La Biblioteca Nacional recupera su antigua sede de San Telmo

12 de noviembre de 2015

Parodi y González descubrieron las placas de bronce del “Anexo Sur Borges-Groussac”, que funcionará en México 564

La ministra de Cultura de la Nación, Teresa Parodi, y el director de la Biblioteca Nacional, Horacio González, descubrieron el jueves 12 de noviembre las placas de bronce originales de la antigua sede de la Biblioteca, ubicada en México 564, donde funcionará el “Anexo Sur Borges-Groussac” de la institución, y recorrieron las obras de puesta en valor en el primer piso del edificio.

De este modo, el Ministerio de Cultura de la Nación concreta la restitución de parte del inmueble centenario, actual sede del Centro Nacional de la Música.

“Cuando uno entra aquí no puede evitar recordar que era la Biblioteca Nacional, no puede evitarlo, aunque quiera, porque están las estanterías originales, las de Groussac y Borges, preguntando por qué están vacías”, expresó Parodi al visitar la planta alta, donde se ubican las oficinas que ocuparon los más emblemáticos directores de la institución. 

La ministra valoró que, si bien las obras de restauración no están terminadas aún, se dio el puntapié inicial para la restitución, y se mostró confiada en que el trabajo se complete en los próximos años. “Estoy segura de que el proyecto político al que pertenezco va a continuar, porque el pueblo se adueñó de estas políticas que nos han transformado”, concluyó Parodi.

González también expresó su emoción por recuperar el espacio que albergó la Biblioteca entre 1901 y 1993. “Se trata de un hecho de gran relevancia histórica desde la memoria urbana, la arquitectónica y la ciudadana, porque para mucha gente este edificio nunca dejó de ser la Biblioteca Nacional”, reflexionó.

Luego del acto de descubrimiento de las placas, Parodi, González y el secretario de Gestión Cultural, Jorge Espiñeira, recorrieron, junto con los coordinadores del plan de trabajo, las obras de puesta en valor de la Sala Borges y de la antigua Dirección, ubicadas en el primer piso, que funcionarán como espacios de exhibición; así como la Sala Alberto Williams, ex Salón de Lectura Mariano Moreno.

El Anexo Sur estará dedicado a revisitar, desde las perspectivas museística y lectora, las figuras de Borges y Groussac.