La Argentina conmemoró el Día del Exiliado Español

15 de abril de 2015

La celebración fue organizada por el Ministerio de Cultura y la Agrupación Federico García Lorca.

“En la Argentina, las Abuelas buscan a sus nietos. Nosotros, los nietos de los republicanos, queremos saber qué pasó con nuestros abuelos”, expresó Adriana Fernández, querellante argentina contra los crímenes del franquismo, durante la primera conmemoración del Día Nacional del Exiliado Español en la República Argentina, realizada el 14 de abril en el Museo del Cabildo de Buenos Aires.

El acto fue organizado por el Ministerio de Cultura de la Nación y la Agrupación Federico García Lorca, y se fundamenta en la ley presentada por el diputado Jorge Rivas, y aprobada en el Congreso Nacional, que instituye esta fecha conmemorativa con el fin de reconocer a los cientos de miles de españoles que debieron abandonar su patria durante el franquismo; recordar a los desaparecidos, asesinados, perseguidos y ultrajados por esta dictadura; y reflexionar sobre las consecuencias de la falta de memoria, verdad y justicia en España.

Participaron del acto el subsecretario de Promoción de Derechos Culturales y Participación Popular, Emiliano Gareca; Carlos Slepoy, abogado impulsor de la querella argentina; y Gustavo Fernández, miembro de la Agrupación Federico García Lorca.

Gareca manifestó: “En nombre del Ministerio de Cultura de la Nación y de la ministra, Teresa Parodi, nos sentimos muy honrados de participar de este sentido y potente homenaje para recordar los crímenes de la dictadura del franquismo, teniendo en cuenta las discusiones pendientes que necesitan visibilizarse de una vez por todas”.

“Desde el proyecto nacional y popular que conduce la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, entendemos esto como una obligación moral y política, un deber de quienes pensamos que los pueblos deben decidir por sí mismos y que no puede haber límites a la lucha por la igualdad y la libertad”, continuó el subsecretario, quien también consideró que este gobierno “ha hecho una bandera de la lucha inclaudicable e irreversible por los derechos humanos, y ha sido una luz para que otros pueblos vean que el proceso institucional en paz con la verdad, la memoria y la justicia es posible”.

Fernández, nieta de un militante asesinado durante el franquismo, destacó que la Argentina es el único país en el mundo que tiene una causa abierta contra los crímenes cometidos por la dictadura de Franco y afirmó: “Todavía hay 114.000 historias enterradas en las cunetas, historias que necesitan recuperar su identidad y volver a formar parte de la memoria histórica de España”.

Slepoy, por su parte, mencionó que se cumplieron cinco años de la presentación de la querella argentina contra la dictadura española. “El avance de la querella es un avance hacia el fin de la impunidad de los crímenes del franquismo, como lo fueron en Europa los juicios a la impunidad de los crímenes de la dictadura argentina”.

“El franquismo es un hecho que permanece opacado y, sin embargo, es uno de los mayores genocidios que se han cometido en el siglo XX. Muchas generaciones que nacieron en democracia en España ignoran esto, como lo habrían hecho muchos argentinos si no hubiera existido este proceso triunfante de memoria, verdad y justicia que vivimos hace varios años”, continuó el abogado, para quien el triunfo de esa causa “consagrará la idea de que los criminales contra la humanidad pueden y deben ser perseguidos en todo tiempo y lugar”.

Sobre el final, el cantautor Ignacio Copani ofreció un concierto en el que interpretó temas propios, canciones republicanas y clásicos españoles, a lo que le siguió la presentación del Club Artístico Libertad, con versiones propias de melodías y canciones de la Guerra Civil española.