Homenaje a Spinetta en el Centro Cultural Kirchner

23 de noviembre de 2015

Grandes referentes de la música nacional ofrecieron un concierto para recordar a el Flaco, en La Ballena Azul

Un gran homenaje a uno de los emblemas indelebles del rock nacional, Luis Alberto Spinetta, se llevó a cabo el sábado 21 de noviembre en La Ballena Azul del Centro Cultural Kirchner, escenario colmado de un encuentro conmovedor y de alto nivel artístico y musical.

Un grupo de músicos que han sido claros referentes en la historia de Spinetta fueron parte esencial del concierto, en el que también intervinieron otros grandes instrumentistas invitados. Entre ellos, hay que nombrar a Emilio del Guercio, Rodolfo García, Machi Rufino, Javier Malosetti, el "Mono" Fontana, David Lebón, Juan del Barrio, Leo Sujatovich, Marcelo Torres, Carlos Cutaia y muchos otros.

El homenaje arrancó con dos temas emblemáticos: “El monstruo de la laguna” y “Post-crucifixión”, en el que sonó la banda formada por Juan del Barrio, Torres, Daniel Ferrón, Bocón Frascino y Black Amaya, el histórico baterista de Pescado Rabioso. Luego, con “Amarilla flor” e “Influjo estelar”, fueron de la partida Lito Epumer, Sujatovich, César Franov y Jota Morelli.

En “Cementerio Club” intervinieron Matías Méndez, Ferrón y Del Barrio junto con otros instrumentistas. Fue un gran momento de la noche, que se extendió a la ejecución de otro clásico, “Durazno sangrando”, a cargo de Rufino en voz y bajo, Claudio Cardone en teclados, Cristian Judurcha en batería y Epumer en guitarra.

Para realizar otra canción referencial, “Fermín”, subieron al escenario Emilio del Guercio y Rodolfo García, los históricos integrantes de Almendra.

Seguidamente, llegó uno de los momentos más emotivos, ya que el mismo Luis Alberto Spinetta fue parte de la presentación, a través de los temas “Fuga” e “Hiedra al sol”, el primero grabado a capella y el segundo, solo con una guitarra acústica, ambos acompañados por los arreglos y los teclados de Fontana y Cardone.

Luego salió a escena una de las hijas del homenajeado, Vera Spinetta, quien interpretó de gran manera “Cisne” y “Ella también”, junto a Fontana, Cardone, Sujatovich, Malosetti y Nico Cota.

Las últimas canciones contaron con la formidable apoyatura sonora de la Orquesta Kashmir, dirigida por Patricio Villarejo, en donde se escucharon “Cristálida”, “Laura va”, interpretada en canto por Lebón, “Canción de amor para Olga” y “Quedándote o yéndote”, entre otras. En medio de este set, y con una banda sin la orquesta, intervino Ricardo Mollo para cantar una gran versión de otro clásico, como “Figuración”.

Por último, fuera de programa y en respuesta a los pedidos de bises, Guercio, García, Mollo, Malosetti, Epumer y Lebón interpretaron “Rutas argentinas” y “Me gusta ese tajo”, dos rocks memorables del Flaco que el público disfrutó intensamente.

Los músicos, entre el arte y la emoción

“Es un proyecto que empezó a armarse hace muchos meses y, por fin, pudimos llegar a disfrutarlo en escena”, contó Malosetti sobre la puesta, “un gran espectáculo en una hermosa sala”. “Tuve la fortuna de ser uno de los realizadores, y, a puro acomodo, me metí en casi todas las bandas”, comentó y luego añadió: “Esto continúa, no termina aquí, pensamos hacer algo con el Día Nacional del Músico, el 23 de enero, día del nacimiento del Flaco”.

García, también director nacional de Artes, fue otro de los pilares del tributo: “Todos nos sentimos muy felices y emocionados en el escenario. Le pusimos mucho fervor y amor a todo esto, un grupo de artistas fenomenal que se ha podido integrar sin problemas con el solo objeto de homenajear a nuestro querido Luis Alberto Spinetta, un artista de un nivel fuera de lo común, que aún hay que seguir redescubriendo”, aseguró.

Sobre lo que sonó en escena, el baterista de Almendra contó: “Lo hicimos con mucha conciencia con Javier Malosetti y Daniel Ferrón, al ir convocando músicos y eligiendo repertorio. Recreamos un universo musical, tratando de revalorizar un material no muy frecuentado, porque hay algunas canciones cuyas versiones son intocables, al estar tan bien hechas en su formato original”.

Del Guercio afirmó: “Algunos hemos tenido más afinidad y participación en la carrera de Luis y otros menos, pero en todos ese vínculo ha significado tomar un tipo de postura especial frente al arte. Todos los que hemos tocado esta gran noche, sabemos muy bien desde qué lugar afrontamos el evento”.

“Elegí tocar ‘Figuración’ porque ha sido parte de mi confirmación como músico ‫al igual que todo ese primer disco de Almendra, que lo llevo conmigo y es parte de mi esencia” –definió Mollo–. “Ha sido un honor y una alegría que me inviten a participar, y en este escenario, que es un lugar ganado, algo excepcional. La gente que trabaja acá siente como propio el lugar, no parece que estuvieran ‘trabajando’, no es un espacio público, es mucho más que eso. Y esto se podría repetir mil veces, por la cantidad de producción que ha tenido Luis a lo largo de su trayectoria”, agregó.

Rufino, quien formó parte de Invisible, uno de los grandes grupos de Spinetta, también aportó sus impresiones. “Lo más destacable de este concierto es que todos los músicos tuvieron algo que ver con él en algún momento, y que todos nos conocemos y nos queremos y admiramos. Nuestro objetivo fue festejar la música de Luis, un genio si los hubo, y creo que se consiguió”, concluyó.