucho. La conspiración unitaria en su contra no se hizo esperar.

Dorrego, el fusilado

Además de Bernardino Rivadavia, Dorrego tenía otros enemigos internacionales: el embajador británico en el Río de la Plata, Lord Ponsomby, quien no toleraba la independencia y patriotismo del nuevo gobernador, como también el Emperador del Brasil y los descontentos con el resultado del tratado de paz con el país vecino. Ambos apoyaron la iniciativa de los unitarios de preparar un golpe contra el gobernador.

El golpe y fusilamiento se planeó en una reunión secreta, el domingo 30 de noviembre, en una casa en las inmediaciones de lo que hoy es Parque Lavalle en CABA. El historiador Mario “Pacho” O'donnell reconstruye quienes fueron los mentores de la conspiración: Bernardino Rivadavia, encubierto en la figura de un representante francés a quien llamarían “monsieur Verennes”, los generales Lavalle, Brown, Martín Rodríguez, el ministro Díaz Vélez y Larrea. Rivadavia, Agüero, Valentín Gómez, Carril, Ocampo y el general Cruz participaron de todas las reuniones secretas. Y Varela y Gallardo fueron los redactores de dos diarios incendiarios.

Los autores materiales de la orden fueron cuerpo de los antiguos combatientes de la guerra con el Brasil, encabezado por Juan Lavalle, a quien le prometieron la gobernación de Buenos Aires a cambio del favor.


Manuel Dorrego, frente al pelotón de fusilamiento.

O’Donnell sostiene que “el fusilamiento de Dorrego no fue consecuencia de un impulso emocional, de un arrebato violento, sino de una decisión fríamente tomada en torno a una mesa. Fue el resultado de una decisión política para eliminar al primer jefe popular urbano de nuestra historia que ponía en riesgo el poder de la oligarquía porteña".

Manuel Dorrego fue capturado un 13 de diciembre de 1828, en las afueras de los campos Navarro (pcia. de Buenos Aires). Conociendo su destino final, le pidió sus captores que le permitan escribir una carta al gobernador de Santa Fe, Estanislao López, y otras a su mujer e hijas. Luego, hizo un último y extraño pedido: morir vistiendo una chaqueta unitaria.

El historiador Hernán Brienza, autor del libro El loco Dorrego analiza de esta manera aquel inusual pedido: “El asesinado pide la chaqueta de sus asesinos y le solicita, a su vez, que se pongan la suya. Como si se tratara de un cambio de roles o de una cofradía en la muerte. De una complicidad en la que víctima y victimario son igualados, hermanados para siempre. La chaqueta unitaria quedará manchada con sangre federal. Acaso, la mejor metáfora en ciento cincuenta años de guerra civil que se haya dado en estas tierras. Y la prenda federal será usada por un unitario: el mejor símbolo del violento drama argentino”.


Carta de Manuel Dorrego a su esposa antes de ser fusilado. En ella dice: "Mi querida Angelita: En este momento me intiman que dentro de una hora debo morir; ignoro porqué; más la providencia divina en la cual confío en este momento crítico así lo ha querido. Perdona a todos mis enemigos y suplica a mis amigos que no den paso alguno en desagravio de lo recibido por mí. Mi vida, educa a esas amables criaturas, se feliz ya que no lo has podido ser en compañía del desgraciado".
Foto: Archivo General de la Nación

Los libertadores de América, Simón Bolívar y José de San Martín no tuvieron dudas de quiénes fueron los instigadores del golpe:

"Los autores del movimiento del primero de diciembre son Rivadavia y sus satélites, y a usted le consta los inmensos males que estos hombres han hecho, no sólo a este país, sino al resto de la América con su infernal conducta. Si mi alma fuese tan despreciable como las suyas, yo aprovecharía esta ocasión para vengarme de las persecuciones que mi honor ha sufrido de estos hombres de bien y un malvado” (Carta de San Martín a O’Higgins de abril de 1829)".

“Buenos Aires se ha visto la atrocidad más digna de unos bandidos. Dorrego era jefe de aquel gobierno constitucionalmente y a pesar de esto el coronel Lavalle se bate contra el presidente, le derrota, le persigue, y al tomarle le hace fusilar sin más proceso ni leyes que su voluntad; y en consecuencia, se apodera del mando y sigue mandando literalmente a lo tártaro” (Carta de Simón Bolívar al general Pedro Briceño Méndez, mayo de 1829).

El fusilamiento de Dorrego abrió nuevamente un periodo de guerra civil entre Buenos Aires y el interior. Es considerado como el primer antecedente sangriento de tantos atentados contra los intereses populares y democráticos que han atravesado a la Argentina.

Dorrego y Lavalle en el folklore argentino

El fusilamiento de Manuel Dorrego tuvo ecos que se manifestaron en canciones, poemas, semblanzas y películas. La más reconocida es "El romance de la muerte de Juan Lavalle" que escribió en primera instancia Ernesto Sabato como un capítulo de su novela Sobre héroes y tumbas, pero que luego musicalizó junto a Eduardo Falú, dandole vida a una pieza memorable y polémica del folklore argentino. La obra que cuenta parte de la historia de Dorrego y Lavalle, a través de piezas musicales como el cielito, la chacarera, el estilo, la zamba y la vidala.

“Se han escrito muchísimas páginas de historia sobre aquel desdichado acontecimiento, una de las tantas consecuencia de las luchas entre federales y unitarios. Cuando decidí tomarlo para mi novela, no era, en modo alguno el deseo de exaltar a Lavalle, ni de justificar el fusilamiento de otro gran patriota como fue Dorrego, sino el de lograr mediante el lenguaje poético lo que jamás se logra mediante documentos de partidarios y enemigos, intentar penetrar en ese corazón que alberga el amor y el odio, las grandes pasiones y las infinitas contradicciones del ser humano en todos los tiempos y circunstancias", relataba Ernesto Sábado en 1993, desde su casa en Santos Lugares.


"Cielito enlutado", una de las piezas de la obra El romance de la muerte de Juan Lavalle.

Escuchar "Revuelo de ponchos rojos".
Con letra de Raúl Trullenque y música de Roberto Rimoldi Fraga.

 

 
Fuentes: Hernán Brienza en El loco Dorrego/Mario "Pacho"O'Donnell en Juan Lavalle fue el verdugo, pero ¿Quién mató a Manuel Dorrego?