Libertad Lamarque, reina del tango
Libertad Lamarque, reina del tango

Libertad Lamarque, reina del tango

Cine
Música
Mujeres en la cultura
Es recordada como “La novia de América” y "La reina de la lágrima". Trabajó en cine, teatro y televisión con mucho éxito, pero ¿quién fue Libertad Lamarque? Te lo contamos a 111 años de su nacimiento
Otros artículos que te pueden interesar
Datos que tal vez no conocías de Carlos Gardel
El 24 de junio se conmemora un nuevo aniversario de la desaparición física del Zorzal Criollo. A 84 años de su fallecimiento te contamos algunos aspectos poco conocidos de su vida, su carrera y sus sueños

Nacida en Rosario, provincia de Santa Fe, en 1908, Libertad Lamarque Bouza, hija de Gaudencio (uruguayo) y Josefa (coruñesa), desde su infancia estuvo en contacto con el mundo de la cultura participando activamente de compañías teatrales anarquistas y le recitaba poemas a su padre mientras estaba en la cárcel por asuntos políticos.

Inició su carrera profesional en el mundo del espectáculo a los siete años. Al notar su potencial, la familia decidió trasladarse a Buenos Aires con una carta de recomendación bajo el brazo para el dueño del Teatro El Nacional, Pascual Carcavallo. Francisco Canaro fue quien la descubrió y unió a su orquesta, grabando temas como “Mocosita”, “El ciruja”, “Langosta” y “Pato”. Así fue como en 1926 consiguió un papel en el sainete, “La muchacha de Montmartre”, cantando junto a Olinda Bazán y Antonia Volpe. A los dos meses debutaría en Radio Prieto y la discográfica Victor la contrataría a 150 pesos por disco, grabando uno por mes. Ya a los 18 años se había casado, tenía una hija, había trabajado en radio, en teatro y grabado su primer disco.

(Fuente: IMDB)

En 1929 participó de “El conventillo de la paloma”, de Alberto Vaccarezza, un gran éxito. Luego de dos años y más de mil representaciones, decidió renunciar para continuar su carrera como cantante. Realizó una gira por todo el país y Paraguay con tres guitarristas: Gregorio Rivero, Ángel Las Heras y Nicolás Ferrari. 

 

Su voz de soprano y timbre agudo eran considerados una marca registrada en la interpretación del tango y era criticada por esta característica, ajena al arrabal tanguero. Sin embargo este estilo refinado era popular entre las clases medias en ascenso. Obtuvo gran reconocimiento con sus discos y es nombrada La reina del tango en el concurso del Teatro Colón de 1932 luego de interpretar “La cumparsita” y “Taconeando”. Durante muchos años fue la voz femenina principal del sello discográfico RCA Víctor.

Fue junto a Tita Merello, una de las actrices de la primera película sonora de nuestro país: “Tango!", de 1933. Trabajó en varias obras musicales, como “Tres Valses”, adaptación de una opereta de Strauss. 

En cuanto a su vida sentimental, Lamarque contrajo matrimonio con Emilio Romero, apuntador de teatro y tuvieron una hija. Inmediatamente se separó por maltratos, pero tardó doce años en divorciarse ya que no estaba legalizado en esa época. En Santiago de Chile en el año 1935, Lamarque tuvo un intento de suicidio. Romero raptó a su hija y se la llevó a Uruguay. Esta situación se solucionó gracias a la ayuda de su nueva pareja y amigos. Su segundo marido, Alfredo Malerba, fue un pianista que se convirtió en su representante. Compuso “Besos brujos” y "Madreselva", clásicos en el repertorio de la artista. 

Fuente: Diario Vanguardia (México)

La vida es cine

Lamarque filmó más de veinte películas en nuestro país: "El alma del bandoneón", "Ayúdame a vivir", "Besos brujos", "La ley que olvidaron", "Madreselva", "Puerta cerrada", "Caminito de la gloria", "La casa del recuerdo", "Cita en la frontera", "Una vez en la vida", "Yo conocí a esa mujer", "En el viejo Buenos Aires", "El fin de la noche", entre otras. En 1943 filmó “Eclipse de sol”, película cuyo guión está escrito por Homero Manzi.

En “La cabalgata del circo”, Lamarque tuvo diferencias durante el rodaje con Eva Duarte de Perón y se vio imposibilitada para continuar trabajando en el país, por lo que emigró a México, donde pasaría la mayor parte de su carrera y filmó más de 40 películas.

Duarte y Lamarque en el rodaje de "La cabalgata del circo" en 1944. Fuente: Diario La República (Uruguay)

 

Carrera mexicana

El debut en la pantalla grande fue de la mano de Luis Buñuel con “Gran Casino”, en 1947. Trabajó también con los directores mexicanos más famosos de la época, entre ellos, Roberto Gavaldón, Tito Davison y el "Indio" Emilio Fernández.

Sus años en ese país fueron los de mayor popularidad y proyección en América Latina y España, haciéndose conocida como “La novia de América” y “La reina de la lágrima”.

Su discografía abarca casi todos los géneros musicales: del tango a la ranchera, del bolero a la milonga y la rumba. Publicó discos en Cuba, España, México, Argentina y Estados Unidos.

Trabajó con los mejores directores de cine del continente de la época como Luis César Amadori, Luis Saslavsky, Carlos Borcosque, Luis José Moglia Barth, Antonio Momplet y Mario Sóffici.  En 1955 regresó a nuestro país y continuó trabajando.

 

(Fuente: IMDB)

Entre sus trabajos más recordados de este periodo, destacó su protagónico en la obra musical "Hello Dolly!" en el Teatro Odeón, que fue producida por Luis Sandrini y Daniel Tynaire. RCA publicó el disco y la puesta llegó a México.

En 1972 participó del film "La sonrisa de mamá", con música de Palito Ortega.En 1982 protagonizó en el Teatro Lola Membrives una obra escrita por ella misma llamada "Libertad Lamarque, es una mujer de suerte?". En 1989 fue homenajeada con una retrospectiva de sus películas en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián. El año siguiente recibió el Caesar Awards de la Asociación de Teatro Americano, otorgado a artistas latinoamericanos en Los Angeles. Fue distinguida como Personalidad emérita de la Cultura Argentina por el Teatro Nacional Cervantes, por su trayectoria artística y su aporte a la cultura nacional.

Fotograma de "La sonrisa de mamá" (1972). Fuente: IMDB

 

A sus noventa años, Lamarque todavía cantaba y llegó a grabar algunas canciones con Enrique Chía. Su último trabajo fue la novela "Carita de ángel", interpretando a una monja. Lamarque mantuvo una carrera exitosa sin altibajos durante más de 70 años, tanto en el escenario como en las pantallas. Se retiró a los ochenta y cinco años. Falleció el 12 de diciembre de 2000 a los 92 años en México.