8 fotos emblemáticas de la gran Sara Facio
8 fotos emblemáticas de la gran Sara Facio

8 fotos emblemáticas de la gran Sara Facio

Fotografía
En el aniversario de su nacimiento, compartimos capturas imprescindibles y un especial retrato con su primera cámara: una Leica que la fotográfa compró cuando todavía no soñaba ser una referente del arte latinoamericano
Sara Facio nació un 18 de Abril de 1932, en San Isidro, Provincia de Buenos Aires. Desde que compró su primera Leica en una escapada a Berlín, siendo una joven becada en Francia para estudiar historia del arte, recorrió un largo camino que la llevó a retratar figuras y momentos fundamentales de la cultura universal. 
 

Aún atesora su primera cámara. Foto: Silvina frydlewsky
Graduada en la Escuela Nacional de Bellas Artes en 1953, recibió una beca del Gobierno de Francia en 1955. Viajó a Europa junto a su amiga Alicia D'Amico, según ella misma contó "para ver museos y obras en vivo y producir un libro de la historia del arte". Pero el destino tenía otro norte preparado para estas dos mujeres. En ese viaje se topó casi de casualidad con su primer cámara, y empezó a tomar fotos como Hobby. Al regresar a Buenos Aires el padre de su amiga Alicia, fotógrafo profesional, vio el talento y la facilidad que tenían ambas y las incentivó a interiorizarse en ese arte.
 
Ahí comenzó otro viaje, Sara fotógrafa, y con la tutoría de Annemarie Heinrich, la inmersión en el fotoperiodismo, al que se dedicó muchos años.
 
Dato curioso: Sara adquirió su primera cámara fotográfica profesional con una ayuda del Fondo Nacional de las Artes
 

Además de estar detrás de cámara, militó activamente por el reconocimiento de la fotografía como arte, liberándola de su confinamiento en los fotoclubes para lograr su merecido lugar en museos y galerías, y por mejorar las condiciones laborales del oficio, de hecho fue miembro fundadora del Consejo Argentino de Fotografía.

 
El ojo de Facio tiene una sensibilidad extraordinaria que siempre supo captar algo más. Las miradas en sus fotos cobran vida. Esas expresiones que cuentan historias y sentimientos, parecen hablar. Con sus capturas es fácil creer en la leyenda indígena que dice que una foto te puede robar el alma.  Sin embargo no son solemnes y tienen, en su peso, una frescura que las vuelve únicas. 
 
Tanto la imagen de "los muchachos peronistas", captada tras la muerte de Perón, como su emblemático retrato de Julio Cortázar, despegan de la mera representación para volverse íconos, tal como la famosa foto del Che Guevara capturada por Korda
 

Foto: Augusto Starita
 
Sara donó de su archivo personal, el 25% de las fotografías que conforman el patrimonio fotográfico del Museo Nacional de Bellas Artes. Hoy, celebrando el aniversario de su nacimiento, compartimos 8 fotos emblemáticas de la fotógrafa.

8 fotos emblemáticas

Los muchachos peronistas (serie Funerales del presidente Perón, 1974)

En 1974, Sara Facio realiza fotografías sobre los funerales del presidente Juan Domingo Perón para los medios gráficos. Pero al mismo tiempo, elabora una pequeña serie de imágenes con una mirada personal sobre el acontecimiento. A esta serie pertenece Los muchachos peronistas. En ella se sintetizan dos de las grandes líneas de trabajo de la artista: el registro testimonial y el retrato.
La serie alude a los funerales a través de los personajes y situaciones aledaños. En lugar de centrarse en la magnética figura del presidente o en las multitudes que acudieron al entierro en el Congreso de la Nación, realza a individuos y grupos aislados, enfatizando los impactos personales, las expresiones perdidas, la desazón y el desconsuelo. De esta forma, el hecho histórico cobra una dimensión humana que se desprende de su temporalidad específica y se proyecta con potencia emotiva sobre el espectador.  

 

Retrato de Maria Elena Walsh (1965) 


Donación Rabobank, 2012 al MNBA. Obra no Exhibida
Sara Facio y María Elena Walsh Fueron pareja durante muchos años hasta que Walsh murió, en 2011. Facio fundó la Fundación María Elena Walsh 
Facio dijo sobre Maria Elena: "Declaro que la conocí hace casi cincuenta años y cada día me sorprende su lúcida y apasionada visión de los hechos cotidianos, su alegría, su lealtad a las ideas y a los amigos, su adhesión insobornable a todo lo justo, bello y vivo".  Estas palabras expresan lo que también demuestra este retrato en blanco y negro. Walsh con una mirada inocente, juvenil, mirada perdida en el horizonte, y aunque la foto sea en blanco y negro el color de sus ojos realza en la escala de grises de la imágen.
En su autobiografía Fantasmas en el parque María Elena dijo sobre Sara que era "ese amor que no se desgasta, sino que se transforma en perfecta compañía"
 

Lustrabotas (circa 1965)


Donación Rabobank, 2012 al MNBA. Obra no Exhibida
A Sara Facio le apasionaba la fotografía urbana callejera de su querida y amada Buenos Aires. En esta imágen Facio busca adentrarse en el trabajo cotidiano de personajes de la ciudad, que formaban parte de la vida cotidiana de los porteños.
 

Aproximación a la Vida (1963)


Un foto icónica.  La autora logra a través de una imágen los reflejos de la vida cotidiana en el Sur del continente La imágen, tal como está encuadrada, genera una sensación de encierro, sin embargo en contrapunto las miradas de algunas de las niñas son alegres, en sintonnía con el nombre de la foto.
 
 

Retrato a Julio Cortazar (1967)

 
Esta foto se convirtió en el "retrato oficial" del autor. En este retrato a Cortázar, Facio hizo una foto emblemática, como "la versión definitiva de una persona": Cortázar con el cigarrillo en la boca, mirando a cámara. El retrato de un hombre pero, también, de una forma de estar en el mundo. 
 
 

En la villa miseria (1974)


Donación de María Elena Walsh 1999 al MNBA 

Autoretrato (1968)

En una entrevista Sara contó que se tomaba muchos autoretratos. "No tanto por verme, sino porque cuando tomaba fotos había rollos y cuando me quedaban fotos sin tomar después de un trabajo me daba pena desperdiciarlas, entonces me ponía delante de un espejo y me sacaba fotos a mí misma. Tengo miles de fotos, autorretratos", dijo

Retrato de Jorge Luis Borges (1968)


Donación Rabobank 2012 al MNBA. Obra no exhibida