Los 90 años de Vitillo Ábalos, una fiesta para todo el país

09 de mayo de 2012

El homenaje al reconocido artista fue transmitido a través del Plan Nacional Igualdad Cultural.

Con la participación de más de veinte artistas que entonaron sus canciones, la Secretaría de Cultura de la Nación organizó ayer por la noche el homenaje “90 años de Vitillo Ábalos” en el Teatro El Globo, de la Ciudad de Buenos Aires, donde los Hermanos Ábalos debutaron profesionalmente en 1939.

A través del Plan Nacional Igualdad Cultural, que llevan adelante la Secretaría de Cultura de la Nación y el Ministerio de Planificación Federal, este tributo en vida a Vitillo, uno de los recordados Hermanos Ábalos, se transmitió, simultáneamente y en vivo, en el teatro Altos Hornos Zapla (Palpalá, Jujuy), en el Espacio INCAA Km 2290 (Comandante Luis Piedra Buena, Santa Cruz), y en el resto del país, a través del canal 360 TV de TDA y del sitio www.igualdadcultural.gov.ar, vía la Red Federal de Cultura Digital. Igualdad Cultural concibe el acceso a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y a la cultura como un derecho fundamental de todos los habitantes de la Argentina, y propicia la igualdad de oportunidades en la producción, el disfrute de los bienes culturales y el acceso a las nuevas formas de comunicación.

El espectáculo que revivió la historia musical de uno de los más grandes artistas argentinos fue conducido por Marcelo Simón y Stella Maris Tovarich. Durante casi dos horas, subieron al escenario para interpretar canciones míticas de los Hermanos Ábalos —como “Agitando pañuelos”, “Zambita pa´enamorar”, “Nostalgias santiagueñas”, “Chacarera de los angelitos”, “Zamba de mi pago” y “Añoranzas”— los artistas Marián Farías Gómez, Juan Carlos Saravia, Suna Rocha, Hilda Herrera, Los Carabajales: Peteco, Musha, Kali, Walter, Blas, Cuti y Roberto; Mavi Díaz, Carlos Lastra, Franco Luciani, Alberto “Gringo” Bravo Zamora, Juan Manuel Gigena Ábalos, Nancy Ábalos, Robertito Ábalos, Quique Ponce, Hugo Jiménez, Jorge Gordillo, el Ballet Folklórico Municipal de Olavarría y el Ballet del Árez Transdepartamental de Folklore del IUNA.

Carlos Cafiero, director del Teatro El Globo, en pie desde 1870, y de la Asociación Biblioteca de Mujeres, dio la bienvenida y agradeció a Vitillo “por volver al teatro y ser una vez más uno de los protagonistas de nuestra historia”.

Ábalos subió al escenario muy emocionado y se dirigió al público y a los artistas invitados: “Es uno de los mejores regalos que me han hecho. Le agradezco a la Secretaría de Cultura de la Nación que, cuando se enteró de que cumplía 90 años, quiso realizarme este festejo. Han pasado 73 años desde aquel día que, en este mismo escenario, junto a mis hermanos Machingo, Adolfo, Roberto y Machaquito, debutamos el primer año que vivimos en Buenos Aires, y lo llamamos Patio provinciano. Nunca más había vuelto a este hermoso lugar. Cuando entré me temblaban las rodillas". Reflexionando sobre el arte popular argentino, aseveró: “Es una historia que merece ser difundida. Hay una materia que está ausente en la enseñanza nacional, la identidad argentina. Es necesario vacunar al habitante argentino de su cultura”.

Por su parte, el director Nacional de Artes, José Luis Castiñeira de Dios, llevó el saludo afectuoso del secretario de Cultura de la Nación, Jorge Coscia, y acentuó: “Vitillo es una de las memorias vivas de nuestra cultura argentina y un representante neto de la criolleidad. Ha emprendido a lo largo de su vida la defensa de la transmisión de las costumbres criollas y, por eso, es una figura tan importante para nuestro país”.

En charla con algunos de los artistas que homenajearon a Vitillo, Peteco Carabajal dijo: “Como santiagueño, me siento orgulloso de poder compartir un festejo que está dirigido a reconocer la vida y la obra de un cultor del arte popular, con una historia familiar quizás de las más importantes que tenga la música argentina. Me parece muy merecido reconocerlo mientras está con nosotros, con su energía, enseñándonos”.

Marián Farías Gómez, quien interpretó junto a Vitillo la “Chacarera del Rancho”, vivió muy emocionada el homenaje y manifestó: “Para mí, es uno de los días más especiales, porque homenajear a Vitillo es homenajear a los Hermanos Ábalos, a mi padre, que era íntimo amigo de ellos, y a toda la historia musical de mi familia, porque cada uno de nosotros, Chango, Mariano, Pedro, Bongo y yo, fuimos marcados por dos caminos muy importantes, que fueron el de Atahualpa Yupanqui y el de los Hermanos Ábalos”. Farías Gómez también se refirió a la importancia del Plan Igualdad Cultural: “Celebro que esta reunión de artistas esté siendo transmitida en todo el país, porque en el interior pocas veces se tiene acceso a compartir este tipo de cosas que suceden en la Capital. Estoy convencida de que el secretario de Cultura ha tomado en serio su gestión y ha traído colaboradores que piensan como la mayoría de los artistas: que la cultura es una política de Estado y que hay que tomarla como tal para que nuestra propia cultura se instale definitivamente”.

Por su parte, Mavi Díaz sostuvo: “Me parece fantástico que se homenajee a la gente en vida y, sobre todo, a alguien como Vitillo, que es él mismo nuestro patrimonio cultural. Estoy contenta de que la Secretaría de Cultura de la Nación apoye este tipo de eventos porque, para los jóvenes, estos referentes no deben perderse, y esta es una manera de mantener su actividad y su historia viva”. Además, subrayó la importancia de la transmisión simultánea y en vivo a todo el país del homenaje: “Los que valoramos los avances y los grandes pasos culturales que está dando nuestro país creemos que uno de los más importantes es federalizar nuestra comunicación en la cultura y abrir muchos más canales. La gente no puede conocer lo que no ve. Mucha gente joven quizás no tiene idea de que este hombre es nuestro prócer de la música, y con la difusión es como se puede llegar a las casas, a la memoria y al corazón de todos”.

Víctor Manuel “Vitillo” Ábalos nació en Santiago del Estero el 8 de mayo de 1922 y fue el bombisto del quinteto musical que integraron los hermanos Machingo, Adolfo, Roberto, Vitillo y Machaco, referentes ineludibles de la historia de la música folklórica nacional. El gran salto a la fama lo logró gracias a su interpretación de "El Quebradeño”, ritmo de Carnavalito, en la película “La Guerra Gaucha” (1942), dirigida por Lucas Demare.