Música por la integración

23 de noviembre de 2014

La Banda Sinfónica y el Coro Polifónico de Ciegos se unieron a la orquesta juvenil “Ricardo Carpani” en un concierto gratuito en la UNSAM.

“Siempre es bueno reunirnos para hacer música, y que la excusa sea El Día de la Música es maravilloso”. Para José Luis Cladera, titular de la Banda Sinfónica Nacional de Ciegos “Pascual Grisolía”, la del 22 de noviembre no fue una velada más: en un escenario montado en la Universidad Nacional de San Martín y con entrada gratuita, sus dirigidos se sumaron a los integrantes del Coro Polifónico Nacional de Ciegos para interpretar, todos juntos, la “Misa criolla”, de Ariel Ramírez. “Un encuentro entre organismos hermanos”, definió Cladera, también director del concierto.

Lo primero que el público disfrutó fue el sonido de Latinoamérica en su diversidad y riqueza, de la mano de la Orquesta “Ricardo Carpani”, que integran chicos y adolescentes del Barrio Rojas, de Tigre.

La “Chacarera de las piedras”, de Don Ata, un gato de Raúl Carnota, el candombe uruguayo “Casi un milongón”, un baión desde el Brasil, el “Lamento borincano” puertorriqueño y la cumbia “El año viejo”, de Crescencio Salcedo, son algunas de las ocho piezas del repertorio elegido por esta orquesta, formada hace casi tres años e integrante del Programa Social “Andrés Chazarreta” de Instrumentos Latinoamericanos, que impulsa el Ministerio de Cultura de la Nación.

“Estar arriba del escenario y mostrar lo que hacemos está bueno. La música en mi vida es una de las cosas más importantes”, definió Marcos, joven miembro de la agrupación, cuando su acordeón, los tambores batá, las congas, los cajones y los bombos legüeros dejaron de sonar.

“Para todos los docentes es un sueño poder hace música latinoamericana con estos chicos que tocan bárbaro. Es un halago estar aquí”, expresó orgulloso Federico Vázquez, maestro de charango de la orquesta Ricardo Carpani, y agregó: “Es muy valorable que el Ministerio de Cultura nos invite a participar de encuentros como este. La música que hacemos suena bien”.

El concierto continuó con la presentación del Coro Polifónico Nacional de Ciegos, que cantó “una obra contemporánea que solo dice ‘Aleluya’ en todas sus expresiones”, contó el director de la agrupación, Osvaldo Manzanelli.

La banda siguió tocando después. “El concertino me expresó que está feliz por celebrar el Día de la Música de esta manera. Un ciego canta y toca de memoria, y es compleja la integración con otros organismos musicales. Este concierto es un disparador del encuentro”, valoró Cladera.

Todo cerró con la inigualable “Misa criolla”, que unió al sonido imponente de la orquesta sinfónica y el coro polifónico las voces en primer plano de los tenores Julio Arce y Serio Cavallo.

Fue el cierre de la Semana de la Música, pero el comienzo de la Semana de Integración, que promete actividades artísticas con vistas al 3 de diciembre, Día Internacional de las Personas con Discapacidad.