Jorge Coscia se reunió con personalidades de la Cultura

05 de noviembre de 2013

El secretario mantuvo un encuentro con acotres, músicos y periodistas que oficiarán de padrinos y madrinas del programa "Puntos de Cultura".

El lunes 5 de noviembre, el secretario de Cultura de la Presidencia de la Nación, Jorge Coscia, se reunió con personalidades de la cultura que oficiarán de padrinos y madrinas del programa Puntos de Cultura, que lleva adelante la Secretaría de Cultura de la Nación, a través de la Subsecretaría de Políticas Socioculturales.

Estuvieron presentes las actrices Ester Goris, Antonella Costa, Edda Bustamante y María Fiorentino; el actor Nacho Gadano; los músicos Ignacio Copani, Jaime Torres y Teresa Parodi; el director de cine Coco Blaustein, el filósofo Darío Sztrajenbajer; y los periodistas Tom Lupo, Alejandro Apo y Alfredo Zaiat.

También participaron de la reunión la subsecretaria de Políticas Socioculturales, Alejandra Blanco; la directora nacional de Participación y Organización Popular, María del Valle Aguilar, el director nacional de Derechos Culturales y Diversidad Cultural, Federico Escribal; la directora de la Casa de la Cultura Villa 21, Nidia Zarza; el coordinador del Programa Puntos de Cultura, Diego Benhabib; y la coordinadora de Padrinazgo de ese programa, Norma Angeleri.

El programa Puntos de Cultura tiene como objetivo fortalecer el trabajo de las organizaciones sociales y las comunidades indígenas que, a través del arte y la cultura, promueven la inclusión social, la identidad local, la participación popular y el desarrollo regional.

Las organizaciones que son parte del programa reciben apoyo económico, capacitaciones y equipamiento multimedia para registrar sus acciones y producir materiales de comunicación. Además, forman parte de una red nacional de intercambio, cooperación y sociabilización, que hoy cuenta con más de 300 organizaciones sociales y comunidades indígenas en todo el país.

En este sentido, Coscia señaló que "antes el Estado simplemente daba subsidios a proyectos, pero Puntos de Cultura, cambia esto: detecta experiencias culturales preexistentes, otorga subsidios y los complementa con un trabajo de red, con la generación de actividadades y con seguimientos de esos proyectos. Se convierte así en una experiencia colectiva y se establece una interconexión entre proyectos. A todo esto se suman las figuras de la cultura que participan del proyecto como padrinos e incrementan ese capital de miles de pesos con experiencias concretas que conforman la enorme riqueza de la cultura y que demuestran que el trabajo cultural no es solo dinero".

Por su parte, Blanco explicó que "es un proyecto que se viene llevando adelante desde hace dos años en todo el país. Es un programa que ha crecido mucho más de lo que nosotros esperábamos cuando empezamos a trabajar en él".

En los últimos tiempos se incorporaron los madrinazgos y padrinazgos a los proyectos. La idea es que los padrinos y madrinas se transformen en referentes de cada organización, visiten los puntos, participen de reuniones, escuchan las inquietudes, releven las necesidades y brinden capacitaciones a los integrantes de las organizaciones.

Antonella Costa, madrina de tres Puntos de Cultura de la provincia de Córdoba consideró que el programa "es una oportunidad fantástica para que todas las organizaciones puedan desarrollar sus ideas y proyectos por si mismos, con su propia personalidad, pero con el apoyo del Estado". "Además, los puntos tienen una función social. En el interior estos espacios tienen una importancia mucho mayor que la de los centros culturales de Buenos Aires. Por ejemplo, en el caso de los puntos que trabajan con adolescentes son los mismos padres los que dicen que sus hijos dejaron de robar desde que tienen una banda de música", explicó la actriz.

A su turno, la cantante Teresa Parodi señaló que la importancia de que este proyecto sea federal: "Yo soy correntina y cuando tenía 19 años creía que me iba al monte a enseñar y en realidad me fui a aprender. Por eso me parece extraordinaria la idea de 'ir hacia' porque cuando uno vive en las provincias uno siente la distancia, se siente fuera del centro de atención que está en Buenos Aires. Un programa como este es un puente extraordinario para revertir eso, para acercarse, construir y dar a conocer la enorme diversidad cultural que existe en nuestro país. Lo más importante es que es un programa que apuesta a futuro porque construye un camino para que cada que uno pueda gestionar sus propios proyectos".