4 años y 4 hitos de la Casa Central de la Cultura Popular
4 años y 4 hitos de la Casa Central de la Cultura Popular

4 años y 4 hitos de la Casa Central de la Cultura Popular

Está ubicada en la Villa 21-24 de Barracas y se apoya en las propuestas y participación de los vecinos del barrio
Otros artículos que te pueden interesar
La Casa Central de la Cultura Popular de Barracas cumple 4 años
Vení a festejar el cumpleaños de la casa con todos sus integrantes

Un 7 de septiembre de 2013 se inauguró la Casa Central de la Cultura Popular Villa 21-24 Barracas y, desde ese entonces, sus bases fundamentales implicaron siempre la participación e impulso tanto de los artistas locales, como también de las organizaciones culturales.
Está pensada como faro cultural del estado dentro de un entramado de propuestas que el barrio mismo genera. Su presencia busca la participación de los vecinos y por consiguiente, el aumento en la demanda de proyectos, propuestas artísticas, programación de espectáculos y espacios de contención cultural y circulación de los artistas por otros escenarios.
Gustavo Ameri, su director desde enero de 2016, eligió 4 hitos de la historia y presente de "La Casa de todos", como es conocida entre los vecinos.

  1. La creación
    Dice Gustavo sobre el proyecto: “La Casa en sí misma fue un acto de transformación social. Se creó un espacio que realmente permitió cambiarle la vida a un montón de personas: tanto a quienes la atraviesan como trabajadores como a las personas que se forman ahí: niños, adolescentes y adultos que participan de los talleres y las distintas actividades de la programación. Para la comunidad fue un cambio, que aún está en proceso y que recién estamos visualizando, pero en unos años se va a notar más. Es fundamental el trabajo en conjunto de las organizaciones sociales locales, organizaciones institucionales como las escuelas y otros ministerios que a través de la Casa se vinculan con la comunidad”.

    Su construcción llevó dos años y posee un auditorio con capacidad para 300 personas y un amplio escenario para ofrecer conciertos y espectáculos teatrales, conferencias y mesas de debate. Además, el edificio dispone de un extenso hall de entrada destinado a exhibir muestras permanentes y temporarias, tres aulas equipadas para dictar talleres y organizar proyecciones y un espacio multimedia de archivo y documentación.
    La Casa cuenta también con un vitral del artista Héctor Chianetta, titulado “La fuente de la inspiración”, que alude a temas propios de la villa y los mitos guaraníes, y un mural del artista santafecino Horacio Sánchez Fantino, que se trata de un ensamblaje de latas recicladas que representa el mapa de la Villa 21.
  2. Feria del Libro Infantil y Juvenil
    A partir del trabajo del Ministerio de Cultura de la Nación junto a la Fundación El Libro, se dio la posibilidad de que la Casa forme parte de las actividades que genera la Feria del Libro Infantil y Juvenil. “Es una de las instancias que ha generado mas convocatoria en la casa y más vínculos con la comunidad. El impacto de la decisión, que se suma al hecho de que la feria sucede durante las vacaciones de invierno, que en sí mismo tienen un público cautivo, para la Casa fue exponencial”, dice Ameri.
    Durante las vacaciones de invierno, se proponen talleres vinculados a la filosofía, plástica, literatura, mediación de lectura y espectáculos para toda la familia. La primera edición convocó entre 800 y 1000 personas por día, cuando durante el año hay 1.500 personas por mes inscriptas a los talleres. “El éxito a nivel convocatoria y a nivel participación es excelente y ya quedó instalado como un hito en la agenda que se irá replicando como una necesidad que el barrio ha tomado como propia”, agrega el director. Gustavo también hace hincapié en la importancia de la literatura: “Por más relación que tengan con la tecnología, los niños no pierden la sorpresa a partir de la lectura y eso es muy satisfactorio para todos los que trabajamos en ese proceso”.
    Para lograr el éxito que tiene la feria en el barrio, es fundamental el trabajo previo que hacen con las escuelas. En esta última edición, trabajaron junto a la escuela N°10. Los chicos leyeron cuentos e historias como los mitos griegos y “El negro de París”, de Osvaldo Soriano, y spintaron e hicieron una muestra sobre ellos.
  3. Salón anual de exposiciones
    Con el título, "Artistas x la 21-Barracas", la colección anual está integrada por pinturas, esculturas, serigrafías, fotografías y objetos de más de cuarenta obras de artistas argentinos y latinoamericanos contemporáneos, que conforman el patrimonio permanente de la Casa Central de la Cultura Popular.
    “Este salón se hace desde el primer año, es importante porque forma parte del proceso de transformación de estos artistas, que antes no tenían un espacio de exposición. Inclusive se han impreso catálogos con sus obras. Es un espacio de visualización y vínculo entre los vecinos y la Casa. La intención principal es que sirva como trampolín hacia otros espacios donde estos artistas puedan exponer sus obras y hacerse visibles para toda la comunidad por igual, rompiendo cualquier barrera de clase social o económica”, agrega Gustavo.
  4. Vitral “La llegada de la Virgen de Caacupé”
    Este año se cumplieron 20 años de que la Capilla Caacupé -que lleva 40 en el barrio- trajera una réplica exacta de la Virgen de Caacupé de Paraguay. Todos los años celebran el cumpleaños de la virgen como un hecho fundamental, y es por eso que distintos autores han vinculado sus obras con ella. “La religiosidad es muy importante en la Villa 21-24 dado que la mayoría de sus habitantes son inmigrantes de Paraguay. Es muy fuerte el vínculo y su arribo fue transformador; sucedió en un momento de mucha violencia, y los vecinos consideran que su aparición tuvo que ver en las modificaciones sociales que se dieron más adelante”, cuenta el director.
    Este año se realiza un taller de vitral y a través del profesor, Héctor Chianetta -el también creador del vitral que está al frente de la Casa-, surgió la idea de hacerle un regalo a la virgen y a la capilla. “Cuando llegué en enero 2016, y vi los trabajos de vitral, le dije a Héctor Chianetta que me encantaría que los vitrales salieran al barrio, que debíamos llenar la calle Iriarte de murales y hacer vitrales en las ventanas de los vecinos. Que la Casa empiece a salir hacia sus alrededores, y que los vecinos no tengan que entrar solamente. La instancia de esta celebración del barrio nos permitió que en el taller, tanto alumnos como otras personas que se han sumado hicieran un trabajo increíble que hoy está en el frente de la iglesia de la capilla de Caacupé”, dice Ameri.

Para celebrar el cumpleaños de la Casa Central de la Cultura Popular, el jueves 7 de septiembre a partir de las 14 habrá shows en vivo, una muestra de técnicas de diseño y reciclado de objetos, una feria americana y muchas sorpresas más.