“Ningún arte ha muerto”

13 de abril de 2013

Fernando Trueba dialogó con Axel Kuschevatzky en el MICA 2013.

El director, guionista y productor cinematográfico español Fernando Trueba conversó con un amplio público acerca de su carrera y el mundo del cine durante la segunda jornada de actividades del Mercado de Industrias Culturales Argentinas (MICA) 2013, que organiza la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación en Tecnópolis.

La entrevista pública, conducida por el crítico de cine, guionista y productor Axel Kuschevatzky, navegó por los inicios de la carrera del madrileño y recorrió cronológicamente la elaboración de cada una de sus películas, indagando, a su vez, sobre sus influencias artísticas y cinematográficas, su rol como espectador, la relación con la industria del cine y con los actores y directores que han pasado por su vida, como amigos, compañeros de filmaciones y maestros.

En su segunda visita al MICA (participó de la primera edición, que se llevó a cabo en 2011), Trueba explicó su proceso creativo: “Cada vez que se me ocurre una idea, la anoto y la dejo ahí, en mi cabeza. A medida que pasa el tiempo, y se me van ocurriendo otras, se van sumando, pero me gusta dejarlas evolucionar y esperar a ver si crecen, porque siempre hay alguna que acaba tomando más importancia que las otras, que se abre camino ‘a codazos’. Ya cuando la idea se desarrolla, de alguna manera te obliga a que la realices. Es importante que, dentro de mi cabeza, la película vaya creciendo sola, ocupe un espacio cada vez mayor, la vea clara y tenga un deseo grande de hacerla. Si no, no le veo sentido a encarar un proyecto”. Y agregó: “No me gusta imponerme nada a la hora de plasmar estas ideas. Pienso cuál es la historia que quiero contar y busco la forma correcta de abordarla, ya sea a través del documental, la animación, la ficción”.

Consultado sobre la relación del director con los actores y su modo de realizar este trabajo, sostuvo: “La dirección de actores empieza al escribir un personaje. Si el personaje está bien construido y los diálogos bien escritos, ya están puestas las primeras piezas. Luego, es fundamental elegir bien al actor y realizar un buen montaje. Y por último, empieza la dirección de actores propiamente dicha, durante el rodaje, que puede tener muchísimos matices. Algo que no puede haber es un seguimiento a rajatabla de un método o una escuela: no podemos hablarle de la misma manera a distintas personas”.

Además, reflexionó y aconsejó a los futuros realizadores: “A veces tienes que sacrificar muchas cosas para hacer la película que quieres, como tú quieres. Hay que negociar siempre en la vida, porque, además, es sano escuchar a los demás, pero no hay que bajarse los pantalones, salvo para hacer algo que merezca la pena”.

Sobre el final de la charla, el público pudo hacer preguntas, entre las que apareció aquella que indagó sobre el pasado de artista pictórico de Trueba. El director afirmó que, desde hace muchos años, no dedica su tiempo a este arte, pero admitió encontrar influencia de aquella época en su obra. “Soy especialmente obsesivo con la composición de las películas, del contenido de cada cuadro. Me ha quedado algo de cuando pintaba. Además, con mi último trabajo, El artista y la modelo, es la vez que más me he acercado a ese universo desde mi cine”. Sobre el film, aún no estrenado en la Argentina y por el que ganó la Concha de Plata al mejor director en el Festival de San Sebastián, contó: “Es en blanco y negro que, al contrario de lo que se cree, es un formato que no se ha ido nunca, que siempre está ahí a pesar de la negativa de los programas de televisión por incluir este tipo de realizaciones en las grillas”. Teorizando sobre el arte, amplió: “Trata sobre lo que considero la unidad básica de cualquier práctica artística: la importancia de que el arte sea construido sobre un cimiento artesanal, que es un oficio y una técnica”.

Acerca de las discusiones contemporáneas sobre el arte, Trueba agregó: “Tengo la sensación de que, sobre la segunda mitad del siglo XX, surge la necesidad de ‘inventar’ una nueva vanguardia en el arte. Y esta especie de carrera sin fin llevó a que la gente que se preocupaba por el arte hablara de su superación, porque realmente veían un callejón sin salida, y de alguna manera estaban en él”. Contundente, concluyó su análisis: “Hoy, que podemos mirar con una cierta perspectiva, vemos que no hay callejón sin salida, ningún arte ha muerto, lo que se muere es la gente”.

Las películas del artista madrileño recorren un amplio universo narrativo: la ficción y el documental, la historia dramática y la comedia, la temática social e intimista. “Su arco narrativo personal es fascinante”, describió Kuschevatzky. Entre sus realizaciones más destacadas, figuran El sueño del mono loco (1989), Belle Époque (1992), La niña de tus ojos (1998), el multipremiado documental Calle 54 (2000), El baile de la victoria (2009) y el film de animación Chico & Rita (2010).

Sobre el MICA

Organizado por la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación, el Mercado de Industrias Culturales Argentinas es el primer espacio en el país que concentra, en un mismo lugar, las diferentes actividades de las industrias culturales (artes escénicas, audiovisual, diseño, editorial, música y videojuegos), con el objeto de generar negocios, intercambiar información y presentar su producción a los principales referentes de todo el mundo, para fortalecer el mercado interno y posicionar el sector.

Transporte gratuito

Durante los días de realización del Mercado de Industrias Culturales Argentinas, entre las 11 y las 19, cada media hora, habrá micros gratuitos para trasladarse al predio de Tecnópolis. La parada es en Plaza Italia, por Av. Sarmiento, frente a La Rural.