La “Misa criolla” vibró en el Vaticano

12 de diciembre de 2014

Teresa Parodi participó de la celebración eucarística que ofició el papa Francisco, en honor a la Virgen de Guadalupe.

El piano de Facundo Ramírez y la voz de Patricia Sosa colmaron de emoción la Basílica de San Pedro, al interpretar, junto con otros músicos argentinos y el coro romano Musica Nuova, la “Misa criolla” en la celebración eucarística que ofició el viernes 12 de diciembre el papa Francisco en honor a la Virgen de Guadalupe, patrona de América Latina.

Se trató de un momento histórico del que participó la ministra de Cultura de la Nación, Teresa Parodi, cuya cartera organizó esta presentación artística en el Vaticano por un pedido del Papa a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El encuentro eucarístico, que fue celebrado en español, se transmitió en directo por la TV Pública y también se emitió en canales europeos. 

“Es indudable que ha sido un momento de altísima emoción el que vivimos en la solemnidad de la Virgen de Guadalupe en la Basílica de San Pedro. Escuchar la música argentina con raíz latinoamericana acompañando la liturgia fue conmocionante”, afirmó Parodi. 

La misa comenzó a las 16, hora italiana, con el rezo del Santo Rosario, presidido por el arzobispo de Ciudad de México, Norberto Rivera Carrera. Más de 750 clérigos de toda Latinoamérica estaban presentes en la Basílica, mientras que el numeroso público ­-que aguardaba hacía horas en las inmediaciones- ingresaba lentamente para sumarse a la oración. 

Luego, sonaron dos villancicos en la voz del cantante argentino Claudio Sosa. Los cánticos fueron compuestos por el historiador Félix Luna y forman parte del material “Navidad nuestra”, del compositor Ariel Ramírez, también autor de la “Misa criolla”. 

Al inicio del segundo villancico, titulado “La anunciación”, hicieron su entrada las banderas de todos los países latinoamericanos y de Filipinas. 

El Papa ingresó a la Basílica a las 18, precedido por una procesión. La celebración continuó con el acto penitencial y luego se dio inicio a la “Misa criolla”. 

Comenzó a sonar el piano, el bombo y el charango, y la cantante Patricia Sosa emocionó con su interpretación del “Kyrie” y "Gloria", las piezas más célebres de la esta composición folklórica y litúrgica que cumplió 50 años en 2014. 

La misa siguió con una oración del Santo Padre y con la liturgia de la palabra: se intercalaron lecturas del Evangelio, con Salmos Responsoriales. 

En su Homilía, el Papa explicó el sentido de la celebración: "Son los pueblos y naciones de nuestra Patria Grande latinoamericana los que hoy conmemoran la festividad de Nuestra Señora de Guadalupe", dijo. 

"El futuro de América Latina está forjado por los pobres y por los que sufren, por los mansos, los que tienen hambre y sed de justicia", agregó Francisco. 

"América Latina es el continente de la esperanza", aseveró e hizo referencia a “nuevos modelos de desarrollo que combinen la tradición cristiana y el progreso civil, la justicia y la equidad con la reconciliación, el desarrollo científico y tecnológico con la sabiduría humana”. “Sufrimiento fecundo con alegría esperanzadora”, sintetizó. 

El cierre de la Homilía dio paso a “Profesión de fe”, otro segmento de la “Misa criolla”, en el que brillaron los músicos argentinos mientras flameaban las banderas latinoamericanas. El “Sanctus” y el “Agnus Dei”-también parte de la obra de Ramírez- fueron entonados en medio de la Oración universal, de la Liturgia eucarística -en la que algunos fieles llevaron al Santo Padre ofrendas-, y de la Comunión. 

Para finalizar, el Santo Padre hizo su bendición y se entonaron cantos marianos, en honor a San Juan Diego, a quien se le apareció la Virgen de Guadalupe en 1531. 

“Nuestros artistas nos llenaron de orgullo por su compromiso y excelencia. Regresamos conmovidos y emocionados, con la certeza de que este ha sido un suceso inolvidable para todos los argentinos”, concluyó la ministra Parodi.