Participación popular y militancia social

15 de septiembre de 2012

La mesa de debate se desarrolló en el marco del IV Congreso Iberoamericano de Cultura.

El jueves 15 de septiembre, la senadora uruguaya e integrante del Movimiento de Participación Popular (MPP) del Frente Amplio, Lucía Topolansky Saavedra, y la directora ejecutiva de Radio Nacional Argentina, María Seoane, compartieron el diálogo “Participación popular y militancia social”, como parte del IV Congreso Iberoamericano de Cultura.

Al tomar la palabra, Seoane repasó los momentos más destacados de la vida de la senadora uruguaya. Contó que comenzó a militar haciendo trabajo social, a través de la Parroquia Universitaria, un organismo orientado por sacerdotes alineados con la Teología de la Liberación.

“Llegó un momento en que el trabajo social no bastó, y había que pasar a los cambios políticos”, intervino Topolansky. Por ese motivo, se incorporó al Movimiento de Liberación Nacional, para denunciar irregularidades. “La población estaba perdiendo todo su componente nacional, y lo originario había sido barrido del mapa”, agregó.

“Siempre nos enseñaron que la aymara, quechua y guaraní eran culturas marginales, estábamos lejos de su mundo, y muchas veces, olvidamos que son hermanos nuestros. Pasar al primer plano los valores autóctonos de América Latina era una tarea difícil”, comentó Topolansky ampliando las motivaciones por las cuales decidió cruzar a la militancia política. Y añadió: “Teníamos culturas extraordinarias, pero no las estábamos mirando”.

Producto de sus denuncias y actividades en torno a la lucha social, en 1969 Topolansky pasó a la clandestinidad. Fue detenida dos veces y liberada en 1985. Posteriormente, se incorporó a la militancia activa en el Frente Amplio.

Ambas disertantes estuvieron de acuerdo en torno a la importancia de la participación popular en la cultura: “Debemos ser actores principales del hecho cultural, sin ponerle condiciones a la creación, pero, a su vez, teniendo presente que la libertad supone responsabilidad. Un intento de integrar nuestras culturas preservando nuestra diversidad es la UNASUR, que no nos fue impuesta, sino que fue un iniciativa de los pueblos latinoamericanos”.

Para concluir, la funcionaria uruguaya reflexionó sobre la importancia de reconocernos y actuar mancomunadamente: “Solos no vamos a ningún lado. El ser humano debe estar organizado y vivir en comunidad; cuando entendemos eso, podemos comenzar a construir y tener metas compartidas”.