Néstor Kirchner

26 de octubre de 2014

Palabras de la ministra de Cultura de la Nación, Teresa Parodi, al cumplirse el cuarto aniversario de la muerte de Néstor Kirchner.

Nestor Kirchner es, sin dudas, un hombre llamado a quedarse en nuestra historia y la de Latinoamérica para siempre.

¿Cómo podríamos pensar el país que hoy tenemos, con inclusión, con igualdad, con derechos, con justicia, con esperanza, sin su paso por la presidencia de nuestra Nación?

¿Cómo podríamos haber recuperado el Estado en su rol reparador de desigualdades sin sus políticas decisivas?

Son otras las páginas que como pueblo escribimos desde aquel 25 de mayo del año 2003 en que con sencillez y alegría nos propuso un sueño.

Un sueño que nos incluía y abría las puertas a un cambio profundo y definitivo.

Un sueño en donde nuestra diversidad de voces sería visibilizada y respetada.

Un sueño en donde nuestra soberanía no negociaría su derecho a la libertad.

El modelo de país que nos proponía con ese sueño era político, económico y cultural y él sabía que por todo eso era irreversible.

Nos llamó a la construcción colectiva y nos dio las herramientas necesarias para esa construcción que no eran otra cosa que espacios para pensarnos, leyes para reafirmarnos, políticas para profundizar y sostener esta otra manera de mirar el mundo.

Y la justicia fue posible, y la educación se multiplicó y la cultura floreció potenciada. Y el libro y el cine y la música y, en suma, el arte en todas sus formas se fortalecieron y desarrollaron porque detrás había un concepto de Nación con todos y para todos que recuperábamos a cada paso.

Hoy se cumplen cuatro años de su ausencia pero los hombres como Néstor Kirchner por sus obras, por sus convicciones, por su entrega, por su militancia irreductible a favor de las causas del pueblo, no mueren, nacen para siempre.

Lo confirmará la historia.

Teresa Parodi, Ministra de Cultura de la Nación