Se lanzó "Antes fue árbol", un programa de luthería nacional

15 de junio de 2015

La iniciativa tiene por objetivo acompañar y fortalecer el trabajo de los luthiers, entendiendo que su labor afianza la identidad cultural

El programa de luthería tradicional “Antes fue árbol”, implementado por el Ministerio de Cultura de la Nación, se presentó el domingo 14 de junio en el Museo Histórico Nacional del Cabildo y de la Revolución de Mayo, con una jornada de actividades para toda la familia, de la que participaron grandes artistas, como el guitarrista cubano Rafael de La Torre, la cantante de rock Celsa Mel Gowland y el folklorista jujeño Bruno Arias.

La iniciativa tiene por objetivo acompañar y fortalecer el trabajo de los luthiers, entendiendo que su labor afianza la identidad cultural, en especial, con la construcción de instrumentos autóctonos. Para ello, se propone debatir, en todo el país, conceptos que están incorporados en el anteproyecto de la Ley Federal de las Culturas, como la importancia de desarrollar una red de productores y la incorporación de estrategias, como el valor agregado por el diseño o la marca asociativa.

La presentación, encabezada por la coordinadora del programa, Andrea Llama, se llevó a cabo desde el mediodía en el patio histórico del Cabildo, donde se dispusieron múltiples stands de luthería de diferentes provincias, asociaciones de músicos, y una radio abierta. Sobre el escenario central, se desarrollaron entrevistas en vivo a diferentes artistas y luthiers, y se desplegó el taller “Hacelo Sonar”, que propone construir instrumentos reciclados para hacer música promoviendo la participación ciudadana.

De la Torre, fundador de la Nueva Trova, destacó la importancia de que “exista en este país hermoso un Ministerio de Cultura”. “Es fundamental que el Estado tenga un rol protagónico en la Cultura, que monitoree y organice este tipo de iniciativas. Es garantía de que, detrás de esto, van a seguir sucediendo cosas maravillosas para los argentinos y, sobre todo, para los trabajadores del arte y la cultura”.

La actividad fue apoyada por instituciones como la Cámara Argentina de Fabricantes de Instrumentos Musicales (Cafim); el Mercado de Artesanías Tradicionales de la República Argentina (Matra), dependiente del Ministerio de Cultura de la Nación; la Unión de Músicos Independientes (UMI); la Asociación Colectivo Música de Todos (ACMDTS) y la Asociación Argentina de Luthiers (AAL), además de músicos independientes.

Hernán “Cari” Alberto, miembro de la ACMDTS, analizó la situación del sector: “Con los años, la luthería se ha hecho cada vez más fuerte en el país. Esto se debe a cuestiones económicas, pero también, y sobre todo, a un cambio cultural que ha hecho que los músicos visibilizaran las alternativas artesanales y nacionales que existen, que no tienen nada que envidiarle a las grandes empresas”.

“El rol del Estado en este sentido es fundamental para apoyar esa apertura, brindar herramientas al mercado artesanal, y articular a los diferentes actores de la música y el arte para trabajar bien y con calidad”, concluyó Alberto.

Por su parte, Diego García Schmucler, coordinador del Programa Impulso Colectivo, a través del cual el Ministerio de Cultura apoya a productores, emprendedores y empresarios, manifestó: “El crecimiento de la cultura y el presupuesto invertido son resultado de una decisión política del Gobierno nacional”. “Desde la articulación con los ministerios que intentamos trabajar con los emprendedores y la industria cultural, tenemos en claro que esto no se produce solo, sino que hay que trabajarlo día a día para que llegue a todos los rincones del país”, agregó.

Llama, en tanto, sostuvo: “Desde el Ministerio, estamos muy orgullosos de trabajar en pos de la luthería, y, como gestores culturales, estamos contentos por la posibilidad de revalorizar este arte, que es parte de la industria nacional”.

La coordinadora del programa también detalló las acciones previstas y en curso: “Junto con el Ministerio de Trabajo, abriremos desde julio cursos de luthería en el Centro Cultural Néstor Kirchner y la Casa Central de la Cultura Popular, en la Villa 21 24, que se suman a los que ya se dictan en Parque Patricios (Ciudad de Buenos Aires), Vicente López (Provincia de Buenos Aires), Bariloche (Río Negro), y Cosquín (Córdoba)”.

Víctor Paz, hijo del famoso luthier de bombos legüeros Mario Paz, oriundo de Santiago del Estero, también participó de la jornada en el Museo del Cabildo. “Somos muy consientes de que si los conocimientos, no se transmiten, van a desaparecer. Hoy en día, en la Argentina hay solo ocho artesanos que hacen bombos legüeros y la mitad somos Paz”, comentó el heredero de la empresa familiar creada hace 40 años, quien realizó una demostración de instrumentos.

“Tenemos la bendición de llevar adelante este arte, pero al mismo tiempo la responsabilidad de evitar su desaparición -continuó Paz-. Gracias a este apoyo, lo que se construye es un sentido del trabajo colectivo fomentado por un Estado que ha revalorizado la cultura popular y garantizado el marco para desarrollarse”.

El cierre musical estuvo a cargo de Arias, cantante folklórico nacido en El Carmen, Jujuy, quien resaltó el rol y el trabajo del luthier, que realiza instrumentos a imagen y semejanza de lo que busca un artista. “Los músicos, a veces, perdemos de vista que un luthier tarda meses enteros o incluso años en construir un instrumento, buscando un sonido particular, una afinación, y hasta se encariña con él. Eso es invaluable”, consideró.