Mélenchon y Laclau cerraron la 3.º edición de "Debates y Combates" en Tecnópolis

13 de octubre de 2012

El ciclo finalizó el 12 de octubre, y contó con la participación de Jorge Coscia y destacados intelectuales de Argentina y del exterior.

SITIO WEB DEL CICLO  |  IMÁGENES  |  VIDEOS

El político francés Jean- Luc Mélenchon y el filósofo argentino Ernesto Laclau cerraron el viernes 12 de octubre la tercera edición de “Debates y Combates” en Tecnópolis, el ciclo de filosofía y política que, organizado por la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación, se realizó desde el jueves 11, con entrada libre y gratuita, bajo la consigna "Múltiples modernidades en un mundo multipolar".

Participaron en este ciclo el secretario de Cultura de la Presidencia de la Nación, Jorge Coscia; y destacados intelectuales de Argentina y del exterior: Ernesto Laclau (Argentina); Chantal Mouffe (Bélgica); Jean- Luc Mélenchon (Francia); Sonia Fleury (Brasil); Doreen Massey (Gran Bretaña); y Hugo Moldiz Mercado (Bolivia), entre otros. Asimismo, se contó con la presencia del secretario Legal y Técnico de la Presidencia de la Nación, Carlos Zannini; la subsecretaria de Gestión Cultural, Marcela Cardillo; y la asistencia de público de diversas universidades.

En su presentación, Jean- Luc Mélenchon manifestó: “Este es el momento para interesarse por el marco global. Términos como ‘mundialización’ o ‘globalización’ se utilizan para denominar el mismo fenómeno de mercantilización de todos los compartimientos de la actividad humana. Toda actividad humana, sea cual fuera y en donde tenga lugar, está ligada a la gran tela informática financiera que recubre el planeta formando el orden globalitario, estimulando un sólo tipo de comportamiento”.

El especialista francés también se refirió a la crisis actual que atraviesa Europa: “Hoy se requiere un nivel de cooperación internacional incompatible con la competición: esa toma de conciencia es la base de un nuevo humanismo, pero, para esto, el mundo debe politizarse. Para realizar su interés, la sociedad debe emanciparse de los intereses particulares. Esta emancipación coincide con la emancipación social de los dominados”.

Sobre el final de su exposición, Mélenchon valoró los procesos latinoamericanos y enfatizó: “El desafío político de nuestra época es alumbrar el camino a la luz de las experiencias democráticas concretas que provienen de América del Sur y que Europa debería seguir”. Y concluyó: “El futuro no es lo que va a ocurrir, sino lo que vamos a hacer”.

Por su parte, Ernesto Laclau aludió a los actuales desafíos en torno a la reconstrucción de la desintegrada sociedad civil: “A través de la politización de la acción de las masas se va constituyendo la voluntad para un cambio. Las voluntades se constituyen a través de una acción al interior de los procesos representativos”.

El teórico argentino también habló de la acción política y del nuevo papel del Estado en la región: “Si pensamos en los procesos latinoamericanos actuales, a la luz de la categoría de Estado Integral, muchos aspectos se verán con más claridad. Si vamos a pasar a nuevas formas políticas estatales, es necesario destacar que la eliminación de la clase política presente no lleva a la extinción de la política como tal”.

En la misma línea, aseguró: “En ciertos movimientos sociales actuales, se ve que el momento de la transferencia de esa movilización a un proceso de transformación del Estado no existe. En la medida en que no existe, conlleva a la disolución de estos grupos. Es necesario capitalizar la voluntad colectiva nueva, que se va formando, a través de instituciones políticas”.

Laclau comparó Latinoamérica con Europa y sugirió que se precisa “tener una sociedad civil más politizada”, pero, al mismo tiempo, “un Estado mucho más sensible a las demandas de la sociedad”. Y concluyó: “es mi deseo que las sociedades europeas empiecen a latinoamericarse para afrontar los procesos de cambio”.

En la tercera edición de “Debates y Combates”, se propuso comprender la reconfiguración de las democracias latinoamericanas, atravesadas por el escenario de post- crisis mundial, desde un enfoque multidisciplinario. Así, este encuentro internacional dio cuenta de las múltiples prácticas y experiencias implementadas en la región en respuesta a la crisis mundial y, en ese sentido, abrió el debate sobre los recorridos históricos de la modernidad, que ya no puede considerarse única, universal y monológica.