Vida y obra de un genio

11 de abril de 2016 Música

Quién fue Alberto Ginastera, uno de los más grandes músicos argentinos.

El 11 de abril de 1916 nace en el porteño barrio de Barracas, Alberto Evaristo Ginastera, un músico que para muchos cambió la forma de componer, absorbió diferentes técnicas musicales y es considerado hasta el día de hoy como un arriesgado vanguardista. Panambí fue su primera obra y la que lo llevó fronteras afuera, hasta que llegó Bomarzo, la opera que colocó su nombre en el plano internacional y que le valió, en 1967, la censura en manos del gobierno de Onganía, en un hito tristemente célebre para la cultura argentina.

No era un hombre sencillo, todo lo contrario: de carácter fuerte y muy crítico con el gobierno de turno, su enemistad con Perón fue uno de los motivos que originó su partida en 1945 hacia Estados Unidos, donde aplicó a la Beca Guggenheim. Regresa al país en 1947 y en 1949 funda el Conservatorio de Música y Arte Escénico de la Provincia de Buenos Aires. Luego se vuelve a ir del país a mediados de los 50, ya con su carrera internacional en pleno ascenso, y más tarde recalará en Ginebra, Suiza, donde muere el 25 de junio de 1983, unos años antes de que allí también muera Borges.

Su obra jamás perdió vigencia, y su visión lo llevó a experimentar, inclusive, el folklore argentino con influencias de Stravinsky, Bartok y Falla.

Tuvo tres períodos importantes que marcaron su obra: nacionalismo objetivo, nacionalismo subjetivo y neo expresionismo. Como docente, formó a un joven Astor Piazzolla que, a sus quince años, ya era bandoneonista de Aníbal Troilo.

Regresó a la Argentina ya consagrado y con deseos de potenciar proyectos pedagógicos y experimentales como el Conservatorio de Música y Arte Escénico de la Provincia de Buenos Aires, la Facultad de Artes y Ciencias Musicales de la UCA, y el Centro Latinoamericano de Altos Estudios Musicales del Instituto Di Tella.

Ginastera fue mucho más que un músico brillante, fue universal por muchas virtudes, entre las cuales estaba la capacidad de hacer dialogar los estilos y las músicas, sin perder el acento en el nacionalismo, su gran bandera.

A cien años de su nacimiento, el Ministerio de Cultura de la Nación quiere recordarlo rescatando su obra y su relación con las letras, las artes escénicas, las artes visuales y la música. El año Ginastera se vivirá en todo el país como una oportunidad única de descubrir y redescubrir al músico que logró comulgar lo tradicional con lo nuevo.