La ciudad y sus artefactos, en debate

23 de octubre de 2014

La charla fue desarrollada como parte del ciclo "Imaginarios argentinos: cartografías, territorios e identidades".

"Artefactos citadinos" fue el nombre de la charla gratuita que se desarrolló, el miércoles 22 de octubre, como parte del ciclo "Imaginarios argentinos: cartografías, territorios e identidades", que lleva adelante el Ministerio de Cultura de la Nación los miércoles de octubre en el Museo Casa de Ricardo Rojas.

Participaron la socióloga e investigadora Carla del Cueto, el cineasta Martín Oesterheld y el periodista Sergio Kiernan.

“El automóvil tuvo una rápida aceptación en la Argentina, lo que tradujo en un importante parque automotor. Esto introdujo transformaciones importantes en la vida cotidiana de principios del siglo XX”, comenzó Del Cueto su exposición.

Respecto de algunas de las consecuencias que produjo el crecimiento del parque automotor, la socióloga explicó: “Por un lado, se produjo una exacerbación de los sentidos por los ruidos, olores, escapes, frenadas, bocinas”. “También se estimuló la construcción de carreteras, por las demandas de la industrialización y la necesidad de bajar los costos de transporte de los bienes de exportación, y se desplazó al ferrocarril”, amplió la investigadora.

“Aumentaron los riesgos en la ciudad. Los accidentes de tránsito eran una de las principales causas de muerte”, continuó la especialista. “Por otro lado, el auto se volvió un objeto de seducción y sirve para la conquista amorosa”, afirmó Del Cueto y concluyó: “Esta doble cara prevalece hasta nuestros días: el automóvil es libertad, autonomía, modernidad y lujo, y, al mismo tiempo, muerte”.

“Desde el cine, me relacioné con la ciudad y con mis propias vivencias”, comentó Oesterheld, director del filme "La multitud", que narra historias que transcurren en la Ciudad de Buenos Aires. “Además de Héctor Oesterheld, que era mi abuelo, tengo a toda mi familia desaparecida, y cuando fui creciendo, intenté acomodar en mi cabeza la historia del país y la de mi familia”, narró el joven cineasta.

“Me conecto con los espacios, y con los espacios vacíos, tengo una relación casi física con ellos y eso lo llevé al cine, que es espacio y tiempo”, amplió. “El arte entabla una relación diferente con el discurso más monolítico de la memoria. Con el cine encontré un lenguaje para relacionarme con una parte de mi historia. Porque la historia acecha, está encima de uno”, finalizó Oesterheld.

Sergio Kiernan se refirió a la Ciudad de Buenos Aires y su estructura edilicia: “El de los artefactos urbanos es un conjunto inmenso. Todos vivimos en una sociedad altamente modificada. Vivimos en nuestra propia ecología”. “Estamos en un momento de muchos cambios y no son para mejor. Nuestra ecología llegó a un límite, se acabó la tierra libre”, planteó el periodista. “Esto nos lleva a 'apilar' gente, cada vez hay más autos y más gente. No entramos en las calles”, advirtió Kiernan.

“Hay una ideología falsa que plantea que destruir es progreso. Una sociedad civilizada preserva”, diferenció Kiernan. "Se construye algo feo y berreta, pero nuevo y rentable: todo está regido por la maximización de las ganancias económicas y políticas; y en el medio de esto cae nuestro patrimonio”, denunció en el cierre del encuentro.

La última mesa del ciclo, organizado por la Secretaría de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional, se realizará el miércoles 29 de octubre a las 18 en el Museo Casa de Ricardo Rojas (Charcas 2837). “Pampa, desiertos y fronteras”, será el tema sobre el que expondrán Guillermo David, Hugo Chumbita y Francisco Romero.