Intervención artística en Constitución, otra de las acciones de "Pichuco x 100"

12 de julio de 2014

Como parte de las actividades para celebrar los cien años del nacimiento de Aníbal Troilo, se llevó a cabo un espectáculo de música y danza.

Como parte de las actividades para celebrar los cien años del nacimiento de Aníbal Troilo, el Ministerio de Cultura de la Nación, el Plan Nacional Igualdad Cultural −una iniciativa conjunta de los ministerios de Cultura y de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios- y el Ministerio del Interior y Transporte organizaron una intervención sorpresiva de música y danza en el hall de la estación Constitución.

La tarde del viernes 11 de julio fue diferente y cambió la cotidianidad de la estación central en el recorrido de los ciudadanos de Buenos Aires. Los parlantes no anunciaron el próximo tren, sino un recitado de Pichuco. Y al compás de la versión electrónica de Bajofondo de “Mi corazón”, el Combinado Argentino de Danza (CAD) representó coreografías de Andrea Servera, su directora, impresionando a los transeúntes que circulaban por allí. De entre los espectadores salían los bailarines, que mostraron sus habilidades en tango, contemporáneo, hip hop y otros ritmos urbanos, mientras también sonaba “Lágrimas de mi corazón”.

“Yo bailo tango y me encanta. La idea de compartir se siente. Hacer este tributo al capo de Pichuco en este lugar donde pasa tanta gente y tiene tanta historia vale la pena. Además, me encanta la oportunidad que tiene el público de disfrutarlo”, cuenta Matías, de 31 años, quien pasa todos los días por la estación, camino de Palermo a Florencia Varela.

Otros de los protagonistas fue Guillermo Fernández, que, caminando cual tanguero, se acercó al modesto escenario, para interpretar junto con su sexteto “Sur", “Toda mi vida” y “Una canción”. La música instrumental continuó, y el público se arrimaba a disfrutar de la sorpresa. Luego, le siguieron los temas instrumentales “Responso” y “La trampera”.

Fernández se mostró feliz de participar del homenaje y expresó: “Trolio ha sido el más grande músico sin ser un erudito ejecutante. El más grande arreglador musical sin tener grandes conocimientos de armonía e instrumentación, y el mejor maestro de cantores sin tener conocimiento de técnica vocal. O sea, los más grandes son los músicos intuitivos como él”.

Tomando imágenes desde sus celulares, subidos algunos a las barandas para capturar una vista mejor, u ojeando mientras sacaban el ticket para el próximo viaje, para los peatones, la estación Constitución hoy se vistió de arte y dejará huella en memoria del gran bandoneonista argentino.

“La verdad, esto es excelente. Acá nunca se ve, y que se difunda la cultura de esta manera, recordando a Pichuco, alimenta la cultura entre toda la gente que no está acostumbrada a esto. Me parece genial que se haga en plaza Constitución, donde la mayoría de la gente viene del Gran Buenos Aires, Capital y alrededores, no todo el mundo tiene el poder adquisitvo para comprar un ticket; esto tiene una acústica increíble y nos emociona”, resaltaron Pablo y Tomás, de 25 años, músicos callejeros.