Parodi y Sileoni firmaron un convenio para fortalecer los museos universitarios

04 de noviembre de 2015

A través del acuerdo, los organismos nacionales se comprometen a consolidar políticas que promuevan el desarrollo de 107 instituciones

La ministra de Cultura de la Nación, Teresa Parodi; su par de Educación, Alberto Sileoni; y el secretario de Políticas Universitarias, Aldo Caballero, sellaron el miércoles 4 de noviembre un convenio de colaboración para el fortalecimiento integral de los 107 museos dependientes de las 29 universidades públicas de todo el país.

“Celebro este paso que estamos dando. En este acuerdo, celebramos también la presencia de un Estado comprometido, plural, colectivo, que está atento al pueblo y amplifica su voz”, expresó Parodi durante la firma, realizada en el Palacio Sarmiento, sede de la cartera educativa nacional.

“La figura del museo ha cambiado en el mundo. Hoy, es un lugar que llama a la comunidad y a la participación. Es muy hermosa y extensa la tarea de recuperación que se puede hacer en los museos. Vamos a trasladar la experiencia que venimos realizando en organismos nacionales a los museos universitarios. Es imprescindible que caminemos gran parte de los senderos juntos: la cultura y la educación van hacia el mismo lugar”, agregó la ministra.

Sileoni, por su parte, sostuvo: “Hemos aprendido de las lógicas del Ministerio de Cultura. En este caso, realizarán una importante tarea, con un acompañamiento profesional a los museos, para valorizar y visibilizar al máximo su patrimonio”.

El funcionario de Educación también afirmó que la iniciativa "se enmarca en una política muy ambiciosa de este Gobierno en materia de cultura y educación, que ha generado 17 nuevas universidades y ha elevado el presupuesto de 1800 millones de pesos en 2003 a más de 40.000 millones en la actualidad en el sector, que, además, registró un crecimiento de 1.400.000 a 1.900.000 estudiantes”.

Según establece este convenio marco, los organismos nacionales –a través de la Secretaría de Políticas Universitarias y de la Secretaría de Gestión Cultural– se comprometen a consolidar políticas, procedimientos, prácticas y actividades que promuevan y fortalezcan el desarrollo conjunto de proyectos culturales vinculados a la preservación y la difusión del patrimonio cultural, mediante un esfuerzo articulado con la Dirección Nacional de Patrimonio y Museos, que brindará asesoramiento técnico.

En la primera etapa, el acuerdo contempla tres metas: elaborar un diagnóstico sobre el estado de situación de los museos universitarios del país, impulsar la visibilidad y divulgación de esas instituciones, y relevar e informatizar el inventario de los bienes patrimoniales culturales que custodian, de acuerdo con la normativa establecida por la Dirección Nacional de Patrimonio y Museos para su registro y accesibilidad pública.

Durante el acto, Caballero destacó el trabajo realizado desde la cartera que lidera Sileoni “para que la educación en todos sus niveles sea un bien social y un derecho humano”, y precisó: “La importancia de la universidad no se limita al derecho de los ciudadanos a acceder a un título superior. Este convenio genera una apertura en el acceso al conocimiento, que incluye lo académico y lo cultural, e implica un avance en popularizar las universidades y convertirlas en espacios generadores de riquezas en todas las dimensiones”. “Las universidades pueden ser autónomas de muchas cosas, menos de las necesidades de su pueblo”, concluyó el secretario de Políticas Universitarias.

También participaron del acto el secretario de Gestión Cultural, Jorge Eduardo Espiñeira; la directora nacional de Patrimonio y Museos, Araceli Bellotta; y la jefa de Gabinete del Ministerio de Cultura, Verónica Fiorito.

Los museos universitarios son instituciones que funcionan como museos, en tanto gestionan patrimonio cultural, y, a la vez, se desenvuelven en estrecha interrelación con las distintas disciplinas científicas y con las actividades de investigación, docencia y extensión universitaria.

Además, estos espacios se caracterizan por su gran heterogeneidad respecto del grado de desarrollo, institucionalización y profesionalización de sus equipos técnicos, y funciones de cuidado, difusión y preservación de los bienes culturales a su cargo.