Puesta en valor del Museo Arqueológico Ambato, en Córdoba

30 de octubre de 2015

La ministra de Cultura de la Nación dialogó con la Presidenta por videoconferencia para inaugurar las obras de restauración del espacio

La presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, inauguró el jueves 29 de octubre por teleconferencia desde la Casa Rosada las obras de restauración y puesta en valor del Museo Arqueológico Argentino Ambato, ubicado en La Falda, Córdoba.

La ministra de Cultura de la Nación, Teresa Parodi, dialogó desde el museo con la presidenta y sostuvo: “Las 16 salas maravillosas del edificio están recuperadas en su totalidad”. Allí se conservan más de 500 piezas de arte precolombino, de un valor incalculable, algunas de las cuales datan de 500 años después de Cristo.

Los trabajos de restauración demandaron al Estado Nacional una inversión de cinco millones de pesos.

Las obras, impulsadas por los ministerios de Cultura y de Planificación Federal, junto con la Asociación de Amigos del Museo, incluyeron la reestructuración de la cubierta de techos; la remodelación de los parámetros internos; revoques, pintura, carpintería y restauración de la escalera principal y de servicio; y la reparación de los pisos de madera conservados. La arquitectura original se mantuvo y se puso en valor.

Además, se realizaron nuevos sanitarios, y se dotó al edificio de sistemas de seguridad e iluminación de última tecnología.

La institución fue saqueada en 2008, cuando sufrió un robo millonario de piezas. “Este museo se había venido abajo, y toda la colección entró en estado de indefensión. Los vecinos, entonces, se autoconvocaron para defender este patrimonio cultural tan importante”, explicó Parodi desde la sede del Museo Ambato.

“Apelaron al Estado en distintas formas –agregó la ministra–; se trabajó sin descanso con expertos para presentar las condiciones museográficas”. Es emocionante ver la alegría, el entusiasmo y la pasión con que defienden este extraordinario patrimonio de nuestro país”.

En 2013, tras recibir a los miembros de la Asociación de Amigos, la Presidenta ordenó que el Gobierno Nacional interviniera en solidaridad con su lucha por recuperar este espacio.

“Estamos rodeados de belleza, pero el museo todavía no está abierto a la comunidad. Nos falta un tramo institucional que es un convenio entre el Ministerio de Cultura, la Municipalidad de La Falda y la Asociación de Amigos del museo”, aclaró la ministra.

"Hagamos el convenio tripartito, y que esta maravillosa muestra esté abierta para los 40 millones de argentinos", propuso Fernández de Kirchner.

Acompañaron a Parodi en el acto realizado en la ciudad cordobesa la directora nacional de Patrimonio y Museos, Araceli Bellotta; el subsecretario de Promoción de Derechos Culturales y Participación Popular, Emiliano Gareca; el jefe de Asesores de la Secretaría de Políticas Socioculturales, Mariano Vertone; la presidenta de la Asociación Amigos del Museo Ambato, María Elena Flores; el miembro y abogado de la Asociación, Eduardo Garbino; y otros integrantes del colectivo.

La casa que alberga el Museo fue construida por Guillermo Valdés en 1930 como residencia de verano. Con el correr el tiempo, funcionó como hotel, escuelas y monasterio, hasta que en 1987 se constituyó como un lugar donde conservar y exhibir la colección de piezas de la cultura aguada reunida por Aroldo Rosso.

Sin embargo, tanto las piezas arqueológicas como la casa sufrieron deterioros y hasta arrebatos.

En 1998, el municipio de La Falda decidió el traslado irresponsable de las piezas al Hotel Edén, un hostal cercano, y cedieron el uso del inmueble violando las ordenanzas que lo destinaban solo al fin museológico.

El trabajo de los vecinos autoconvocados desde 2002, sumado a la Ley Nacional 25.743 de Protección del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico, sancionada en 2003 durante la presidencia de Néstor Kirchner, impulsaron la puesta en valor.

Córdoba es la única provincia del territorio argentino que no ha adherido a la referida ley.