Se inauguró en San Pablo el segundo Monumento al Tango en el mundo

21 de septiembre de 2012

La actividad forma parte del programa Tango y Vino.

Como parte del programa Tango y Vino, una iniciativa conjunta de la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación y el Ministerio de Turismo, a través del Instituto Nacional de Promoción Turística (Inprotur), el jueves 20 de septiembre se inauguró en San Pablo, Brasil, el segundo Monumento al Tango fuera del país. La sede elegida para emplazar la obra fue la Explanada del Memorial de América Latina, un imponente complejo donde se ofrecen exposiciones sobre la cultura latinoamericana.

Participaron del acto la subsecretaria de Gestión Cultural, Marcela Cardillo; el secretario de Turismo de la Nación, Daniel Aguilera; los cónsules adjuntos de Argentina en San Pablo, Valdo Amadeo Palmai y Eliana Saissac; el músico y presidente del Comité Pro-Monumento al Tango, Rubén Reale; y el director de Actividades Culturales del Memorial de América Latina, Fernando Calvozo, entre otras autoridades de ambos países.

“Esta iniciativa, que hemos denominado Tango y Vino, surge de una acción conjunta de las áreas de Cultura y Turismo de la Nación. En esta segunda edición, el Estado, articulando sus distintos ministerios, reúne e impulsa dos de sus bastiones: la actividad cultural y la oferta de sus productos más excelsos”, explicó Cardillo.

Respecto del sentido de esta acción, que articula dos rasgos de la identidad argentina, la subsecretaria expresó: “El tango es la música que más nos define en el mundo; la calidad de nuestros vinos, también. La propuesta, entonces, es ofrecerlos al mundo, y despertar un genuino interés por nuestro país”.

“Lo que pretendemos con este programa es mostrar al mundo lo mejor que tenemos, y que esto invite a nuevos turistas a visitar la Argentina, sea por nuestra propuesta cultural, por nuestros increíbles paisajes o por la calidad de nuestros vinos”, resumió Cardillo.

La obra, realizada por los argentinos Alejandro Coria y Estela Trebino, alcanza los tres metros de altura y pesa dos toneladas. Otro ejemplar del monumento se inauguró meses atrás en Tarbes, Francia. Ambas piezas son réplicas de la obra emplazada en Puerto Madero en 2007.

“El monumento es una obra abstracta que expresa el espíritu del tango. Su forma y su desarrollo se extraen del alma del bandoneón, que sintetiza el ritmo, la armonía y el movimiento que lleva en sus genes este género: un sentimiento que se baila y se canta", relató Reale.

El cierre del acto estuvo a cargo de la cantante Lidia Borda, quien ofreció un show de tango junto con el bandoneonista Carlos Corrales y el guitarrista Hugo Rivas. “El choclo”, “Adiós, Nonino”, “Tanguera” y “Malena” fueron solo algunos de los temas ovacionados por el público. Los bailarines Teresita Sánchez Terraf y Nicolás Filipeli completaron el clima arrabalero en plena ciudad paulista.

“Llevar el tango por el mundo es intenso y particular: es ir con el lenguaje propio, con algo para decir, porque implica un gran desafío encontrarse con lenguajes nuevos y distintos. La interpretación del tango trasciende el idioma porque muestra un sentimiento, una emoción, y eso traspasa cualquier barrera”, confesó Borda.