6 maneras de hacer más accesibles los Museos
6 maneras de hacer más accesibles los Museos

6 maneras de hacer más accesibles los Museos

En el marco del Plan Nacional de Discapacidad 2017-2019, se presentó un proyecto que incluye un paquete básico de accesibilidad universal para cinco museos nacionales. Éstas son las propuestas
Otros artículos que te pueden interesar

En su primera etapa, el proyecto de accesibilidad se implementará en los siguientes museos nacionales: la Casa Histórica de la Independencia, Tucumán; el Museo Histórico Nacional del Cabildo y la Revolución de Mayo, Ciudad de Buenos Aires; el Museo Histórico Nacional, Ciudad de Buenos Aires; el Museo Jesuítico Nacional, Jesús María, Córdoba, y el Palacio San José, Monumento Nacional Justo José de Urquiza, Entre Ríos.

Eva Llamazares, Coordinadora de Accesibilidad e Inclusión en la Dirección de Planificación Museológica de la Dirección Nacional de Museos –DNM-, cuenta hacia dónde desea ir este equipo interdisciplinario e interministerial, que desde hace un tiempo fusiona esfuerzos para que la inclusión de las personas con discapacidad sea una realidad y no quede en lo discursivo y normativo.


¿Qué entendemos por accesibilidad? ¿En qué consiste el proyecto de accesibilidad universal en museos? ¿Cuál es su objetivo? ¿Qué criterio primó en la selección de estos primeros museos? ¿Qué necesita un museo para ser accesible? ¿Cuáles son los cambios que se implementarán en estas instituciones culturales para alcanzar accesibilidad universal a la cultura y diseño para todos? Eva responde:

“Accesibilidad tiene que ver con proveer las oportunidades para que cualquier persona pueda acceder a participar, a tener voz y voto, a ser autónomo, a poder decidir lo que quiere para su vida, en el trabajo, en la educación, en la vida cultural. Es un concepto bien amplio. Es una forma de pensar, una mentalidad”

Respecto a los objetivos del proyecto, es rotunda y clara: “queremos accesibilidad 360°. En el ámbito cultural se pretende lograr la movilidad independiente, la orientación espacial, el acceso a cada elemento, la comprensión del mensaje expositivo y las vivencias personales en torno al museo que se visita”.

Por su parte, la selección de los museos respondió a dos cuestiones primordiales: ser federales y tener impacto en lo que hace a cantidad de público. Los porcentajes generales de visitantes de estos cinco museos representan más del 55% de los visitantes que tienen los 23 museos nacionales dependientes de la DNM”.

“Una vez implementados los cambios del proyecto”, explica Llamazares,

“La propuesta proyecta sumar 280 mil visitantes nuevos anualmente, de los cuales aproximadamente 150 mil serían personas con alguna discapacidad”

Estos son los seis cambios para darle accesibilidad universal en lo edilicio, cognitivo y comunicacional:

  1. Entorno inmediato accesible. Señalética en los alrededores del museo e infografía del predio con servicios. Antes de llegar al museo es importante contar con entornos urbanos o rurales de fácil acceso e instalar cartelería con información para orientarse y saber con qué servicios cuenta el museo.
  2. Área de bienvenida. Los museos deben ofrecer y contar con ofrecer folletería con lectura fácil, macrotipo y braille, desarrollo de contenidos en Lengua de Señas Argentina (LSA) e información sobre servicios y programación del museo. Es importante recibir a todos los visitantes con material accesible en diversos formatos y dispositivos para ofrecer la misma información a todas las personas, considerando aquellas que tengan discapacidad visual, auditiva e intelectual. Este espacio de recepción tiene que contar con personal capacitado para recibir diversidad de visitantes.
  3. Acceso a todos los niveles - Circulación total: rampas y ascensores. Para acceder a un museo tenemos que facilitar el ingreso y circulación total y realizar las adecuaciones edilicias de cada espacio patrimonial para garantizar que todos puedan ingresar y circular. Derribar estas barreras físicas amplía el acceso a todas las personas y no solo a las usuarias de sillas de ruedas.
  4. Baños accesibles. El baño accesible es para que hagan uso de él todas las personas, hombres y mujeres sean o no usuarias de sillas de ruedas. El baño accesible puede incorporar el cambiador de bebés. Por ello, es importante que esté bien diseñado para toda esta universalidad de usos y señalizado correctamente.
  5. Mobiliario accesible: mostrador de ingreso y vitrinas. En el espacio de bienvenida los mostradores de ingreso del museo tienen que ser accesibles a todos los visitantes y contar con las alturas y medidas recomendadas, igual que el mobiliario de descanso y esparcimiento, contemplando el uso de todos los visitantes. Las vitrinas de exhibición tienen que tener en cuenta el acceso a lo expuesto y circulación en el espacio de personas usuarias de sillas de ruedas y de baja estatura.
  6. Dispositivos y tecnología. Existen diversas tecnologías y dispositivos que pueden estar disponibles para que diferentes públicos accedan al museo de forma remota y contar con la información necesaria para planificar su visita, bajando una aplicación o entrando a la web. Las audio guías y videos en LSA, los planos hápticos de las plantas de los museos, objetos 3D, maquetas que repliquen la arquitectura u objetos patrimoniales, señalética y contenido accesible sobre el museo y sus exhibiciones.

Desde el Ministerio ya se cuenta con una experiencia previa realizada para el Bicentenario de la Independencia entre la Dirección Nacional de Innovación Cultural de la Secretaría de Cultura y Creatividad y la Dirección Nacional de Museos. A partir de esta articulación, que aporta una visión innovadora en materia de inclusión de propuestas tecnológicas, se diseñaron en ese momento los dispositivos accesibles para la Casa Histórica de la Independencia. En esta nueva etapa, que significa el desarrollo de proyectos para los cinco Museos Nacionales, continuará el trabajo articulado y colaborativo entre los equipos de ambas direcciones.

*El proyecto de accesibilidad en museos, a partir de estos cambios y adaptaciones, responde a la necesidad de avanzar hacia una política de inclusión coherente, una forma de asegurar que las personas con discapacidad y los adultos mayores tengan las mismas oportunidades que el resto de la población. Está organizado por el Ministerio de Cultura de la Nación, a través de la Dirección Nacional de Museos (DNM), junto a la Comisión Nacional Asesora para la Integración de las Personas con Discapacidad – CONADIS, actual Agencia Nacional de Discapacidad. Por otra parte, y como punto de partida, es menester tener presente que gestionar y diseñar en esta dirección es una obligación legal: en 2008, la Argentina promulgó la Ley 26.378, y posteriormente, la Ley 27.044 en el 2014 que le otorga jerarquía constitucional a la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad.