Alicia Moreau de Justo, la mujer que desafió al patriarcado
Alicia Moreau de Justo, la mujer que desafió al patriarcado

Alicia Moreau de Justo, la mujer que desafió al patriarcado

Efemérides
Honradez, trabajo y justicia fueron sus pilares. La recordamos, a 34 años de su muerte.
Otros artículos que te pueden interesar
Evita, 101 años de legado y leyenda
El 7 de mayo de 1919 nacía María Eva Duarte, la abanderada de los humildes, la actriz, la responsable del voto femenino, la mujer del general, la más irreverente.

Nacida en Londres en 1885, Alicia Moreau llegó a la Argentina junto a sus progenitores, María Denanpont y Armand Moreau, cuando tenía tan solo cinco años. Su padre fue anarquista y víctima de una la brutal persecución y represión se vieron obligados a emigrar hacia esta parte del mundo.

Fue una de las pioneras en la lucha por el voto femenino. Se autodefinió luchadora, progresista y feminista de la igualdad. Dio un salto a la vida política desde muy joven y fue capaz de transgredir el viejo sistema de valores que relegaba a las mujeres a un segundo plano.

Fundó el Ateneo de Mujeres que realizaba publicaciones de avanzada para la época. Desde sus inicios, asumió un compromiso intenso con los derechos humanos, en especial en los referidos a las mujeres. Publicó varios artículos sobre educación y política en la Revista Socialista Internacional, en la cual tenían participación revolucionarias como Rosa Luxemburgo y Clara Zetkin.

“Aquí yace una gran luchadora contra molinos de viento”.

En 1932, elaboró un proyecto de ley de sufragio femenino que fue presentado por el diputado socialista Mario Bravo y que obtuvo la aprobación de los diputados, pero fue rechazado en el Senado al encontrarse ampliamente dominado por los conservadores.

En 1947, con la sanción del voto femenino, Alicia Moreau criticó la medida, dado que fue una iniciativa suya y que nunca habían logrado concretar por los impedimentos en el Senado para sancionar leyes que fuesen favorables para las mujeres.

Pionera y adelantada

Fue una de las primeras feministas, en épocas en que serlo implicaba correr el riesgo de la proscripción social y de todo tipo de desventajas.

Su paradigma se cimentaba en la honradez, el trabajo y la justicia. Sentía el compromiso de contribuir a transformar las condiciones injustas de la sociedad. Para muchos historiadores, Alicia Moreau de Justo se adelantó al siglo XXI. 

 

"Recuerden las mujeres que dispersas las fuerzas se debilitan y que para conseguir el bien común necesario es sacudir la apatía y elevarse por encima del bienestar del momento presente".

 

Fiel defensora de la democracia, abrazó con fuerza y convicción la causa socialista, precisamente como herramienta fundamental orientada a enfrentar las flagrantes desigualdades sociales.

En 1920 se afilió al Partido Socialista y años después se casó con su líder, Juan B. Justo, con quien tuvo tres hijos. Sostenía que el socialismo era la mejor forma de gobierno.

En 1901 se incorporó al magisterio en la Escuela Normal Nº 1, donde tuvo como docente, nada menos, que al caudillo de la Unión Cívica Radical (UCR), Hipólito Yrigoyen, quien años más tarde fue electo presidente de la Nación.  

"La democracia es, así ha sido definida hace bastante tiempo, el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo, es decir, que el pueblo no sea un instrumento para dar a otros las leyes que necesitan para hacer lo que quieran con el país".

En 1914 se recibió de médica con diploma de honor. Fue de las primeras mujeres médicas en la Argentina y también de las primeras de América Latina especializada en enfermedades femeninas. A poco de recibirse ejerció como docente en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).

Hizo su residencia en ginecología en el Hospital de Clínicas y atendió a prostitutas y mujeres de bajos recursos, a contramano de lo que hacían sus pares y en concordancia con sus principios: priorizar siempre a los sectores más débiles y olvidados.

Falleció en Buenos Aires el 12 de mayo de 1986, a los 100 años.