Iñaki Urlezaga: “Siempre hacen falta políticas culturales como esta”

11 de agosto de 2012

El reconocido bailarín argentino, reflexionó sobre las políticas impulsadas por el plan nacional.

En vivo a toda la Argentina, el Plan Nacional Igualdad Cultural, que impulsan el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, y la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación, transmitió, el viernes 10 de agosto desde la Estación Cultural de Producción Teatro Nacional Cervantes, el ballet “Carmen”, con música de George Bizet, arreglos musicales de Rodion Shchedrin, coreografía de Alberto Alonso, y actuaciones de Iñaki Urlezaga y su compañía Ballet Concierto.

A propósito del alcance de esta función, con la que todas las provincias del país pudieron disfrutar de la pieza, Igualdad Cultural entrevistó a Urlezaga momentos antes de subir al escenario para brindar, ante una sala colmada, su talento y experiencia.

–Igualdad Cultural: En su opinión, ¿qué importancia tiene participar de funciones como esta, que llegan a todo el país, en pos de ampliar el acceso a la cultura?
–Iñaki Urlezaga: Para mí es fabuloso poder hacer algo así. Presentaciones como la de esta noche van más allá de una mera actuación artística. Uno cree, incluso, ilusoriamente, que es una especie de acto cívico lo que está haciendo. Hay ciertas personas que viven en la Ciudad de Buenos Aires, con grandes dificultades económicas, que ven la cultura pasar frente a sus narices. Y mucha gente del interior de la Argentina está relegada porque el acceso a los eventos culturales es más limitado. Como artista, cuando uno ostenta tanto y el pueblo no puede acercarse, duele.
Es en beneficio de la sociedad que la gente pueda tener mayor acceso a la cultura, para convertirnos en mejor país. En este sentido, festejo las cuatro galas gratuitas que ofreceremos en el Teatro Nacional Cervantes y la transmisión en vivo de “Carmen”, porque siempre hacen falta políticas culturales como estas.

–IC: ¿Considera que, gracias a este tipo de iniciativas, el ballet loga alcanzar otros públicos?
–IU: Sí, antes era mucho más mitológico asistir a un teatro a ver ballet. Además, en Buenos Aires, las funciones eran siempre en el Teatro Colón. Espacios como el Cervantes no presentaban obras de danza. Poco a poco, el panorama se está abriendo. Sin embargo cuesta ver que, en realidad, el camino es más amplio; la gente quizá no se da cuenta todavía de la oferta que tiene a su alcance. Esto hay que seguir impulsándolo, y es fundamental que los artistas y los dirigentes no abandonemos las políticas culturales que se pueden llegar a ejercer para que la gente pueda sentir el cambio.

–IC: ¿Qué diferencias encuentra entre actuar en un teatro como el Cervantes, otros de la ciudad o del país, escenarios al aire libre e, incluso, funciones televisadas?
–IU: Hoy por hoy, no siento diferencias entre presentarme aquí o en el Colón, porque son teatros líricos, a los que el público está acostumbrado a venir; hay un habitué, una forma de comunicación con el artista. Sí hay diferencias cuando la función es gratuita o cuando es un evento al aire libre, porque la alegría de los espectadores es otra, su predisposición y el comportamiento es distinto, porque entran y se van cuando quieren, no tienen que pedir permiso a nadie, están porque realmente desean estar. Eso influye en cómo uno se comporta sobre el escenario, es recíproco. En la vida nada termina en uno.

–IC: Considerando la importancia que le otorga a ser parte de un cambio cultural, con más posibilidades de acceso para el público, ¿cómo valora poder actuar periódicamente representando al país con su propia compañía?
–IU: Estuve mucho tiempo en el exterior y tengo ganas de terminar mi carrera en la Argentina. Quiero difundir mis últimos años en el país, hacer cosas relacionadas con nuestra idiosincrasia, porque te arraigan a tu lugar de origen. En la actualidad, estoy realizando obras como “Aires de Tango”, con música de Astor Piazzolla y de otros compositores locales (que presentaremos el sábado 11 y el domingo 12 en el Teatro Nacional Cervantes), y un proyecto grande, completamente argentino, que preparo para el próximo año. Hoy prefiero llevar adelante este tipo de propuestas en mi lugar y, después, desde la Argentina, impulsarlas al mundo.

Precisamente con “Carmen”, una de las obras más significativas del ballet clásico, Urlezaga debutó profesionalmente como bailarín en el Teatro Argentino de La Plata, en el rol de Don José. En esta oportunidad, volvió a escena con el mismo papel, acompañado por Eliana Figueroa, en el rol de Carmen; Celeste Losa, en el de Destino; y Víctor Filimonov (único invitado de la compañía), en el de Corregidor; mientras que el Torero corrió por cuenta de Marcos Becerra.

“Carmen” (un ballet dividido en tres actos y ambientado en Sevilla, España, cerca del 1820) dibuja a una mujer apasionada y rebelde que enfrenta a una sociedad conservadora y machista. A pedido de la bailarina rusa Maya Plisetskaya, el maestro cubano Alberto Alonso creó la coreografía y el libreto original basados en la novela del francés Prosper Mérimée. La música fue elaborada, en principio, por Georges Bizet y luego contó con los arreglos de Rodion Schedrin, esposo de la bailarina rusa. El ballet “Carmen” tuvo su estreno mundial en el Teatro Bolshoi de Moscú el 20 de abril de 1967.

La compañía Ballet Concierto presentó esta pieza por última vez hace unos meses en el Tribeca Theater de Nueva York, en el marco de una gira por México y los Estados Unidos. La dirección artística de “Carmen” está a cargo de Lilian Giovine, mientras que la dirección técnica es de Miguel García Lombardo.

A través de la Red Federal de Cultura Digital (creada por el Plan Nacional Igualdad Cultural), “Carmen” pudo disfrutarse en el Teatro Altos Hornos Zapla, de Palpalá (Jujuy), en el Espacio INCAA Km 2290 de Comandante Luis Piedra Buena (Santa Cruz), y, en el resto del territorio nacional, por la señal 360 TV de la TDA (Televisión Digital Abierta) y desde la web www.igualdadcultural.gob.ar.