Valentín Demarco, uno de los ganadores de Ópera Prima, cuenta su obra

07 de septiembre de 2016 Arte

El video Men Art Work fue parte de una muestra colectiva en la Casa Nacional del Bicentenario

Valentín Demarco nació en 1986 en Olavarría y vive en el barrio porteño de Caballito. Se presentó a Ópera Prima con el video Men Art Work y fue uno de los seleccionados para participar de una muestra colectiva en la Casa Nacional del Bicentenario, junto a otros sesenta artistas, y para realizar una exhibición individual a fin de año en el Centro Cultural Conti. “La verdad que estoy súper contento con la experiencia. Me puse muy contento de como fue todo el cuidado, la preparación del equipo, y la muestra bien armada. La curaduría, que hagan un certamen completamente diferente y la adaptación que tuvo, que fue muy satisfactoria”, dice, desde su taller en Villa Crespo.

¿En qué basaste tu obra premiada, el video  “Men Art Work”? ¿De qué se trata?

Fue parte de una obra que fue presentada en el Museo Parlamentario, organismo de Cultura del Senado. Es una obra que surge a partir de pensar en la noción de trabajo en tres instancias: la actividad rural, el arte y la danza. Y surgió porque empecé a pensar un poco en relación al trabajo del artista, y de que ya venía pensando en el gaucho como estereotipo nacional. Tomé una canción de José Larralde, una figura muy importante del folclore argentino tradicional, llamada “Macho”, que es una loa al trabajador rural. Si bien es Larralde el que lo canta, y uno no lo asociaría con el romance, hay como una cosa de fascinación por el trabajador rural. Con eso en mente, intenté transformarlo, con un registro totalmente diferente. Como una versión mucho más pesada y en un género musical completamente diferente al original. El video es de una fiesta en el interior -en Corrientes- que encontré, una toma fija de todo el grupo bailando. Lo que hice fue alterarla mínimamente para convertirla en un videoclip. Esta idea de baile, arte, y trabajo, mezcladas. En relación al trabajo pensaba que el trabajador rural tiene como esa aura, como algo duro, que dignifica. Y el artista, ¿cuál es el trabajo del artista? Me interesa mezclar esas identidades, fundirlas un poco, a ver qué pasa.  Además. al final hay un audio de Perón hablando del estatuto del peón rural. Porque, por otro lado, me pareció como contrapartida el General, creando un marco legal mínimo para ese trabajador. Esa idea también la ponía en el contexto de repensar la figura de la Ley y preguntarme, justamente, ¿qué es una ley?

¿Cómo fue la recepción del público? ¿Te sorprendió alguna interpretación?

Algo interesante que pasó fue que una persona del público que participó de una visita guiada en la que se recorría la muestra, a partir de mi obra empezó a pensar en los modos que se produce en la agricultura hoy, grandes plantaciones o las semillas creadas por empresas. A partir del video empezó a linkear – hizo la conexión- y lo mencionó. Esas formas de explotación o subordinación de la producción, que yo no lo había pensado necesariamente desde el comienzo.

¿Cómo te estás preparando para la muestra individual?

Me estresa un poco, por la idea de poder estar a la altura. Tengo varias ideas, opciones, en las que vengo trabajando pero todavía nada definido. Todavía tengo que proponer y definir con el equipo del Centro Cultural Conti, por eso no puedo adelantar nada.