Lipovetsky: “La búsqueda de la belleza es lo que puede devolver la dignidad a las personas”

21 de noviembre de 2015

El pensador francés participó de la jornada “Sur Global-Hacia la Bienal de Unasur”.

El escritor, filósofo y docente francés Gilles Lipovetsky brindó el viernes 20 de noviembre una conferencia en el cierre de la jornada “Sur Global-Hacia la Bienal de Unasur”, que se llevó a cabo en el Museo de la Inmigración, donde artistas, curadores, coleccionistas y críticos participaron de distintos debates de cara al encuentro regional de arte que se realizará en el Centro Cultural Kirchner en 2017.

El pensador fue presentado por Aníbal Jozami, director de la Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de la Unasur, quien sostuvo: “Cuando comenzamos esta jornada hablamos acerca de la idea del Sur Global, más allá de lo geográfico. Y en este sentido, también hay pensadores que por aquello que dicen y escriben se sitúan más cerca del sur, más cerca de nosotros. Por eso Lipovetsky está aquí”.

Tras recibir un caluroso aplauso del público, Lipovetsky agradeció la invitación y comenzó a proponer ideas en torno al disparador de la conferencia, titulada “La estetización del mundo”. El autor de “La era del vacío” sostuvo que “estamos en un momento post-político, de una subjetividad sin verdad universal”.

“La idea del arte contemporáneo como expresión de una subjetividad perdió sustancia en los últimos años -manifestó el filósofo francés-. Antes existían reglas, academias, pero ahora nos encontramos frente a un mundo muy diverso, heterogéneo, que en realidad es el mejor mérito que tiene el arte contemporáneo”.

El profesor de Filosofía en la Universidad de Grenoble, en Francia, también se refirió al artista estadounidense Andy Warhol, de quien dijo: “Debemos considerarlo el primer eslabón del arte contemporáneo, porque armó una verdadera revolución”.

“Warhol fue una tormenta en el mundo del arte, un huracán -consideró Lipovetsky-. Él dice: 'Soy un artista comercial'. Rompe esa cultura de la vanguardia histórica e instituye un matrimonio entre el arte y la moda, el arte y el dinero, el arte y el rock, etcétera. Anticipó lo que iba a ser el capitalismo de consumo, que fue algo que entendió muy rápido”.

“Hoy el mercado del arte contemporáneo obedece a las mismas reglas que tiene la industria de cine de Hollywood, por ejemplo. Un universo de elite, estrellalizado, mediatizado, pero con una multitud de artistas que no tienen un lugar”, aseguró el autor de “El imperio de lo efímero”.

Más tarde, Lipovetsky habló sobre la función que cumplen los museos en la actualidad: “El museo nace a fines del siglo XVIII para presentar obras maestras de la humanidad. Pero hoy no es lo mismo: cualquier museo tiene una vocación económica, con grandes exposiciones con el fin de que se vendan muchas entradas. A la vez, los grandes museos se han vuelto multinacionales: el Louvre o el Guggenheim son museos que se exportan a todo el mundo”.

“El arte propone lo que los individuos no encuentran en sus vidas, en sus trabajos -disparó más tarde-. Por eso se abren tantos museos. El mundo en el que vamos a estar va a ser un mundo difícil. La gente tendrá cada vez más dificultades para ser incluida en la sociedad. Por eso, el arte, la búsqueda de la belleza, es lo que puede devolver la dignidad a las personas”.

Hacia el final de la conferencia, Lipovetsky se refirió a los recientes atentados en Francia y al papel que debe asumir el arte como política de inclusión: “El arte tiene una misión política, que es devolverles a los jóvenes las cosas que les gusten, con las que se puedan identificar. Hay que darles herramientas de inclusión. Si pueden, a través de la pintura, la fotografía, la realización audiovisual, la música, reafirmar quiénes son, creo que ahí tenemos una herramienta contra el fundamentalismo”.