Ideas para transformar la cultura

En el Ministerio de Cultura de Argentina estamos convencidos del poder transformador de las ideas y queremos aprovechar la innovación cultural para desarrollar una cultura cada vez más participativa.

Vivimos en una época fascinante en la que el cambio es la única constante. Y es por medio de la innovación y la creatividad que podemos atravesar la incertidumbre para desarrollarnos plenamente. La cultura no es ajena a este desafío. La Argentina es un país con grandes instituciones culturales, la mayoría de ellas creadas hace años para dar cuenta de problemáticas que, en la actualidad, han cambiado por completo. Entonces, ¿qué políticas culturales deberíamos estar impulsando para resolver los problemas de hoy? ¿Qué herramientas tenemos que usar para que la cultura nos permita genuinamente construir ciudadanía?

La innovación nos permite encontrar soluciones nuevas a los problemas de siempre. La novedad de nuestra época es que los avances ya no se producen necesariamente puertas adentro de las organizaciones, sino más bien en la interacción de personas conectadas por intereses en común. Este fenómeno, conocido como “inteligencia colectiva”, habilita la posibilidad de una verdadera participación comunitaria en la transformación de nuestras instituciones culturales.

Un nuevo paradigma

Los emprendedores tienen también mucho para aportar a la gestión cultural en nuestro país. Ellos más que nadie están acostumbrados a experimentar, a avanzar de fracaso en fracaso hasta finalmente dar con las respuestas necesarias para alcanzar el resultado esperado. Por otro lado, la colaboración es la moneda de cambio de cualquier ecosistema emprendedor robusto, ya que la libre circulación de las ideas fortalece las redes y a quienes las integran.

Nuestros emprendedores culturales encarnan sin duda estos valores, particularmente la resiliencia, es decir, la capacidad para levantarse después de una caída, habiendo aprendido durante el proceso. Los emprendedores culturales hacen. Contra viento y marea, hacen. El país entero está atravesado por esta energía de creación cultural y creativa contemporánea. Artistas visuales correntinos, teatristas independientes tucumanos, diseñadores marplatenses, bailarines de General Roca, cineastas cordobeses… todos ellos comparten esa pasión por el hacer. Cada región, provincia y municipio de la Argentina aporta un rasgo distintivo al gran caldo en ebullición de nuestra identidad cultural. Esa identidad es el elemento central de la innovación cultural ya que, en el fondo, el desafío es siempre poder contar buenas historias. Lo mejor de nuestra cultura es la que se está desplegando ahora mismo. Pero si tenemos un futuro, es gracias a que tenemos un pasado.

Reinventando las políticas culturales

El Laboratorio de Innovación Cultural del Ministerio de Cultura nace para que todos tengamos un espacio que nos permita participar, encontrarnos y experimentar. Nos interesan más las preguntas que las respuestas, y buscamos aprovechar la energía transformadora de nuestros emprendedores culturales para ayudarnos a repensar la gestión cultural y creativa en Argentina. En los próximos meses iremos lanzando diferentes iniciativas desde nuestro Laboratorio: Festivales de ideas en todo el país; el Concurso de Innovación Cultural; y la red de empresas y ONGs amigas de la innovación cultural.

Somos conscientes de estar haciendo camino al andar, ya que hay muy pocas experiencias para tomar de referencia en el campo de la innovación aplicada a la cultura. Queremos construir una comunidad en toda la Argentina para que podamos juntos ir aprendiendo a lo largo del camino. Invitamos a todos a ser parte de esta aventura colaborativa.