13 frases de Margaret Atwood en su paso por la Biblioteca Nacional
13 frases de Margaret Atwood en su paso por la Biblioteca Nacional

13 frases de Margaret Atwood en su paso por la Biblioteca Nacional

Mujeres en la cultura
La escritora conversó con Alberto Manguel, ex director de la Biblioteca Nacional, sobre literatura, la lucha de las mujeres y su pasión por la lectura
Otros artículos que te pueden interesar
Mirá la conferencia de Margaret Atwood y Alberto Manguel completa
Escuchá el diálogo entre la escritora canadiense y el director de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno
  1. Cada novela es una historia de detectives, de una manera. Siempre hay una trama, una conspiración y descubrimientos por hacer.
  2. Mi consejo para jóvenes escritores es que no den toda la información al comienzo. Pero si escriben la historia de un asesinato, pongan el cuerpo adelante, para que la gente sepa que hay un cuerpo.
  3. Cuando estaba creciendo, en casa no teníamos televisión, ni radio, pero teníamos libros. Nuestra madre leía en voz alta y era una muy buena lectora.
  4. Escribí mi primera novela a los 7. Era sobre una hormiga. No fue una buena decisión, porque en la primera parte de su vida, una hormiga no hace nada.
  5. Mi plan de juventdud era ser escritora, mudarme a París, vivir en un altillo, fumar y escribir obras maestras mientras trabajaba de moza. Eso no pasó.
  6. En 1969, salió mi primera novela. Hice mi primera firma de libros en una tienda departamental, en la sección de ropa interior de hombres.
  7. Las mujeres no son ángeles. Hay muchas mujeres distintas. Pero ese no es un motivo para no darles sus derechos. A los hombres no se les pide que sean ángeles para dárselos.
  8. En El cuento de la criada no escribí nada que la gente no haya hecho ya en este planeta.
  9. La vestuarista de El cuento de la cirada se fijó en 50 tonalidades de rojo antes de hacer los uniformes de las criadas. Han pensado en todos los detalles.
  10. Nadie va a ver lo que escriban si ustedes no dejan que lo vean. No se sientan inhibidos. Escriban todos los días. No dejen de leer con intención, están educando su propio estilo y su gusto.
  11. Tuve que pelear para que no pongan flores en las portadas de mis libros. Piensan que sólo las mujeres leen ficción y que a las mujeres les gustan las flores.
  12. En las primeras cinco páginas, engánchenme, denme un acertijo que me dé ganas de seguir leyendo. Ese es mi consejo.
  13. Si los personajes femeninos no tienen fallas, nadie va a creer en ellos. Las mujeres también son personas y los personajes tienen que ser reales.