Cien años de León Ferrari
Cien años de León Ferrari

Cien años de León Ferrari

Arte
Museos
Efemérides
Para celebrar el natalicio de uno de los artistas argentinos más importantes de la región, repasamos parte de su vida, sus logros y legado. Además, compartimos las distintas propuestas y actividades que realizará el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA), a modo de homenaje, para seguir disfrutando de sus obras.

Nacido en Buenos Aires, el 3 de septiembre de 1920, León Ferrari comenzó su carrera artística durante las décadas de los cuarenta y cincuenta. Se había recibido de ingeniero en la Universidad de Buenos Aires (UBA) en 1947, pero un año antes ya pintaba retratos sin una formación oficial en artes plásticas; en las bellas artes, siempre fue un autodidacta. Vivió un tiempo con su familia en Italia en los cincuenta, y fue el momento cuando empezó a ejercer y a experimentar con las técnicas del dibujo, la cerámica, la madera, el arte abstracción y el collage.

León Ferrari en su taller.

De regreso a la Argentina, se exilió en Brasil cuando los militares tomaron el gobierno, en 1976. Volvió definitivamente en 1991. Sin embargo, durante todo ese tiempo no dejó de hacer arte: su obra contó con gran atención de parte del público y la crítica, pero también de polémica. Los tintes sociales, comprometidos con la realidad argentina y latinoamericana, e ideas que muchos entendieron como anticlerical, generaron ciertas tensiones y disturbios en determinados sectores. En 1965 había realizado una de sus piezas más controvertidas: La civilización occidental y cristiana. Se trata de una imagen de Cristo crucificado sobre un bombardero estadounidense. Con ella, expresaba una cruda crítica como en tantas otras obras que, como aquella, recorren algunos de los ejes temáticos que más le preocupaban a Ferrari: la religión, las dictaduras, la intolerancia y la guerra.

La civilización occidental y cristiana (1965).

“Tanto en su exposición Infiernos e idolatrías, realizada en el Instituto de Cooperación Iberoamericana (ICI) durante el  año 2000, como en su muestra retrospectiva de 2004, que tuvo lugar en el Centro Cultural Recoleta, recibió ataques de intolerantes ultracatólicos, que otorgaron una visibilidad inusual a su obra, hechos que generaron una intensa polémica acerca de los límites del arte”, comentan desde el MNBA.

Sin título, de la serie "Releitura de la Biblia" (1986).

Sin embargo, Ferrari no dejó de crear. A lo largo de su carrera, realizó exposiciones individuales y colectivas en los centros y eventos artísticos más importantes del mundo: Haus der Kulturen der Welt, Berlín; Museo Ludwig, Colonia, Alemania; Pinacoteca do Estado, Bienal de San Pablo, Brasil; Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid, España; Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, Argentina; Smithsonian Institution, Washington D.C, Estados Unidos; Bienal de La Habana, Cuba; y Museo de Arte Carrillo Gil, México D.F, entre otros. 

En 2007, recibió el León de Oro al mejor artista en la 52ª Exposición Internacional de Arte Bienal de Venecia, Italia. En 2009, realizó una exposición en el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York y, en 2010, fue invitado de honor en Les Rencontres d’Arles, Francia, ocasión en la que presentó una gran retrospectiva de su obra. 

Sin título, de la serie "Nunca Más" (1996).

León Ferrari se convirtió así en uno de los artistas argentinos más originales, comprometidos y notables de la región. “Tuve la dicha de ser su amigo y conocerlo en la intimidad. Además de un gran artista, era un hombre con cualidades excepcionales, de amplia generosidad y una inteligencia aguda signada por una extraordinaria nobleza. Era alguien absolutamente comprometido no solo con su trabajo, sino con todo aquel que requiriera su ayuda, promoviendo artistas jóvenes, asistiendo incluso económicamente a quienes lo necesitaban”, destacó Andrés Duprat, director del MNBA.

Y agregó: “En su trayectoria puso en juego su aptitud en diversos oficios. Artista multidisciplinario, era pintor, grabador, dibujante, escultor, también un gran teórico y polemista. Incursionó en otras disciplinas, como la música, la dramaturgia, la producción cinematográfica y la escritura de ensayos. Sus experimentaciones formales abarcaron tallas y cerámicas; estructuras de alambres concebidas como construcciones geométricas y dibujos abstractos; escrituras, transcripciones y caligrafías desbordadas; collages, brailles y ensamblajes que, al poner en diálogo elementos disímiles generan nuevos sentidos, no exentos de humor y de denuncia; planos de arquitecturas paranoicas, diseños de ciudades imposibles y planetas de poliuretano expandido, entre otras búsquedas. Fue, definitivamente, un humanista, una personalidad de estilo renacentista en la contemporaneidad, interesado por todo aquello que atañe al hombre y su circunstancia”.

Homenajes a León Ferrari en el Museo Nacional de Bellas Artes

Con la publicación y difusión de distintos materiales audiovisuales, testimonios, un documental y publicaciones digitales, el Museo Nacional de Bellas Artes comienza una serie de propuestas interesantes para celebrar los cien años del nacimiento del artista argentino, León Ferrari

Noé Jitrik, Silvio Rodríguez, Ticio Escobar, Tamara Stuby, Nora Hochbaum y Fabián Lebenglik son algunas de las personalidades que conocieron a León Ferrari, y quienes compartirán anécdotas y recuerdos, mediante la página web y redes sociales del Museo Nacional de Bellas Artes. Con los días, se sumarán otras figuras como Luis Felipé Noé, Diana Dowek, Néstor García Canclini, Regina Silveira, Luis Camnitzer, Eduardo Grüner, entre muchos otros.

Autopista del sur (1980).

También, de manera virtual, se podrá disfrutar de la película Civilización (2012), dirigida por Rubén Guzmán. Se trata de un documental que explora parte de la vida y obra de Ferrari, a través de un interesante recorrido por distintos materiales de archivo y entrevistas.

Mientras tanto, en el hall de acceso al Bellas Artes, se exhibe la pieza emblemática de Ferrari, La civilización occidental y cristiana (1965) que, el año que viene, formará parte de una muestra que itinerará por tres de los más importantes museos europeos: el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, de Madrid; el Van Abbemuseum, de Eindhoven; y el Centro Pompidou, de París. Luego, regresará al Bellas Artes, donde ocupará un lugar central en la exposición antológica de 2022. 

Hall del Museo Nacional de Bellas Artes.

Por otra parte, el MNBA prepara un conjunto de obras de Ferrari pertenecientes al propio patrimonio –donadas por el artista y por la Fundación Augusto y León Ferrari Arte y Acervo–, que serán exhibidas como parte del guion curatorial permanente del Museo. Ese conjunto de piezas, cuando el Museo finalmente reabra al público, formará parte de la exposición “León Ferrari. Recurrencias”, programada para 2022.