“La actividad coral para los niños es una escuela de democracia y convivencia”
“La actividad coral para los niños es una escuela de democracia y convivencia”

“La actividad coral para los niños es una escuela de democracia y convivencia”

Música
Conocé al prestigioso director musical que estará a cargo de la responsabilidad artístico-pedagógica de la nueva Escuela de Canto Coral: José María Sciutto
Otros artículos que te pueden interesar

El protagonista de esta nota volvió a la Argentina luego de vivir 35 años en el exterior, en la labor de profesionalizar músicos como director de distintos y prestigiosos coros y orquestas sinfónicas internacionales. “Viví 35 años en Italia y volví al país a principios de 2018. Siempre me preocupé por la formación musical de los niños, en este caso coral, y de su alfabetización musical. En Roma dirigí la Escuela de Canto Coral y Coro de Niños de la Accademia Nazionale di Santa Cecilia y cree y dirigí la Escuela de Canto Coral y el Coro de Niños del Teatro de la Opera”. Las palabras pertenecen al juninense José María Sciutto, que nació en la Provincia de Buenos Aires y se recibió de director de orquesta en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de La Plata, con una especialización en pedagogía coral infantil.

Luego continuó su carrera viajando por América y Europa, aplicando su innovador método de aprendizaje de música para niños, a través del programa “Música para la Paz”, de las Naciones Unidas, como director artístico, además de participar de las Red de Coros de Niños y Jóvenes (en la Universidad Nacional de Costa Rica), el Coro de Niños de la Municipalidad de La Plata, el Coro de Niños y Jóvenes de Tucumán, el Center for Music of the Americas (Florida State University), el Conservatorio Luisa D’Annunzio (Pescara-Italia), el Coro de “Voci bianche” de la Accademia Nazionale di Santa Cecilia (Roma-Italia), la Scuola di Canto Corale del Teatro de la Ópera (Roma-Italia) y el proyecto “Canta con me” (en la Comuna de la ciudad de Roma) y “Cantiamo Insieme”, con el Ministero Della Pubblica Instruzione, del Ministerio de Educación de Italia).

“Decidí volver a mi país para devolverle un poco lo que me dio, y vine con la idea de crear una Escuela de Canto Coral Argentina, con la misma metodología pedagógica que usé en Europa”.

Así explicaba su retorno José María, luego de ser nombrado director del Coro Polifónico Nacional y coordinador de los cuatro coros nacionales: Coro Nacional de Niños, Coro Nacional de Jóvenes, Coro Polifónico Nacional de Ciegos y Coro Polifónico Nacional. Y desde ahora, también estará a cargo de la Escuela de Canto Coral, con la responsabilidad artístico-pedagógica, junto a María Paz de Cicco, directora con especialidad en coros infantiles.

 Escuela de Canto Coral

La Secretaría de Gobierno de Cultura de la Nación, a través de la Dirección Nacional de Organismos Estables, creó la Escuela de Canto Coral, dirigida, en una primera etapa, a chicas y chicos de 7 a 13 años. Esta escuela es parte de un proyecto de formación de profesores, maestros corales y jóvenes de todo el país, en el marco de la Red Nacional de Coros de Niños y Jóvenes.

-¿Cómo nació su método de enseñanza?

-Cuando era chico la música se dividía en solfeo y teoría, por un lado y piano por otro. Me parece que esa no es una metodología adecuada, ya que un gran porcentaje de chicos y jóvenes abandonan porque se aburren. Yo me propuse el desafío de implementar una metodología global basada en que los niños no canten solamente de oído, a repetición, sino que tengan la facultad y la posibilidad de leer música, desde el principio, con la misma música, con las canciones que van a cantar. Aprenden también la técnica vocal y a cantar a varias voces, tres, cuatro y hasta cinco voces. Es un proceso muy gradual, se van incorporando cosas, en el plazo de un año, un niño puede leer, casi a primera vista, partituras bastante complejas.

-¿Cómo es la experiencia de trabajar con niños, y cómo les sienta la metodología?

-El trabajo con los niños es muy gratificante para ellos y para nosotros también. Esta metodología es lúdica, alegre, divertida, pero el objetivo musical es de altísimo nivel. Tenemos que apuntar a la inclusión a través de la excelencia, el trabajo que uno hace con un niño tiene que tender a que sea de altísimo nivel, en este caso musical. El coro debe ser un elemento del presente musical. Eso lo demuestran los Niños Cantores de Viena, los niños del Coro Nacional de Niños, que tienen un altísimo nivel. Queremos llegar a eso a través de lo lúdico y del juego. Hace 40 años que estamos desarrollando este método y sabemos que funciona muy bien.

-¿Qué ganan los chicos además de aprender música?

-La actividad coral para los niños es una escuela de democracia. Los niños trabajan juntos pero no para ganar a nadie, no cantan para ganar, cantan para producir algo entre todos. Los más grandes, los más dotados vocalmente, los niños que tiene la voz más fuerte, no sobrepasan a los menos dotados, sino que tienen que poner la calidad de su voz al servicio de los que tienen menos posibilidades vocales.

Para cantar en un coro hay que escuchar. No se puede cantar solo, hay que escuchar al que se tiene al lado, al que se tiene más lejos. Esto es un gran ejemplo en nuestra sociedad, poder escucharnos y no tratar de superar al otro a través de la potencia. Por eso me parece que, el coro, es realmente una escuela de democracia y de convivencia.

El proyecto de formación

José María Sciutto destaca que “este es un movimiento coral que tiene como puntas la formación de formadores, y se dictarán cursos de formación para directores de coros en los que se les enseñará a utilizar esta metodología. Los directores van a crear sus coros y nosotros les daremos seguimientos. La otra punta es la creación, en el ámbito del Ciudad de Buenos Aires, de la Secretaría de Gobierno de Cultura de la Nación, de esta Escuela de Canto Coral. Partimos con dos grupos de niños entre 7 y 13 años, de 70 niños cada uno. Como la capacidad es limitada vamos a hacer una audición”.

Para inscribirte a la audición, ingresá acá