Razones para conocer el Bazofi

20 de abril de 2016 Cine

Festival paralelo al BAFICI, sembró fanáticos y alimentó su propio mito. Se puede asistir hasta el 24 de abril en la ENERC.

Así como los premios Oscar tienen su contracara en los Golden Raspberry —conocidos como los Razzies o Anti-Oscars que, en 1980, instauró el crítico estadounidense John Wilson para burlarse de la Academia de Hollywood—, el BAFICI cuenta (o carga) con un antagonista en simultáneo: el ya célebre BAZOFI.  

Creado en 2012 por Fernando Martín Peña (director artístico del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata y programador de MALBA Cine, además de historiador, coleccionista, investigador, crítico y docente, entre otras cosas) y Fabio Manes —con similar prontuario de prócer del celuloide—, desde su primera edición, el BAZOFI —que no es una sigla ni significa nada de antemano— se situó en el contracampo del BAFICI en muchos aspectos.


En aquel año, el Sindicato de Operadores Cinematográficos (SOC) alojó al autodenominado “Primer Festival de Rarezas de la Filmoteca”. En efecto, la Filmoteca —el programa de cine que, en 2006, Peña y Manes estrenaron en la TVP y que ahora tiene su versión “en vivo”, de viernes a domingo en el microcine de la ENERC—, fue y sigue siendo la usina de donde provienen las películas: esto es, el archivo personal de sus dos responsables.  


Desde su primera edición, el BAZOFI se promovió a través de las redes sociales y, desde allí, activó y robusteció un público de fidelidad comprobada. En aquella sesión inaugural, entre los tips redactados por Peña se especificaba: “BAZOFI POWER: Todo el material del BAZOFI se exhibe en fílmico y por lo tanto su textura es fotográfica y amable. Las imágenes que Ud. verá, sin excepción, existen en el mundo de las cosas concretas, están impresas en largas tiras de celuloide perforado y pasan a razón de veinticuatro cuadros por segundo por delante de un haz de luz maravillosa y una lente muy simpática, que se encargan de ampliarlas miles de veces sobre una pantalla hermosa y rectangular. Los veteranos operadores del SOC, últimos guardianes de los aparatos que producen estos efectos sorprendentes, estarán gustosos de mostrar al espectador escéptico la materialidad de lo que acaba de ver”.


Otro rasgo de identidad del BAZOFI es el de concebir el cine como un entretenimiento popular que, no obstante, inscribe sus producciones en tradiciones históricas y nacionales que las determinan. Sin embargo, lejos de aplicar una concepción historicista o académica, Peña (y hasta su muerte, en 2014, también Manes) se ocupa de diseñar programas rompiendo la mera cronología, para rastrear singularidades de la cultura del siglo XX que quedaron impresas en el fílmico.


Desde hace varias ediciones, el BAZOFI estableció su sede en la ENERC (Escuela de Cine del INCAA, en la que Fernando Peña es instructor en la materia Historia del cine I, II y III). La entrada es libre y gratuita, y la programación solo apta para mayores de 18 años. Este año, en el muro de Facebook, el “¡BAZOFI NON GRATO!” señala: “En una simpática ceremonia que se caracterizó por no ofender gratuitamente a nadie, las autoridades del Evento Cinéfilo del Siglo —Fabio Manes y Fernando Martín Peña— presentaron a la prensa la programación de esta nueva edición del evento. La voz de Manes sonó fuerte y clara desde una coqueta urna de madera, mientras que a Peña se lo vio un poco más animado que en su foto de perfil”.


Las funciones arrancaron el jueves 14 y concluirán el domingo 24. Entre los títulos que se anuncian, vale la pena agendar algunos y, sobre todo, detenerse en sus reseñas:

 

  • Party Day: Fiesta salvaje (The Wild Party, EUA-1929) de Dorothy Arzner, “un film pre feminista, pre code y pre corpiño” (miércoles 20/4 a las 21).

 

  • Foco - Films con animales en el título: Una mariposa sobre el hombro (Un papillon sur l’epaule, Francia-1978) de Jacques Deray, “algunos dicen que si Buñuel hubiera filmado un policial, sería más como menos como este film” (jueves 21/4 a las 23.30).

 

  • Sección: Es lo que hay: Rescaten al Titanic (SOS – Titanic, Gran Bretaña-1979) de Billy Hale, “la versión menos conocida del desastre más exitoso”.


Consultá la programación completa en: www.enerc.gov.ar


Texto: María Iribarren

Fotos: Gentileza ENERC