Kino Palais: espacio de encuentro y reflexión sobre el arte cinematográfico
Kino Palais: espacio de encuentro y reflexión sobre el arte cinematográfico

Kino Palais: espacio de encuentro y reflexión sobre el arte cinematográfico

Museos
Cine
Kino Palais es el espacio de cine del Palais de Glace- Palacio Nacional de las Artes que actualmente funciona en la Casa Nacional del Bicentenario. El director artístico del espacio explica en esta nota detalles sobre este lugar dedicado al séptimo arte.
Germán Fernández es el director artístico de Kino Palais desde 2018. Oriundo de la ciudad de Bahía Blanca, este realizador audiovisual y Técnico Superior en Cine y Video por CIEVYC trabajó como proyectorista del espacio desde 2010. Como realizador codirigió junto a Pablo Montllau Relámpago en la Oscuridad (2014), que participó en el BAFICI y en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. Su  largometraje ¿Qué tan pronto es ahora? tuvo su estreno en el último BAFICI. 

-¿Cómo podrías definir Kino Palais?

-Kino Palais es un espacio alternativo de cine que busca abordar diferentes enfoques audiovisuales, desde lo experimental hasta el cine independiente. Se puede ver tanto cine de autor, documental de creación y hasta videoarte. También es un lugar que se presta a lo performático cuando se hacen las proyecciones con material fílmico, donde los realizadores trabajan in situ con su material en la sala. En otras ocasiones, puede haber música acompañando.

-¿Cómo y cuándo surge este proyecto?, ¿quiénes estuvieron a cargo en sus comienzos?

-El proyecto surgió en abril de 2008 de la mano de Rubén Guzmán. Él estaba metido en el mundo del cine experimental por su condición de realizador y quería un lugar para poder fomentar este tipo de cine. Antes de Kino Palais, funcionaba un espacio INCAA y la idea original era dar un cambio rotundo y no limitarse solamente a lo nacional.

En el año 2011, Rubén se fue a vivir a otra ciudad y lo reemplazó como programador y director artístico Tomás Dotta, quien le dio una impronta más abierta a otros géneros que no habían sido programados en el espacio.Tomás alternaba ciclos de autores reconocidos mundialmente con estrenos de cine independiente o de diferentes países, nunca dejando de lado la veta experimental. Armando los ciclos empezaron a aparecer otras temáticas como"Música en los márgenes", "Historias de verano", "Policiales coreanos", "Historias de amor francesas", entre muchas otras.   

En todos esos años que estuvo Tomás, el espacio creció muchísimo y cada vez se acercaban más personas. Kino Palais comenzó a ser una parada obligatoria para algunos directores y directoras internacionales que estaban de paso por Buenos Aires y tenían ganas de mostrar sus trabajos. Algunos de ellos fueron José Luis Torres Leiva, Matt Poterfield, Lynch Sacks, Robert Caen, Ben Rivers, Martin Klapper, entre otros.

Yo empecé a trabajar como proyectorista en 2010 y en 2018 pasé a ser el programador artístico, año que el Palais de Glace cerró por reformas y Tomás decidió dejar el cargo. Los años de experiencia y formación me llevaron a ocupar el puesto, pero al momento de intentar continuar con el espacio en otro museo, me encontré con que no se me permitía el uso del nombre Kino Palais. La gestión anterior no quería nada que tuviera que ver con el pasado.

En la Casa Nacional del Bicentenario, ya había ciclos de cine programados por José Ludovico, así que unimos fuerzas para programar ciclos en paralelo y armar otros en conjunto. Kino Palais siguió funcionando informalmente gracias a la gente en las redes, desde donde se pudo mantener y sostener el vínculo entre el público y los artistas.

-¿Cuáles fueron sus objetivos iniciales y cuáles son los actuales?

-El objetivo inicial fue tener un espacio  para un  cine que no se exhibía en otros lados y propiciara el diálogo entre los autores y el público. Sin darnos cuenta, eso se fue dando a pesar de no tener ningún tipo de apoyo económico.

