Martín Churba y Vicki Otero diseñaron ponchos y guardapolvos para el Bicentenario

12 de julio de 2016 Diseño

Fueron los creadores de las prendas que usaron los alumnos de colegios tucumanos en los festejos; así fue su proceso creativo

Es una de las fotos icónicas de los festejos por los doscientos años de la independencia: el cielo está lleno de papelitos celestes y blancos, que caen al suelo arrojados por los alumnos de colegios tucumanos que participaron del desfile del 9 de julio en la capital de esa provincia.
Los chicos están vestidos con ponchos y guardapolvos con los colores de la bandera argentina. Son prendas únicas: los guardapolvos fueron creados por Martín Churba –diseñador textil y director creativo de la marca argentina Tramando– y por Sastre, el estudio de la diseñadora Vicki Otero.
 
 
"El guardapolvo es una pieza que yo trabajo desde hace ya 13 años. Lo tomo como un ícono que habla de la comunidad social que conformamos y de cómo la prenda se vuelve tan fuerte respecto de esa comunidad. El guardapolvo es una prenda que te permite vestirte igual a todos pero, a la vez, conservar tu propia identidad. Siempre estuvo vinculado a proyectos sociales de confección, pero en este caso tuvimos que gestionarlo de otra manera por falta de tiempo. Igualmente, son todos únicos, cada uno tiene su propia impronta y tienen un diseño de una escarapela doble, aludiendo al Bicentenario, que es una pieza de Tramando incorporada al guardapolvo", explica Churba sobre los conceptos que usó para crear las 200 piezas que estuvieron presentes en el desfile.
 
 
"Me llamaron y me pidieron que piense una idea vistosa para vestir a 300 adolescentes y a mí se me ocurrió hacer ponchos, porque era acorde a lo que queríamos contar. Y como lo colores de la bandera están inspirados en el cielo, se me ocurrió hacer ponchos con cielos: cielos celestes, cielos nublados, representados con ponchos blancos, y cielos nublados con sol", dice sobre cómo trabajaron en su estudio.