Ya se conocen los 500 ganadores de las Becas Bicentenario a la Creación

17 de octubre de 2016

El Fondo Nacional de las Artes y el Ministerio de Cultura financiarán proyectos creativos con $50000; mirá la lista de seleccionados

El Ministerio de Cultura de la Nación y el Fondo Nacional de las Artes anunciaron los 500 ganadores de las Becas Bicentenario a la Creación, que financia proyectos creativos con $50.000. Podés ver la lista completa en www.fnartes.gob.ar.

Más de 5000 artistas de las 23 provincias argentinas presentaron sus propuestas en las disciplinas de arquitectura, artes visuales, diseño, patrimonio y artesanías, medios audiovisuales, música, letras, artes escénicas y de arte como motor de transformación social.

“500 proyectos artísticos y culturales van a poder llevarse adelante. El Estado apoyando a los creadores de todo el país para hacer realidad sus sueños y sus ideas es una de las mejores políticas culturales públicas. Lo hicimos juntos, el Fondo Nacional de las Artes y el Ministerio de Cultura de la Nación”, señaló el ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto.

“Estamos orgullosos no sólo del éxito de la convocatoria – récord para el organismo– sino también de su alcance federal”, aseguró la presidenta del FNA, Carolina Biquard. "La cantidad de proyectos artísticos que hemos recibido es una muestra del potencial creativo de los artistas argentinos".

Este año, el FNA puso en línea una nueva una plataforma digital, más dinámica y amigable, que permitió agilizar el proceso de presentación de solicitudes, especialmente en las provincias.

Originalmente, el Fondo había lanzado el concurso por 200 becas, pero dado el éxito de la convocatoria, el Ministerio de Cultura de la Nación decidió financiar otras 300 becas, con un aporte de 15 millones de pesos.   

Entre los ganadores se encuentran grupos y artistas reconocidos como Rubén Szuchmacher, Alberto Goldstein, Silvia Gurfein, Marcos López, Rolando Goldman, Guillo Espel, Andrés Gerszenzon, Anda Calabaza, María Negroni, Gustavo Nielsen, Albertina Carri y Cristian Pauls, entre otros. Y proyectos de distinta envergadura como el diseño de equipamiento urbano en el interior del país; un concierto de campanas en Tucumán; la creación de obras musicales en lengua mapuche; talleres de dibujos en escuelas rurales del país, o la transcripción en pentagrama de 100 canciones nacionales.

La selección estuvo a cargo de un jurado de especialistas en cada categoría, integrado por Raúl Flores, Fernando Farina y Valeria González, por Artes Visuales; Andrea Servera, Alejandro Tantanian y Inés Saavedra, por Artes Escéncias; Inés Fernández Moreno, Claudia Piñeyro y Martín Hadis, por Letras; Roger Koza, Violeta Bava y Celina Murga, por audiovisual; Mirtha Presas, Laura Weber y Alicia de Arteaga, por Patrimonio; Enrique Longuinotti, Juan Lo Bianco y Juan Cavallero, por Diseño; Alfredo Piro, Martín Liut y Pablo Kohan, por Música; Juan Fontana, Roberto Frangella y Alejandra Asua, por Arquitectura, y Gabriela Karasik, Silvia Bove y Daniela Gómez, por Arte y transformación social.

“Esta tarea representó un desafío no sólo porque debimos interpretar las propuestas de los postulantes, imaginar a dónde podían y querían llegar, sino también porque tuvimos que valorar tanto la búsqueda individual del participante como el aporte cultural que su proyecto le puede brindar al entorno”, relata Juan Fontana.

Las postulaciones podían se individuales o grupales. “Es de destacar la calidad de proyectos grupales, colectivos o colaborativos, a menudo con objetivos de relevancia social”, explica Valeria González, jurado de Artes Visuales, sobre el proceso de evaluación.

Una categoría nueva en las convocatorias del Fondo Nacional de las Artes fue la inclusión de proyectos que contemplaran el arte como motor de transformación social. Para Gabriela Karasik, “fue muy estimulante y conmovedor comprobar que en todo el territorio, en tan diferentes puntos, se están llevando adelante tantos proyectos que toman el arte como vehículo para la transformación”.

“Esta Beca Bicentenario es la oportunidad de abrir un diálogo entre artistas de todo el país, de paisajes tan diferentes pero atravesados por el mismo corazón. Con la certeza de que el arte nos pone entre las personas. En lo humano”, sintetiza Inés Saavedra sobre la esencia del concurso.