Conocé a Leandro Frizzera, el muralista de Cultura Urbana
Conocé a Leandro Frizzera, el muralista de Cultura Urbana

Conocé a Leandro Frizzera, el muralista de Cultura Urbana

Cultura Urbana
Arte
Diseño
El artista va a pintar diez murales en la provincia de Buenos Aires
Otros artículos que te pueden interesar

Este viernes, 28 de julio, arranca "Cultura Urbana: hip hop en tu ciudad", un programa en el que el pintor y escenógrafo, Leandro Frizzera, realizará diez obras en diferentes muros de la provincia de Buenos Aires, que se inaugurarán con shows de música y danza. El primero se presentará en la República de los Niños, con espactáculos de Decilo, Anda Calabaza y Urraka, destinados al público infantil.

El artista, que transforma muros descascarados en grandes lienzos donde crea obras que inundan de color el paisaje urbano, pinta en la calle desde hace 15 años. Comenzó estampando imágenes de mujeres gigantes, siguiendo una línea estética en la que convergen el art nouveau con el street art. También hace bestias de grandes dimensiones, robots y otros personajes fantásticos.

“Pinto mujeres porque son el ícono de la belleza universal. Es el concepto y la visión del arte sobre la mujer. Y porque una mujer gigante tiene un impacto en la sociedad, llama la atención de mucha gente. Siempre me interesó desde ese lugar”, dice Frizzera. “Y las bestias porque toda la vida pinté dinosaurios y figuras mitológicas, y de grande empecé a reversionar mi trabajo de pibe. Fui un día a lo de mi vieja, le pedí todas mis carpetas y empecé a rehacer las cosas que había hecho de chico, cuando me saturé de pintar mujeres”.

Además, el artista tiene un personaje, Giuseppe Dynamo, un robot que está basando en la vida de su abuelo y que fue plasmando en diferentes soportes. El año pasado se convirtió en una serie de esculturas, de mil unidades, de bronce, que este año se va a exponer en Ámsterdam y en Barcelona, en su propia muestra.

El muralista comenzó a usar la calle como escenario de sus obras por recomendación de sus amigos graffiteros. “Ellos me lo aconsejaban y a mí me parecía una pavada, hasta que pinté por primera vez una pared y me quería matar porque me había perdido años de pintar en la calle. Elijo la calle por la superexposición que tiene, las dimensiones, porque vas y tenés una pintura tuya gigante. También tiene lo efímero, el vértigo que da saber que mañana puede desaparecer, o sea que estás forzado a mantener tu imagen sin que las pinturas sigan viviendo; y el trato con lo público, saber que un montón de gente que no conocés está viendo tu laburo”.

Hoy, Frizzera tiene un backup de bocetos, con disposiciones verticales y horizontales, pensados para ser plasmados en tamaños gigantes, y sale a buscar paredes disponibles, o muy apaisadas o muy altas, donde poder estamparlos. Según su archivo de imágenes y personajes, y los muros que encuentre, elige qué, cómo y dónde.

El primero de los murales que integrarán Cultura Urbana es un pulpo gigante, ya que otra de sus predilecciones son los “bichos de las profundidades”: “El pulpo fue hecho especialmente para esa pared porque es muy especial, también me gusta eso, que me pidan algo que sea un desafío a vestir. La República de los Niños es un lugar medio fantasioso y creo que ese bicho ahí queda clavado”, dice.

Respecto a los otros nueve murales del programa, dice que tiene algo pensado para las paredes más próximas, pero no para las demás, ya que quiere ver qué sucede en el lugar donde se emplacen esas obras. “Me gusta poder trabajar con el barrio. Espero poder reintegrar los muros a lo que es el entorno de cada uno, me interesa laburar con esa intención”. “En los festivales, está desarticulado lo que hacen los artistas con lo que pasa alrededor –agrega–. Más allá de la estética, me parece que tiene que haber algo que tenga que ver con lo que está pasado, si no, no es inclusivo sino excluyente. Si no, se transforma en algo que pueden entender solo las personas que toman clases de arte. Y está bueno que sea de comprensión y disfrute para cualquier persona. Cultura Urbana es una oportunidad para que camine la inclusión del street art en los festivales, está bueno ese código y hay que llamar a los pibes que lo hacen a profesionalizarse. Ojalá se puedan sumar todos”.