Los objetivos actuales cambiaron con respecto a la pandemia, ya que desde principio de año comenzamos a realizar las proyecciones en el patio de la Casa Nacional del Bicentenario. En este momento, es prioridad poder recuperar la regularidad que teníamos y generar el espacio de intercambio. Hay un cierto tipo de cine que no se puede proyectar en el patio, se necesita un  auditorio, espacios más pequeños, como es caso del cine experimental o el cine que se proyecta con material fílmico de 8 y 16 milímetros.

"La pandemia cambió el panorama de la experiencia de ir al cine, el gran desafío es recuperar esa experiencia".

-¿Qué cinematografías se programaban y cuáles se están programando actualmente?

-En los últimos meses de confinamiento tuvimos que realizar ciclos virtuales con películas nacionales. A su vez, gran parte de las proyecciones fueron acompañadas por charlas y/o entrevistas vía streaming, donde el público pudo interactuar y además esas charlas se subieron a las redes. Actualmente estamos proyectando de manera presencial en el patio un ciclo de melodramas franceses, que son todos estrenos que no se han visto aún en el país.

-¿Con qué instituciones se realizan alianzas para organizar las proyecciones de las películas?

-Las dos instituciones con las que más trabajamos son el Goethe-Institut y Institut Français d'Argentine,porque tienen filmografías muy completas y todo el tiempo van actualizando sus catálogos. También con algunas embajadas que ofrecen un patrimonio audiovisual interesante como la de Brasil, Italia, Palestina, Corea, Rumania, por nombrar algunas. En los últimos años, por suerte, han proliferado muchos colectivos o agrupaciones de cine con los que siempre es bueno armar ciclos para debatir problemáticas actuales.

-El proyecto pasó del Palais de Glace-Palacio Nacional de las Artes a la Casa Nacional del Bicentenario, ¿esto es temporal por las reformas o es definitivo?

-El proyecto de Kino Palais en la Casa Nacional del Bicentenario es temporal. Cuando tengamos la certeza de que el nuevo Palais de Glace esté listo, volveremos.  El cambio de locación costó un poco y se tardó en migrar a las y los espectadores al nuevo lugar, y eso que no había mucha distancia entre ambas instituciones,pero no era la misma zona. En los planes de remodelación siempre estaba contemplada una nueva sala de cine más amplia y mejorada para Kino Palais. En lo personal tengo mucha expectativa y ganas de que eso suceda.

-¿A qué tipo de espectador están dirigidas las películas que se programan? ¿Cuál sería el espectador ideal de Kino Palais?

-Las películas están dirigidas a un espectador abierto y ávido de nuevas experiencias cinematográficas. Que no tenga prejuicios, esto no quiere decir que le tenga que gustar todo lo programado, pero sí que pueda apreciar ciertos aspectos del cine que estamos exhibiendo.

No sé si existe el espectador ideal, pero sí tenemos habitués a los que les gusta mucho lo que elegimos y confían en nuestro criterio. Algunas veces se acercan al final de la proyección a realizar algún comentario o preguntas sobre la película.

Las mejores proyecciones son cuando vienen las directoras/es o protagonistas a charlar, es ahí donde se produce el intercambio con el público y ese momento es único, porque todos se llevan una experiencia inolvidable, algo extra de la película. Ese debate es lo que se hace en los festivales de cine, nosotros tratamos de hacerlo todo el año.

-¿Qué nos pueden contar sobre las próximas actividades programadas?

-En el mes de octubre habrá varias actividades en conjunto con la CNB. Estará el Festival de Cine Migrante, algunas funciones del Festival Escenario y proyecciones sueltas. En noviembre tendremos ficciones argentinas y en diciembre habrá un foco de películas que rememoran y revisitan el fatídico año 2001. Tendremos cine en el verano como todos los años.

Para saber más sobre Kino Palais pueden escribir a infokinopalais@palaisdeglace.gob.ar o sumarse a sus redes sociales Facebook, Instagram y Twitter. Otras vías para conocer sobre las actividades de la Casa Nacional del Bicentenario son: FacebookInstagram, Youtube.