Parodi inauguró cuatro nuevas salas en el Museo Histórico Nacional

15 de octubre de 2014

Los espacios reúnen objetos coloniales, de la época revolucionaria y elementos vinculados a la vida porteña en 1810.

La ministra de Cultura de la Nación, Teresa Parodi, inauguró el 14 de octubre cuatro nuevas salas permanentes de exposición en el Museo Histórico Nacional, dedicadas a los siguientes temas: Orden colonial, Tiempos revolucionarios, Asambleas constituyentes y Sociedad porteña de 1810.

“Para mí, el Museo Histórico Nacional es un orgullo. Desde el primer día en que lo pisé como ministra, me impactaron las obras que se están realizando. Hay un trabajo orientado a mirar la historia de una manera diferente, incluyendo a los sectores que tradicionalmente han sido dejados afuera", expresó Parodi, quien estuvo acompañada por el secretario de Gestión Cultural, Sebastián Schonfeld, y la directora del museo, Araceli Bellotta.

Los espacios inaugurados exhiben objetos de valor histórico y cultural, que comprenden el período desde el Virreinato hasta la Independencia: la campana y la pila bautismal de las misiones jesuíticas, el tintero de plata de Mariano Moreno, el bastón de Santiago de Liniers, la tarja de Potosí, el sable de Manuel Belgrano, la bandera de Macha, la escribanía utilizada en Tucumán en la firma de la Independencia, el escudo de la Asamblea General Constituyente, el pianoforte de María Sánchez de Thompson con el que se interpretó el Himno Nacional por primera vez y el reloj de pie de Bernardino Rivadavia son solo algunos de ellos.

Bellotta, quien también es directora nacional de Patrimonio y Museos, sostuvo: “Seguiremos abriendo salas. Según nuestros cálculos, en 2015 terminaremos las obras y habremos cumplido en menos de dos años con nuestro objetivo de poner en valor el museo por completo".

Renovación integral
Estas nuevas salas continúan el proyecto museográfico integral iniciado en abril de 2013, que apunta a reflejar la diversidad de actores que participaron en la construcción de la Patria, incorporando al relato expositivo a sectores que fueron ignorados durante generaciones.

Hasta ese momento, solo existían tres salas en exposición y el 75 % de la superficie edilicia del museo estaba destinado a depósitos. Las colecciones se encontraban almacenadas sin criterio y expuestas al deterioro.

La primera inauguración fue la Sala de Pianos, a la que le siguió el ordenamiento de objetos por núcleos cronológicos en la Sala Tesoros y la organización de la muestra temporaria Tesoros de la Independencia. Luego se sumaron la primera sala permanente San Martín de puño y letra, junto con el San Martín Interactivo, el Patio de Cañones y el Espacio conmemorativo de efemérides en el hall de entrada.

En julio pasado, se añadieron la Sala Interactiva, con juegos y videos didácticos para niños, y las Reservas Visitables, que permiten disponer de espacios de exposición y, a la vez, optimizan la conservación del patrimonio.