Orozco, Rivera, Siqueiros, en el Bellas Artes

28 de abril de 2016 Arte

El 3 de mayo se inauguran “La exposición pendiente”, con obras de los muralistas mexicanos, y “La conexión sur”, de arte argentino.

Por Bettina Barbieri

Por primera vez en la Argentina, se presenta en el Museo Nacional de Bellas Artes una exhibición de los maestros mexicanos José Clemente Orozco, Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros, integrada por obras provenientes del Museo de Arte Carrillo Gil, de la Ciudad de México, uno de los acervos públicos más importantes de Latinoamérica.

La muestra, que podrá visitarse del 3 de mayo al 7 de agosto, se organiza en dos grandes núcleos: “La exposición pendiente”, del curador del Museo de Arte Carrillo Gil, Carlos Palacios, y “La conexión sur”, a cargo de la curadora independiente Cristina Rossi.

El primer recorrido reúne 76 obras que formaron parte de “Orozco, Rivera y Siqueiros. Pintura mexicana”, la exposición que debió haberse inaugurado en Santiago de Chile el 13 de septiembre de 1973, pero fue cancelada, dos días antes de la apertura al público, en medio de la convulsión provocada por el golpe militar de Augusto Pinochet que derrocó a Salvador Allende.

Luego de varios intentos por concretar la muestra en Chile, finalmente, se presentó en el Museo Nacional de Bellas Artes de Santiago entre noviembre de 2015 y febrero de 2016, y ahora llega a la Argentina, donde la puesta propone diferentes interpretaciones sobre el retrato, los horrores de la guerra, la mirada social y las experiencias muralistas.

"La conexión sur", en tanto, cuenta los intercambios que tejieron los tres muralistas mexicanos con los artistas argentinos. Se incluyen aquí pinturas, dibujos, esculturas, grabados, bocetos y documentación de acciones realizados por Antonio Berni, Carlos Alonso, Lino Enea Spilimbergo, Juan Carlos Romero, Diana Dowek, Juan Carlos Distéfano, Demetrio Urruchúa y Juan Carlos Castagnino, entre otros.

Las obras abordan las coincidencias y divergencias en las interpretaciones frente a la realidad de los años 30 y 40, y también la simbolización de los conflictos de los años 60 y 70.

“Esta muestra posee un significado que trasciende largamente el ámbito de las artes, pues algo de reparación, de justicia histórica, tiene el hecho de poder asistir al despliegue del más alto imaginario pictórico de México a cuatro décadas de la interdicción de su versión original por parte de la dictadura de Pinochet”, sostiene Andrés Duprat, director del Museo Nacional de Bellas Artes. “Presentarla hoy en nuestro país nos permite interrogar esas poderosas visiones bajo la pregunta por el devenir de las artes y de los pueblos latinoamericanos en un nuevo contexto histórico de cara al siglo XXI”, completa.

“Orozco, Rivera, Siqueiros. La exposición pendiente y La conexión sur” puede visitarse de martes a viernes, de 11.30 a 19.30, y el fin de semana, de 9.30 a 19.30. Visitas guiadas: de viernes a domingo, a las 18; y charlas didácticas breves, de martes a domingo, a las 15, 16 y 17.