“Verano de emociones”: Chango Spasiuk en Las Grutas

18 de enero de 2015

El compositor misionero subió al escenario para cerrar una nueva jornada de la campaña organizada por Presidencia de la Nación.

Acordeón en mano, el Chango Spasiuk cerró anoche en el balneario rionegrino de Las Grutas una nueva jornada de “Verano de emociones”, la campaña de Presidencia de la Nación, coordinada por el Ministerio de Cultura junto con otras carteras del Gobierno nacional, que se realiza en distintos puntos del país.

Contra los pronósticos que anunciaban lluvias durante todo el día, la jornada del sábado en Las Grutas se presentó con un sol radiante. Con las playas colmadas, veraneantes y vecinos aprovecharon las bondades del clima hasta última hora de la tarde. Fue entonces cuando comenzaron las actividades y los espectáculos en la plaza del Boulevard Bresciano, entre la tercera y la cuarta bajada a la playa.

Pasadas las 18, subió al escenario la agrupación musical Circo Xiclo, con un espectáculo para toda la familia que incluye clown, malabares, cuerda, telas, acrobacia y globología.

En el predio, las actividades para los chicos eran tan interesantes como variadas. El Ministerio de Salud instaló una carpa donde se brindan talleres didácticos, y el Ministerio de Educación cuenta con su Aula Rodante “Malvinas Argentinas”, que ofrece proyecciones, espectáculos y narraciones en vivo. También se destacan las partidas simultáneas del programa Ajedrecear y los juegos de la kermesse educativa de Paka Paka, que organizó un taller de tejido wichi y otro de pintura para los pequeños.

Ya cuando empezaba a caer la noche, presentó su espectáculo de clown y circo el conjunto La Pipetuá, que hizo reír a grandes y chicos por igual.

El plato fuerte de la jornada llegó pasadas las 22.30, cuando subieron al escenario Chango Spasiuk y los músicos de su banda. “Estamos re contentos de estar aquí”, manifestó el compositor misionero. “Para nosotros es muy importante poder construir algo desde lo musical en este espacio. Espero que sean bienvenidos, en este lugar donde nosotros nos sentimos bienvenidos”.

El show arrancó con temas como “Chamamé crudo”, “Mejillas coloradas” y “Viejo caballo alazán”, que el público acompañó con palmas. Con algunas “polkas”, la intensidad del espectáculo fue creciendo, pero el acordeonista terminó de conquistar a la gente con el clásico del chamamé “Kilómetro 11”. Y para el final, hasta se dio el lujo de incluir en el repertorio una versión folklórica de “Libertango”, de Astor Piazzolla.

La gente se quedó con ganas de más, aunque para eso deberán esperar hasta este domingo, cuando se presente en el mismo escenario el grupo Kapanga. Pero esa es otra historia.