Gerardo Gandini y Griselda Gambaro, para todos los argentinos

22 de octubre de 2012

Igualdad Cultural presentó la ópera “La casa sin sosiego” desde el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti.

Como parte del Plan Nacional Igualdad Cultural, que impulsan el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, y la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación, el viernes 19 de octubre, se transmitió la ópera “La casa sin sosiego”, en vivo y para todo el país, desde la Estación de Producción Móvil Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti.

La obra, programada en el marco de la segunda edición del Ciclo de Ópera Contemporánea que organiza la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación, fue compuesta en 1991 por Gerardo Gandini (música) y Griselda Gambaro (textos teatrales) por encargo del Instituto Di Tella y la Fundación San Telmo. “La casa sin sosiego” reelabora el mito de Orfeo, en este caso, para dar lugar a una metáfora acerca de la realidad histórico-política de la Argentina de la posdictadura, en la que situaciones clave como el descenso a los infiernos es repensada como la búsqueda de los desaparecidos.

Minutos antes de comenzar la función, el reconocido compositor Gandini dialogó con Igualdad Cultural. “Estoy sorprendido y emocionado. Escribí esta obra hace más de veinte años. Nunca esperé que se presentara en este lugar tan emblemático”, sostuvo a propósito del espacio en el que se montó la pieza, la ex ESMA.

En la ópera, dirigida por Marcelo Delgado y con Pablo Maritano como regisseur, Orfeo no logra obtener paz en su vida hasta que no emprende y finaliza el itinerario de la búsqueda en esa casa sin sosiego, que es, en realidad, una Argentina sin memoria, donde el silencio y el olvido se imponen.
“Hay una expectativa muy alta desde lo artístico y desde lo simbólico. Cuando surgió el proyecto de presentar el ciclo de óperas contemporáneas, pedí especialmente, dada la temática de la obra, que se realizara en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti; me parecía que la convivencia entre los dos espacios simbólicos que hay, el tema de la pieza y el espacio físico del centro cultural dentro de la ex ESMA, potenciaba la significación del espectáculo”, manifestó Delgado, director musical de la propuesta. “Es una situación muy fuerte desde lo espiritual y desde lo artístico”, concluyó.

Consultado acerca de la posibilidad que el Plan Nacional Igualdad Cultural brinda a millones de argentinos de poder disfrutar espectáculos en vivo y en directo, sostuvo: “Les contaba a los músicos de esta situación insólita y gratificante de saber que, al mismo tiempo que estamos aquí, hay espectadores en el Teatro Altos Hornos Zapla, de Palpalá, y en Comandante Luis Piedra Buena, Santa Cruz”.

Por otra parte, el reggiseur Maritano explicó a Igualdad Cultural que “La casa sin sosiego es una Argentina que funciona como una gran sala de espera. Sin embrago, la obra hizo un recorrido en estos veinte años; y por suerte, hoy nos interpela desde otro lugar. Fue muy emocionante hacer el ensayo general con Gerardo Gandini en este lugar tan emblemático para nuestra historia”.

Con una intensa dimensión dramática y sonora, los cantantes Oriana Favaro (soprano), Cecilia Mazzufero (soprano), Nadia Szachniuk (soprano), Cecilia Arellano (mezzosoprano), Pablo Pollitzer (tenor), Alejandro Spies (barítono), y el actor Paul Mauch transitaron la introducción, los cinco interludios y las seis escenas que componen “La casa sin sosiego”: “La muerte”, “El bar”, “El loquero”, “La antesala”, “El infierno” y “El regreso”.

Completaron el equipo técnico y artístico Andrea Mercado en escenografía; María Emilia Tambutti en diseño de vestuario; Betina Robles en diseño de luces; Constanza Suárez como caracterizadora; y la Compañía Oblicua, compuesta por los músicos Mariano Malamud (viola), Elena Buchbinder (violín), Fabio Loverso (cello), Gabriela González (arpa), Javier Mariani (clarinete), Sergio Catalán (flauta), Diego Ruiz (piano), Gonzalo Pérez (percusión), Juan Denari (percusión) y Raquel Dottori (oboe).

A través de la Red Federal de Cultura Digital –uno de los cuatro ejes de acción del Plan Nacional Igualdad Cultural, que tiene por objeto registrar actividades artísticas y transmitirlas, en simultáneo y en calidad HD–, “La casa sin sosiego” pudo disfrutarse en las Estaciones Culturales de Exhibición Teatro Altos Hornos Zapla, de Palpalá (Jujuy), y Espacio INCAA de Comandante Luis Piedra Buena (Santa Cruz). El resto del país siguió la propuesta a través del canal 360 TV de la Televisión Digital Abierta (TDA) y la web www.igualdadcultural.gob.ar.